Palestina
Francesca Albanese: “Los países que envían armas a Israel están contribuyendo a un apartheid”

La abogada y académica italiana es desde mayo de 2022 la relatora especial de Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en los Territorios Palestinos Ocupados.
Francesca Albanese
Francesca Albanese. Foto: The Left (CC BY-NC)

Anatomía de un genocidio La claridad y contundencia de este título recoge la esencia del informe elaborado, el pasado mayo, por Francesca Albanese, la primera mujer en desempeñar la responsabilidad de la relatoría especial de Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en los Territorios Palestinos Ocupados. Presentado en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el documento se detallaba cómo “existen motivos razonables para considerar que se ha alcanzado el umbral que indica la comisión del delito de genocidio por Israel contra la población palestina en Gaza”.

La perspectiva crítica pero también de confianza en los lazos de la humanidad que tiene Albanese impregna su visión de la realidad a la hora de hablar de la efectividad del reconocimiento del Estado de Palestina, la adopción de medidas concretas por parte de la comunidad internacional para actuar de manera más firme contra el genocidio, la reivindicación del derecho a la autodeterminación del pueblo palestino o la convicción de que las personas son el motor de las transformaciones sociales.

A finales de mayo España aprobó el reconocimiento oficial del Estado de Palestina. ¿Cuál es su valoración sobre este reconocimiento?
Es algo importante, por supuesto, pero tengo un comentario y una advertencia al respecto. El primero es que se produce en un momento relevante cuando se está cometiendo un genocidio. Incluso, aunque las autoridades españolas no estén cómodas con el término genocidio, este reconocimiento es algo considerable. Se debería preguntar, eso sí, al Gobierno si esto es lo más significativo que puede hacer para detener el genocidio y por qué se ha tomado la decisión ahora.

El problema, de ahí la advertencia, es que resulta algo simbólico y no puede ser algo que se quede en lo meramente simbólico. Esto significa que Israel debe ser reconocido completamente como agresor y, por lo tanto, como la población palestina tiene derecho a la autodefensa y no solamente a la resistencia, se debe respetar y apoyar la elevación de Palestina a la categoría de Estado.

La gente me pregunta por qué soy tan dura con países como España o Irlanda. Son países donde existe una gran cantidad de habitantes que muestra una solidaridad firme con Palestina, por lo que las decisiones gubernamentales deberían tomarse de acuerdo con ello. Sin embargo, no se está respondiendo a las reivindicaciones de sus ciudadanos y ciudadanas llevando a cabo acciones más concretas.

En septiembre de 2009, José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno de España, pedía en Naciones Unidas el reconocimiento de Palestina como elemento fundamental para la paz en Oriente Medio. Esto se ha convertido en realidad quince años después.
Un poco tarde.

La solución de los dos Estados es todavía una forma de apartheid para la población palestina porque es una manera de segregación

El reconocimiento que ha realizado España se basa en las líneas fronterizas de 1967. ¿Cree que este planteamiento es adecuado o deja fuera a las personas palestinas que fueron expulsadas previamente del territorio?
Personalmente, cuanto más estudio y trato de entender sobre esta cuestión, más considero, a pesar del acuerdo de la comunidad internacional, que la llamada solución de los dos Estados es increíblemente problemática. En primer lugar, porque solamente queda el 22% de la Palestina histórica y no el 46% establecido en el plan de partición del territorio de 1947. Tampoco se explica cómo va a ser posible.

Asumamos que los palestinos están de acuerdo con ello. Sin embargo, la solución de los dos Estados es todavía una forma de apartheid para la población palestina porque es una manera de segregación. La unidad de la gente, de la tierra y de la lucha es lo que más escucho en las generaciones más jóvenes de palestinos. Quieren vivir juntos.

Por lo tanto, no creo que nos corresponda decidir qué forma de Estado deben tener, sino que es algo que tienen que hacer los palestinos e israelíes. Lo que sí debemos asegurarnos es de que se respetan los derechos humanos. Esta es nuestra obligación porque Palestina es todavía una obligación internacional.

