Crisis climática
350.000 euros por denunciar la inacción climática: científicos hacen una colecta ante la persecución judicial

Un total de 16 integrantes de Rebelión Científica se enfrentan a importantes multas por sus acciones no violentas para denunciar la inacción ante la crisis climática. Activistas medioambientales denuncian un “efecto dominó represivo” en toda Europa.
Rebelion Cientifica detenidos Munich - 5
Protesta contra la detención de los investigadores que protagonizaron las acciones de protesta de Scientist Rebellion en Munich. David F. Sabadell
18 mar 2024 06:00

Sylvain Kuppel es hidrólogo. Estudia el ciclo del agua: cómo se almacena y circula en la tierra. Tiene publicados más de cincuenta artículos científicos en la academia francesa. La gravedad de la crisis climática y la inacción política para afrontar esta emergencia lo han obligado a mudar su laboratorio a la calle.

No es el único. Esta “rebelión científica” ya tiene más de mil miembros en 32 países. Estudiantes y profesores que, con sus batas blancas, han decidido emprender acciones no violentas de desobediencia civil. Explican que lo hacen para “sacudir” tanto a los gobiernos como a los ciudadanos de a pie, ajenos en su mayoría, por desconocimiento, a la gravedad de una crisis que, según advierten, “pone en juego la supervivencia de la humanidad”.

Kuppel, de 37 años, se sentó días atrás en el banquillo de un tribunal alemán. Está acusado de causar daños materiales en las oficinas del grupo financiero Black Rock y en el museo de BMW durante las acciones de protesta que Scientist Rebellion, colectivo que arropa a estos investigadores, realizó en Munich en octubre de 2022.

“Nunca me imaginé estar en una cárcel. Es duro, pero estamos convencidos de dar esta lucha. Es una causa urgente”, advierte el ambientólogo Nate Rugh

En total, fueron 16 los activistas arrestados y enjuiciados por irrumpir en los edificios de estas multinacionales, entre ellos investigadores españoles: los ambientólogos Victor de Santos y Nate Rugh (nacido en Estados Unidos y radicado en Barcelona desde hace más de diez años); la doctoranda en Historia y Artes Marta Moreno Muñoz; el doctor en física y matemáticas Mauricio Misquero; y los ingenieros Fernando Rojas y Joseba Sáenz de Navarrete.

Calabozos y cárceles

En el primer inmueble bloquearon la puerta y se pegaron al suelo arrojando melaza que simulaba petróleo. En la segunda oficina, la de la automotriz alemana, colocaron sus manos impregnadas de pegamento en un coche de lujo. La Policía los arrestó. Los científicos estuvieron una semana encerrados. Primero, en un calabozo. Y luego, en el centro penitenciario de Stadelheim, en Baviera, estado federal al sureste del país. El Tribunal Regional de Múnich dictaminó una multa de 12.800 euros o 160 días de prisión por los delitos de daños criminales y allanamiento de morada. La resolución fue apelada por los investigadores, por lo que el expediente pasó a una corte federal.

“La participación pública de los científicos en acciones de desobediencia civil no violentas puede ser un poderoso movimiento para el cambio”, argumentaron los científicos en la corte

Un primer grupo —Nate Rugh y tres científicos de nacionalidad italiana— testificó en octubre del año pasado. El segundo juicio tuvo lugar en estos días, el 5 de marzo. Kuppel y otros cinco activistas recibieron la misma acusación: miles de euros o una temporada en la cárcel.

Durante más de dos horas, los científicos explicaron con datos y evidencias la magnitud de la emergencia climática, las “prácticas criminales” de las grandes multinacionales que se escudan en el greenwashing para seguir con emisiones récord de C02 y el “deber ético” que tiene hoy la comunidad científica de realizar acciones directas no violentas para visibilizar esta emergencia. “La desobediencia civil ha sido durante mucho tiempo parte de tradiciones democráticas pacíficas, y la participación pública de los científicos en acciones de desobediencia civil no violentas puede ser un poderoso movimiento para el cambio”, argumentaron.

En la audiencia, BMW elevó el monto del daño económico a las instalaciones del museo donde se realizó la protesta. Cuantifica el perjuicio en 37.000 euros. La cifra fue impugnada por los abogados de los científicos, quienes solicitaron una pericia independiente ante la sospecha de que la empresa está “inflando” el número para elevar las multas. El juez la aceptó y aplazó el juicio. “Estamos en una emergencia climática y ecológica, y la responsabilidad humana es indiscutible. Los científicos hemos asumido riesgos para advertir, y ahora le toca a la ley hacer su parte y reconocer, en lugar de obstaculizar, nuestras advertencias”, pidió Kuppel en su alegato.

Crowdfunding de 100.000 euros

Por lo pronto, los científicos estiman que, en total, los cargos penales y los costes legales asociados con estos juicios —faltan otras dos— superarán los 350.000 euros, una cifra “impagable”.

