Asamblea feminista Bilbao
Asamblea informativa de la huelga feminista general el 6 de octubre en Bilbao.

Euskal Herria
Cómo se organiza una huelga feminista general

El movimiento feminista de Euskal Herria prepara una movilización sin precedentes: una huelga feminista general el 30 de noviembre para reivindicar un sistema de cuidados público-comunitario a la que están convocadas 2,6 millones de personas.

El movimiento feminista de Euskal Herria prepara una movilización sin precedentes: una huelga feminista general el 30 de noviembre para reivindicar un sistema de cuidados público-comunitario. Esta semana, las asambleas feministas han convocado la apertura de los comités de huelga, espacios mixtos que cuentan con una sólida base antipatriarcal para dinamizar las intervenciones y acciones que llevarán a cabo mujeres y hombres. El de Bilbao celebrará mañana su primera reunión.

La pandemia generó un entramado de cuidados comunitarios donde el sistema público no alcanzaba a llegar. Nació la plataforma Bizitzak Erdigunean (la vida en el centro, en castellano). En febrero de 2022, en Gasteiz, el movimiento celebró unas jornadas de cuidados de las que surgió una idea: convocar una huelga feminista general. Fue anunciada el 8 de marzo de 2023. Los dos grandes sindicatos vascos, ELA y LAB, enseguida mostraron su apoyo y se prestaron a convocarla oficialmente. También la central mayoritaria en educación no universitaria, Steilas, y los sindicatos ESK, CNT y CGT. Juntos, el 10 de octubre registraron la convocatoria de huelga en Iruña. Paralelamente, las huelgas para mejorar las condiciones laborales de trabajadoras de sectores feminizados se han ido sucediendo sin descanso: limpieza, residencias, comercio, intervención social, sanidad. Hasta agosto, según las estadísticas del Ministerio de Trabajo, las jornadas no trabajadas por hombres en huelga ha descendido en 80.186 días respecto a 2022, mientras las de las mujeres han aumentado en 12.088. Las mujeres se han convertido en el sujeto mayoritario de las huelgas, representan el 56% en lo que va de año.

Los mimbres de esta huelga se trenzan en las huelgas feministas de 2018 y 2019, la de pensionistas de 2020, las huelgas sectoriales de sectores feminizados y los cuidados comunitarios durante la pandemia 

Las mimbres de esta huelga general también están trenzadas en tres precedentes en Euskal Herria: las huelgas feministas del 8 de marzo de 2018 y 2019, con un éxito histórico, y la huelga de pensionistas del 30 de enero de 2020, con una respuesta masiva en defensa de la Carta Social Europea.

Cuidados
Trabajo de cuidados Cuidar mirando el Excel
La precariedad y la mercantilización del sector de los cuidados y la intervención social son la regla en Euskal Herria, un territorio donde fondos de inversión y grandes empresas se han hecho con el control de un lucrativo negocio.

De la asamblea nacional a la de barrio

Pero, ¿cómo se organiza una huelga general? La primera asamblea nacional del movimiento feminista autónomo para este cometido se celebró en abril de 2022, en Gasteiz, recuerda Elene Lopategi, del colectivo Bilgune Feminista. A partir de ahí, el objetivo ha sido formar una asamblea feminista en todos los municipios y barrios de Bizkaia, Gipuzkoa, Araba y Nafarroa. “A veces es difícil llegar a todas partes, hay que hacer trasvases de información y volver a abrir debates, algo normal en procesos tan amplios, pero siempre acabamos conociendo a alguien que conoce a una persona justo en el pueblo donde aún no habíamos llegado”, explica. Esta es la parte buena de que Euskal Herria sea pequeña —2,6 millones de habitantes—. 