Actualmente son 147 los países miembros de pleno derecho de Naciones Unidas que reconocen a Palestina. ¿Qué importancia y efectividad tiene esto?
Es relevante, pero no es efectivo porque, en cualquier caso, no cambia nada sobre el terreno. No se trata de reconocer el Estado, ya que el reconocimiento debe estar relacionado con otras dimensiones, cómo es el Estado. El punto central es el bloqueo. La garantía de los derechos y las libertades de las personas palestinas no se basa en la falta de reconocimiento del Estado, sino en la ausencia del reconocimiento del derecho a la autodeterminación de Palestina, lo cual resulta paradójico porque es algo reconocido debido a la cantidad de múltiples resoluciones que así consideran este derecho, pero que son violadas en sus formas y contenidos.

“Hay países como España, progresistas a la hora de denunciar, pero no en las acciones concretas”, afirmó en una entrevista. ¿Por qué cree que no se llevan a cabo acciones como el embargo de armas o la suspensión de relaciones diplomáticas con Israel?
En comparación con lo que dije en ese momento, España ha adoptado un embargo de armas (*el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, declaró que se habían congelado las exportaciones de armas a Israel desde el 7 de octubre, pero en noviembre y diciembre de 2023 se exportó material militar a Israel desde España por valor de más de un millón de euros, según la investigación realizada por el Centre Delàs*). Me alegra ver también que las autoridades españolas han intervenido incluso para denegar la escala a buques que transportaban armamento con destino a Israel.

El embargo de armas a Israel no es solamente importante desde un punto de vista ético, sino que es una responsabilidad crucial. España, como todos los Estados miembros, tiene una obligación en la no transferencia de armas. De lo contrario, se puede ser considerado como cómplice según la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio o como cómplice por la comisión de crímenes atroces. Por lo tanto, los Estados miembros tienen que dejar de comerciar y de enviar armas a Israel porque están contribuyendo con ello a un apartheid.

La Comisión de Investigación sobre los Territorios Palestinos Ocupados ha presentado recientemente un informe concluyendo que Israel ha cometido crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, así que considero que es algo suficiente para que se le fuerce seriamente a asumir su responsabilidad.

¿Puede existir un Estado de Palestina con soberanía en la situación actual?
Es complicado porque para ello es necesaria una retirada de las bases militares israelíes, pero, sin embargo, su presencia continúa de la mano de la presencia de colonos, especialmente los que están armados. Por lo tanto, es algo muy duro. Aunque la comunidad internacional mostrase su preocupación y planteara una suspensión de las relaciones políticas, financieras y diplomáticas con Israel, continuaría la ocupación y la opresión al pueblo palestino.

¿Se debe continuar con el planteamiento de los dos Estados o se debe optar por que el enfoque sea el de la autodeterminación del pueblo palestino?
Antes de nada, lo que se debe señalar es que el debate planteado nunca debería haberse llevado a cabo a expensas del derecho a la autodeterminación, que es en realidad lo que ocurrió. Esta es la razón por la que me convertí en relatora especial, ya que me sentí obligada a hablar sobre el derecho a la autodeterminación, que es el derecho a existir y poder tener determinación propia de manera política, económica, cultural y territorial.

A pesar de este derecho, el debate instalado ha dejado en suspenso lo anterior mediante la idea de que los palestinos disfrutarán de su soberanía cuando tengan un Estado. Como no tienen un Estado, no pueden tener soberanía, lo cual no es algo solamente irracional, sino ilegal e inmoral.

Lo importante es el derecho a la autodeterminación del pueblo palestino, lo cual también se aplica a los dos millones de personas palestinas con ciudadanía israelí. Sin embargo, no son tratadas de la misma forma que los judíos, ya que no pueden tener un derecho pleno a la autodeterminación porque deben contar con la protección de ser consideradas como una minoría por la discriminación que sufren. Por lo tanto, el derecho a la autodeterminación de Palestina debe ser aplicado de manera íntegra.

En su informe Anatomía de un genocidio concluye que Israel está cometiendo el crimen de genocidio contra la población palestina en Gaza por “asesinar a miembros del grupo, causar graves daños físicos o mentales e infligir deliberadamente al grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física total o parcial”. ¿Qué impacto tuvo su publicación ante unas afirmaciones tan claras donde señalaba a la comunidad internacional por ignorar esto?
La repercusión del informe se dejó sentir de dos maneras. En primer lugar, fue ampliamente recogido por los medios de comunicación llegando incluso a salir 24 horas antes de la presentación del mismo. Por otra parte, hubo diferentes sensibilidades al respecto. Pude sentir los nervios en personas de Naciones Unidas por el informe, su título y el hecho de que sea bastante duro, pero es la cruda realidad y lo respetaron.