En diálogo con El Salto, Rugh —investigador del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) y miembros del equipo del Atlas Global de Justicia Ambiental— cuenta que, como es evidente, ninguno de los científicos tiene el dinero para afrontar estas multas. Por eso, han lanzado un crowdfunding con el objetivo de juntar 100.000 euros. Llevan recaudados 33.600 gracias al aporte de 566 donantes. “Cada contribución, sin importar el monto, tiene un impacto significativo y reduce el tiempo potencial de prisión para los acusados”, agradece el colectivo.

“Me niego a claudicar por alertar de la magnitud de la crisis climática, iré a la cárcel si es necesario”, declara Víctor de Santos

El ambientólogo, que tiene otras cuatro causas judiciales abiertas por su activismo climático, admite que los costes económicos y la burocracia de la persecución judicial —el tiempo dedicado a los expedientes— empiezan a ser una “asfixia” en esta lucha. Aclara, no obstante, que la desobediencia civil por la inacción climática es “imparable”. Y que lo único que le quita el sueño a los científicos que han dado este paso es el “colapso climático” al que se dirigen las sociedades por no transformar economías que siguen latiendo al ritmo de los combustibles fósiles.

“Nunca me imaginé estar en una cárcel. Es duro, pero estamos convencidos de dar esta lucha. Es una causa urgente. No quiero ir a la prisión, pero en esta lucha es lo menos malo respecto a lo que pueda pasar en el caso de que las sociedades no respondan a esta crisis. Estamos hablando del colapso de la civilización, de guerras, de hambrunas, de muertes”, advierte.

Crisis climática
Crisis climática Nate Rugh, científico condenado en Alemania: “No tenemos más tiempo, las COP han fracasado durante 30 años”
Los procesos judiciales contra 16 activistas de Scientist Rebellion por realizar acciones de protesta en Alemania se suman a la oleada de juicios contra activistas climáticos.

La misma reflexión hace Víctor de Santos, otro de los enjuiciados, un investigador de Segovia que puso en pausa su trabajo científico (consultor en una empresa) para dedicarse de lleno al activismo climático.

“Me niego a claudicar por alertar de la magnitud de la crisis climática, iré a la cárcel si es necesario. Es un sinsentido que nos quieran meter en prisión por una protesta pacífica en la que no hicimos daño a nadie y en la que intentamos alertar a la población de la magnitud de esta crisis. La responsabilidad que tenemos como parte de la comunidad científica es alertar del riesgo de la inacción política y económica. Eso estamos haciendo”, argumenta.

Presión judicial en aumento

De Santos advierte que hay un “efecto dominó represivo” en marcha en Europa para frenar las protestas climáticas. España, agrega, no es la excepción.

Esta semana, Bilbo Bassaterra, uno de los fundadores del movimiento ecologista Futuro Vegetal, declaró como imputado en un juzgado de Madrid por una protesta en la M-30. Dos compañeras se subieron y pegaron sus manos a una señal luminosa. Él, desde abajo, le explicó a la Policía que se trataba de una acción no violenta. La Fiscalía le achaca el delito de “desórdenes públicos”, con una pena de hasta cinco años de prisión.

“Estas prácticas, aunque luego terminen en archivo o absolución, componen el lawfare que las instituciones represivas utilizan para silenciar: amenaza con hasta cinco años de prisión, gastos de representación jurídica, desplazamientos al juzgado, señalamiento y criminalización”, ha denunciado Bassaterra a través de un hilo en X.

Libertades civiles
Libertades Futuro Vegetal cuenta 26 detenciones en lo que va de mes con acusaciones por organización criminal
En la mañana del 21 de diciembre, quince personas han sido detenidas por su actividad en Futuro Vegetal. La Brigada de Información las acusa de organización criminal pese a que los casos por los que han sido juzgados carecen de peso suficiente.

Otro caso, el que afrontan 15 investigadores de Rebelión Científica España por una protesta en la fachada del Congreso de los Diputados en abril de 2022, ya fue elevado a juicio. Los imputados son el profesor de filosofía política de la Universidad Autónoma de Madrid, Jorge Riechmann; el periodista y diputado por Alicante en las Cortes de Valencia, Juan Bordera; el doctor en Ecología y director del Observatorio de la Sostenibilidad, Fernando Prieto; y la investigadora y dirigente de Ecologistas en Acción, Marta García Pallares, entre otros.

La Fiscalía de Medio Ambiente de Madrid los acusa de un delito contra el “patrimonio histórico” pese a que en el auto firmado por el fiscal Guillermo de Ávila Escartín se detalla que los imputados lanzaron una “sustancia líquida de composición orgánica”: un “licuado de remolacha mezclado con cacao y alguna otra sustancia” que no generó daños al inmueble y que fue removido tras dos intervenciones.

Desobediencia
Crisis climática Arranca el juicio contra 15 académicos por teñir de rojo el Congreso
Comienzan a declarar seis de las 15 personas detenidas, acusadas de dañar un edificio público con pintura inocua biodegradable. Futuro Vegetal y Extinction Rebellion han vuelto a pintar la entrada del Congreso.

Una limpieza con “agua a presión” por parte del Equipo Especial de Limpieza Urgente de la municipal de Madrid y la posterior intervención de un sistema de limpieza más sofisticado dejaron al inmueble “sin ningún perjuicio patrimonial”, reconoce la Fiscalía tras su investigación.