El primer objetivo del movimiento fue formar una asamblea feminista en todos los municipios y barrios de Bizkaia, Gipuzkoa, Araba y Nafarroa

De la asamblea feminista al grupo mixto

Lola Gómez vive en Gatika (1.673 habitantes). Milita en el movimiento pensionista (grupo mixto) y en el feminista (grupo autónomo) de su comarca. Esta enfermera jubilada también fue sindicalista durante unos años. Bregada en las cosas importantes de la vida, destaca la “buena voluntad” dentro del movimiento para lograr acuerdos entre los distintos colectivos que lo componen. En ausencia de verticalidad, “siempre nos hemos coordinado y hemos sido capaces de buscar consensos”, señala. Ella hace el trasvase de información del movimiento feminista al pensionista de la comarca Uribe-Butroi. Al final, asegura, la conclusión entre sus compañeros jubilados ha sido sencilla de obtener: “Los cuidados no pueden ser un negocio, y 1.080 euros de pensión mínima para todos”, añade Gómez la coletilla que acompaña a los que protestan todos los lunes desde 2018 reclamando pensiones dignas. Tras la privatización del sector en Bizkaia, impulsada por el exdiputado de Acción Social y actual alcalde de Bilbao José Luis Aburtu, solo quedan una decena de residencias públicas, frente a las 157 privadas. 

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
“Las asambleas feministas son los órganos legítimos para tomar las decisiones ideológicas y estratégicas, y los comités de huelga son los órganos ejecutores”, Naia Torrealdai 

Despejar agenda, llegar a 100.000 afiliados

El movimiento exigió a los sindicatos que volcaran sus esfuerzos en esta huelga. Desde la ejecutiva de ELA, la principal central de Hegoalde, Leire Gallego explica que empezaron a participar en las asambleas del movimiento en febrero. Una vez articulado el discurso y las reivindicaciones desde el movimiento feministas, ELA pasó a diseñar su propia propaganda —además de la conjunta, también elaboran propia—. Antes de verano, planificaron las agendas con cada una de las federaciones, con el objetivo de que sus 10.000 delegados trasladen la información a sus más de 100.000 afiliados antes del 30 de noviembre. “Para nosotras, el pistoletazo de salida fue el 22 de septiembre, con 1.000 delegadas en primera línea en las 12 comarcas de Euskal Herria presentando las líneas de actuación que trasladaremos a nuestras afiliadas y afiliados. Paralelamente, dentro del sindicato hemos hecho un trabajo específico para que las mujeres tomen el liderazgo y participen en los comités de huelga”, indica. Orgánicamente, de la agenda del mes de noviembre han pospuesto todas las reuniones no urgentes, para centrarse en esta movilización. 

Huelga feminista ELA
Registro de la huelga el 10 de octubre por parte de todos los sindicatos convocantes. Foto cedida por ELA

Sobre la dificultad de convencer a trabajadores varones de que secunden la movilización, Gallego no le añade más desconfianza que a otra, “siempre hay alguna reticencia, como en todas las huelgas”. Y confía en su experiencia previa cuando añade que, “para nuestro sindicato, las huelgas en sectores feminizados han sido referenciales en los últimos años. Tenemos el discurso articulado: necesitamos un sistema de cuidados público, universal, gratuito, de calidad y corresponsable”. 

“Más allá de que las trabajadoras del hogar puedan secundarla, se están buscando formas de entrar y participar en este camino colectivo en el que todas tenemos cosas que aprender y enseñar”, sostiene Txefi Roco

Del sindicalismo a la agenda política

Para la portavoz de Steilas, Nagore Iturrioz, llamar a la huelga el 30 de noviembre por un sistema de cuidados público y robusto también es algo natural: “Es importante participar en las movilizaciones feministas para poner en la agenda política las reivindicaciones de los sectores más precarizados y que hablemos de la importancia de los cuidados y de los servicios públicos. Todas necesitamos ser cuidadas y todas debemos tener conciencia de la responsabilidad de cuidar”.

Laboral
Laboral Casi dos terceras partes de las personas que este año han secundado una huelga son mujeres
País Vasco y Navarra concentraron el 56% de las huelgas convocadas en el Estado en 2022, consiguiendo el mayor incremento salarial en los convenios colectivos firmados (un 5 y un 4,5%, respectivamente).