Se respetó el hecho de que el informe procediera de una experta independiente y los medios respondieron con curiosidad e interés. Algunos Estados miembros del sur global abrazaron sus hallazgos y conclusiones y el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas incluso aprobó una resolución pocos días después aceptando mi recomendación de poder influir en la aplicación de un embargo de armas. Sin embargo, varios Estados occidentales siguen negándolo.

¿Cómo se siente al respecto?
Bien, entiendo que es muy difícil ver una revolución como la que necesitamos actualmente promovida por los responsables políticos. Ojalá hubiera responsables políticos adelantados a su tiempo, pero esta no es la época de ello, sino en general de una especie de políticos inseguros, egoístas y encerrados en sí mismos, la mayoría con una fragilidad del ego masculino, lo cual ha dejado un gran espacio a la derecha para levantarse de nuevo. No creo que esta élite política pueda cambiar algo, pero la gente sí que puede y debería hacerlo.

Percibo que se está produciendo una creciente recriminación contra los judíos por lo que hace Israel y sigo diciendo que esto es erróneo incluso aunque haya personas judías que defiendan a Israel

Su voz ha supuesto una crítica firme a la limpieza étnica llevada a cabo por Israel. Por ello ha sido acusada de antisemita y las autoridades israelíes no le han permitido visitar los Territorios Palestinos Ocupados para hacer su trabajo desde su nombramiento. ¿De qué forma le ha afectado esto?
Nada de esto es nuevo en el sentido de que la acusación de antisemitismo es algo común para quienes tratan de examinar las prácticas de Israel y los derechos humanos. Esto menosprecia la gravedad y la repugnante realidad del antisemitismo, que todavía existe. Es algo que veo con mis propios ojos y que existe, sobre todo, en Occidente, aunque también está presente en otros lugares.

Percibo que se está produciendo una creciente recriminación contra los judíos por lo que hace Israel y sigo diciendo que esto es erróneo incluso aunque haya personas judías que amen y defiendan a Israel. La responsabilidad es, una vez más, con los gobernantes.

Por lo tanto, ¿me afecta la acusación de antisemitismo? Sí en la parte de que es algo doloroso, pero realmente no porque sé que no está dirigida a mí por lo que hago y digo. De hecho, muchos supervivientes del Holocausto y judíos de diferentes países me han escrito para mostrar su apoyo y defensa.

Una de las cosas más conmovedoras que me han pasado es el conjunto de encuentros que he podido tener con personas judías en todo el mundo que me dicen quiénes son y hablan desde un sentimiento natural de reconocimiento sobre la descolonización y liberación de Palestina, así como también del cambio de la naturaleza de Israel para que no solamente sea el país de los judíos.

Ocupación israelí
Industria militar El Gobierno español mantiene “intactas” las relaciones con Israel en materia de defensa
Un estudio del Centre Delàs constata que pese al discurso crítico del Ejecutivo, las relaciones militares entre España e Israel continúan, “en lo esencial”, como antes del 7 de octubre.

¿Cómo valora la denuncia por genocidio en Gaza que presentó Sudáfrica contra Israel en la Corte Internacional de Justicia y el hecho de que España se haya unido al procedimiento?
Al principio no estaba muy convencida estratégicamente porque tenía miedo de que creara confusión con otros procedimientos, pero cuando se presentó, con 12.000 personas asesinadas en ese momento, pensé que era algo revolucionario y entendí la increíble misión en la que Sudáfrica se había embarcado.

Esto lo hicieron en solitario y de manera valiente honrando a su país, su historia y al compromiso con la justicia. Un país, que ha sobrevivido a 300 años de colonialismo con casi los últimos 50 de ellos en régimen de apartheid, ha llevado a cabo esta acción tan realmente poderosa. Creo que es algo muy significativo porque por primera vez un régimen colonial ha sido llevado a un tribunal internacional.

Es algo positivo que España se haya unido a los procedimientos, pero, por supuesto, debe contribuir activamente a ello. Confío en que hagan lo correcto desde el Gobierno porque la gente así lo está pidiendo en el país.