El juicio a los científicos climáticos se espera para después del verano. Será el primero en España. “Llama mucho la atención que los científicos seamos los primeros y los únicos acusados en un juicio por el cambio climático”, ironiza Prieto.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Infraestructuras
INFRAESTRUCTURAS El Subfluvial de Lamiako: otro despilfarro de una Diputación que no escucha
La Plataforma Subflubiala EZ! convoca una manifestación contra la infraestructura viaria conocida como “Subfluvial de Lamiako”. Desde el colectivo ecologista rechazan el túnel que unirá ambas márgenes de la ría por su coste económico y ambiental.
Crisis climática
Guerra y crisis climática Las emisiones de los ejércitos y el complejo militar ponen en riesgo la lucha contra la crisis climática
Una coalición de 40 organizaciones exige al Gobierno que informe sobre las emisiones del sector militar y consiga su reducción para cumplir con los compromisos adquiridos en Europa y en los acuerdos climáticos de Naciones Unidas.
Galicia
Galicia Cientos de embarcaciones toman la ría de Arousa contra la celulosa de Altri y por la defensa del mar
La movilización organizada por la Plataforma en Defensa da Ría de Arousa y Ulloa Viva ha conseguido arrancar más de 300 barcos que han acudido a recibir al buque 'Arctic Sunrise' de Greenpeace a su llegada a Galicia.
Max Montoya
Max Montoya
21/3/2024 14:04

Los jueces del lado del poder, no del cambio.

0
0
pipe49
19/3/2024 8:14

Por cierto, para cuándo la derogación de la Ley Mordaza, cien veces prometida por Sánchez? Quizá quiera hacerlo al mismo tiempo que reconoce al Estado Palestino, no?

1
0
Asanuma
18/3/2024 8:03

Si quienes trabajan para mejorar la sociedad y nos advierten de los peligros a los que nos enfrentamos son acusados como delincuentes, pone en evidencia que estamos en una república..., perdón, en una "monarquía bananera". El acceso tan acotado a la carrera judicial, a la de fiscal, a la de abogacía del Estado y a otras Instituciones, debe cambiarse urgentemente a estánderes europeos. Hay que exigir investigaciones y auditorías públicas para esclarecer las tramas del "Deep State".

5
0
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.
Unión Europea
Unión Europea El giro von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.
Artes escénicas
Artes escénicas María San Miguel quiere hacer un teatro “que te pase por el cuerpo, hasta la arcada si es necesario”
La actriz, directora y productora afronta con su compañía Proyecto 43-2 un montaje documental que parte de Federico García Lorca y entra de lleno en la cuestión de la memoria histórica, las fosas comunes del franquismo y el teatro que se hace hoy.
Aborto
Derecho al aborto El Constitucional tumba el recurso de Vox contra la reforma de la ley del aborto
La mayoría progresista de este tribunal asegura que la Ley 1/2023 de salud sexual y reproductiva es constitucional y avala, entre otros aspectos, que mujeres de 16 y 17 años puedan abortar sin la necesidad de consentimiento paterno.
Sidecar
Sidecar Tras el euroescepticismo: la extrema derecha y la Unión Europea
Lo que se está produciendo en la Unión Europea, es un giro a la derecha en la composición del Parlamento, pero el euroescepticismo estridente ha sido sustituido por un reformismo tibio.
Frontera sur
Masacre de Melilla Melilla-Nador, 24 de junio de 2022: anatomía de un crimen racista
Setenta personas permanecen desaparecidas dos años después de la masacre que tuvo lugar en el paso fronterizo que une Marruecos y España. Un informe aporta pruebas de que se trató de una trampa premeditada contra los migrantes.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Ecología
Euskal Herria La expansión del Guggenheim a Urdaibai avanza con la demolición de la histórica fábrica Dalia
Las obras para el desmantelamiento de la histórica cubertera ya están en marcha. Vecinas y asociaciones siguen luchando para detener un proyecto que, antes de las elecciones, había quedado en stand by.
Más noticias
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Cine
Cine ‘Alumbramiento’, una ficción recupera la historia real de las madres de Peñagrande (y de los bebés robados)
La segunda película del director Pau Teixidor aborda el internamiento en centros de adolescentes embarazadas y el robo de recién nacidos en un Madrid que celebraba la victoria electoral del PSOE de Felipe González.
Análisis
Análisis La tortura: causar el mayor daño posible al pueblo palestino
Las imágenes de soldados de la ocupación israelíes humillando a hombres palestinos en calzoncillos, con las manos atadas a las espaldas y ojos vendados, nos recuerdan que la tortura persiste en nuestras sociedades. No solo eso, ya no se esconde.

Recomendadas

Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.
Alimentación
Claudia Polo “Nunca ha habido tanta información sobre el comer y nunca hemos estado tan desconectados de la alimentación”
En su nuevo libro, ‘Entorno’, la comunicadora gastronómica Claudia Polo invita a analizar la relación que tenemos con la comida, redescubrirla y acercarnos con intuición a la cocina.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.