Hay un récord de 75 años de impunidad que los Estados miembros de Naciones Unidas no han mostrado interés en solucionar

La Comisión Internacional de Investigación del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha concluido recientemente en su informe que las autoridades israelíes son responsables de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y que han violado el derecho internacional humanitario. ¿En qué acciones se va a traducir?
Los resultados del trabajo durante los últimos meses de la Comisión Internacional de Investigación del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas son muy detallados y han aportado pruebas constituyentes de delitos. Esto debería llevar a procedimientos penales, lo cual significa adoptar medidas por parte del Tribunal Penal Internacional, que tiene un memorándum de entendimiento con la Comisión de Investigación.

También deberían tener lugar estos procedimientos penales a nivel de los propios Estados por los tribunales nacionales teniendo en cuenta la jurisdicción universal. Esto es lo que se puede hacer contra quienes han perpetrado todos los crímenes cometidos en el caso de Israel y Palestina.

¿Cuáles son los pasos que se deben dar desde Naciones Unidas para alcanzar una paz que ponga fin al genocidio del pueblo palestino, el incumplimiento de resoluciones internacionales por parte de Israel, la ocupación de los territorios palestinos y que haya una garantía de las condiciones de vida y derechos humanos?
Para saber qué pasos debe seguir, Naciones Unidas debe tener la voluntad de buscar todo esto y no es algo que considere que colectivamente exista. Estados Unidos, principalmente, no solo no reconoce que Israel está cometiendo un genocidio, sino que lo apoya de manera activa, por lo que podría enfrentarse a cargos en relación con ello. Por otra parte, el incumplimiento por parte de Israel de las resoluciones de Naciones Unidas tiene tanto tiempo como el propio Israel.

Por lo tanto, hay un récord de 75 años de impunidad que los Estados miembros de Naciones Unidas no han mostrado interés en solucionar. La ocupación es ilegal, todo el mundo lo sabe. Al mismo tiempo, esto se ha permitido y se ha dejado que creciera, así que no creo que la ONU vaya a resolver esta situación y liberar a la población palestina.

Pero, de nuevo, creo en las personas porque he visto que la gente es la que hace las revoluciones y la que quiere la paz más que cualquier otra cosa. Es la gente común la que paga la marca de las injusticias, no la mayoría de representantes políticos. Por eso debemos reconectarnos los unos con los otros. De eso trata la humanidad. Esta es una oportunidad de hacer justicia y de reconectarnos como seres humanos porque se está perdiendo mucho en este sentido.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Palestina
Palestina Sobre Ghassan Kanafani, los fedayines y los torturados en Gaza
El pasado 13 de julio se cumplían 52 años del asesinato de Ghassan Kanafani. Su memoria y enseñanzas siguen vivas.
Sidecar
Sidecar El mismo filo de la navaja: Starmer contra la izquierda
Desde el principio de su liderazgo, Starmer y su equipo decidieron confundir el apoyo acrítico a Israel con una postura ecuánime contra el antisemitismo para poder utilizar esta confusión como un arma con la que matar a la izquierda.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Israel reduce en un 94% el suministro de agua de Gaza y aplica un “castigo colectivo” de sed y enfermedades
El Gobierno de Netanyahu utiliza el agua como “arma de guerra”, según un informe de Oxfam Intermón, agravando una crisis humanitaria que afecta a más de dos millones de personas.
asdrubal
10/7/2024 19:09

a un apartheid y a un genocidio como una casa de grande, pero qué más les dará?¿?¿, los líderes del "mundo libre" tienen el estómago de acero reforzado, hoy mismo está el ministro de exteriores del ente genocida invitado en la cumbre de la banda armada: OTAN, ...pues todo dicho

1
0
RamonA
10/7/2024 16:56

Se adivinan en las palabras de la relatora la indignación, el agotamiento, la desesperación y el pesimismo ante el genocidio perpetrado por el gobierno sionista con la colaboración incondicional de los gobiernos yanki y europeos apoyada y respaldada por casi todos los medios de comunicación occidentales. Los máximos responsables de los gobiernos genocidas y de los colaboracionistas deberían tener una silla en la CPI como acusados. Ya se les puede llamar criminales. 38.000 asesinatos de niñxs, mujeres y hombres lo avalan. Que cada gobernante aguante su vela.

2
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Palestina
Genocidio España tratará a 15 niños y niñas palestinas mientras quedan 10.000 pacientes que necesitan evacuación
El director general de la OMS agradece el gesto mientras pide evacuaciones médicas ampliadas, ya que solo 5.000 palestinos y palestinas han sido trasladados desde que comenzara la ofensiva israelí el pasado 7 de octubre.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Israel declara “terrorista” a la UNRWA y le prohíbe operar en el país
Días después de que Reino Unido reinicie el financiamiento de la agencia de refugiados de la ONU, el Parlamento israelí aprueba tres leyes que prohíben la actividad de esta organización y criminaliza a sus 30.000 trabajadores.
Venezuela
Elecciones presidenciales Venezuela hacia el 28J: unas elecciones en las que por primera vez en una década cualquier cosa puede pasar
La oposición de derechas concurre sin exclusiones, vetos ni llamadas a la abstención con un candidato de consenso, Edmundo González, que podría arrebatar el poder a Nicolás Maduro.
Sphera
Sphera Cómo ser trans en Grecia: existir, resistir
Las historias de Ari, Kassiope y Paola muestran la situación de las personas trans en Grecia. Un reportaje de El Salto Vídeo para Sphera Network.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.

Últimas

Gobierno de coalición
Transfobia y contratos irregulares El silencio en el PSOE y la presión de los colectivos precipitan el cese de Isabel García
La directora del Instituto de las Mujeres fue elegida en noviembre de 2023 por la ministra de Igualdad, Ana Redondo. Su nombramiento lanzó un mensaje de cambio de rumbo en el Ministerio por los posicionamientos transexcluyentes de García.
Infancia migrante
Menores que migran solos Cuatro claves para seguir el debate sobre la reforma de la Ley de Extranjería
Durante la jornada de hoy martes 23 de julio, se debate en el Pleno del Congreso la toma en consideración de la reforma de la Ley de Extranjería que incluye un mecanismo obligatorio de “reparto” territorial de la infancia migrante.
Desahucios
Desahucio Una amplia movilización vecinal no consigue detener el desahucio de Zohra en Lavapiés en el tercer intento
Convocadas por el Sindicato de Inquilinas de Madrid, y poniendo literalmente el cuerpo, hasta cien personas han intentado frenar por tercera vez el desalojo y de Zohra y su marido, con diferentes grados de incapacidad. Esta vez no lo han conseguido.
Opinión
Análisis Átomos, tabaco, armamento y fascismo en el Campo Arañuelo
Un análisis de la problemática laboral, ecológica y productiva en Campo Arañuelo, comarca del norte de Cáceres atravesada por múltiples contradicciones.
Más noticias
Sanidad pública
Recortes Denuncian la propuesta de retirada de los conductores de ambulancias en los centros de salud extremeños
La Plataforma por la Sanidad Pública de Extremadura critica el desamparo y la desatención en la que quedaría gran parte de la ciudadanía en una comunidad con altas tasas de envejecimiento y dependencia.
Ecoembes
Reciclaje La CNMC se harta del monopolio de Ecoembes y Ecovidrio
El organismo vuelve a señalar a las dos empresas de reciclaje copan el mercado y pide más transparencia y control sobre ellas.
Reforma laboral
Trabajo y precariedad Europa da la razón a UGT y fuerza al Gobierno a mejorar las condiciones de los despidos
Tras el fallo del Comité Europeo de Derechos Sociales sobre despidos improcedentes, Yolanda Díaz convoca a sindicatos y patronal para reformar la ley.
Turismo
Vivienda Pintadas contra pisos y hoteles: el Sindicato de Vivienda de Urola Kosta denuncia la turistificación
Desde 2018, los locales de uso turístico se han incrementado un 181,8% en Zarautz y un 158,3% en Zumaia. La construcción de dos nuevos hoteles incrementará el precio de los alquileres.

Recomendadas

Arte político
Soledad Urzúa “Utilizar un desecho agrícola para crear obras de arte permite transmitir un mensaje de amor”
Llega a Madrid “Metáfora Vegetal”, una exposición de la artista chilena Soledad Urzúa. Sus obras, creadas armónicamente con colores de óleo y materiales desechados como hojas de maíz, despiertan los sentidos.
Ocupación israelí
Ocupación israelí El teatro de la libertad de Yenín: resistencia a través del arte
Una iniciativa de teatro social en medio de la ocupación y las incursiones armadas israelíes en Cisjordania.
Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.