Pero no todas las trabajadoras están sindicadas o se sienten con legitimidad suficiente para informar a sus jefes de que el 30 de noviembre no asistirán a su puesto de trabajo. Ayer se celebró en Bilbao el encuentro entre colectivos de trabajadoras del hogar de Gasteiz, de Navarra, Mujeres del Mundo y Trabajadoras No Domesticadas para dirimir las últimas aportaciones de este sector a la huelga. “Más allá de que las trabajadoras puedan secundarla, se están buscando formas de entrar y participar en este camino colectivo en el que todas tenemos cosas que aprender y enseñar”, sostiene Txefi Roco, de Trabajadoras No Domesticadas. El objetivo del encuentro fue establecer un cronograma con acciones que puedan llevar a cabo trabajadoras de este sector. 

¿Qué papel tienen los hombres?

Una de las preguntas recurrentes tanto dentro de las asambleas feministas, las cuales son los “órganos legítimos para tomar las decisiones ideológicas y estratégicas”, indica Naia Torrealdai, del Bilgune, es ¿qué papel tienen los hombres en esta huelga feminista? En las anteriores, estaban llamados a cuidar de las personas dependientes y del hogar, pero sin participar en la manifestación del 8M ni formar parte de cualquiera de sus actos reivindicativos o logísticos. Esta vez, están convocados a secundar la huelga y a participar en su organización a través de los comités de huelga, que son los “órganos ejecutores” de las asambleas feministas, detalla Torrealdai. Los comités cuentan con un decálogo para la dinamización de los espacios locales mixtos, “donde las relaciones de poder, tradicionalmente, se dan como se dan, es decir de forma patriarcal”, concluye.

Cuidados
Opinión ¿Hacia un sistema público-comunitario?
No apostar por un sistema público de cuidados no responde solo a una mirada liberal de los mismos, sino, sobre todo, a un paradigma de gestión profundamente patriarcal.

La responsable de la secretaría de feminismos del sindicato LAB (central mixta), Maddi Isasi, resume con otras palabras que, en esta huelga, los hombres “no pueden ni hacerse a un lado ni quitarle protagonismo a las compañeras”. Deben optar por un papel secundario activo. Puede que este sea “la tarea más compleja” de llevar a cabo, pero aunque temían encontrar un cuestionamiento directo a las reivindicaciones —“sobre todo, que consideraran que los cuidados no son su responsabilidad directa y optaran por una postura de solidaridad hacia las mujeres”—, Isasi asegura que, “de momento”, no lo han detectado. LAB celebró hace dos semanas en Oiartzun un encuentro con 300 delegadas y afiliadas para trabajar internamente la huelga antes de trasladarla a los centros de trabajo.

Moción de censura

Esta huelga general no es una moción de censura al Gobierno vasco y navarro. Pero lo parece. Cuando se decidió la fecha del 30 de noviembre, estaba previsto que en diciembre se celebraran las elecciones autonómicas de la CAV, que el Gobierno de Iñigo Urkullu ha pospuesto ante la tormenta de huelgas anunciadas para este otoño en educación, función pública y cuidados. El descontento social generalizado con Osakidetza, las huelgas sectoriales de las trabajadoras de residencias, limpieza e intervención social, la consolidación de la financiación para la educación privada frente a la precarización de la pública, están generando un malestar palpable en número de votos —en las elecciones municipales el PNV perdió 81.437 votos y en las generales, 103.000—.

“Hemos dado un salto osado al convocar esta huelga al que llegamos organizadas y unidas”, Bego Zabala

¿Qué sería un éxito?

Para Bego Zabala, militante de Emakume Internazionalistak y la asamblea feminista de Alde Zaharra de Iruña, la huelga sería un éxito si obtienen “un 5 sobre 10 en cada uno de estos tres elementos”: la consolidación del proceso, la socialización de las reivindicaciones y la activación de los hombres. “Hemos dado un salto osado al convocar esta huelga al que llegamos organizadas y unidas, a pesar de que algunos colectivos importantes se han caído. Pero el movimiento feminista no se ha desmembrado y el número de participantes ha enriquecido el debate, con sus diferencias y discordias”, destaca Zabala. 

Una huelga feminista es más que dejar de ir a trabajar, es también tomar conciencia de los cuidados. De quién los piensa, de quién los lleva a cabo. De qué nos ofrecen las instituciones, de qué nos falta. Desde que se anunció la fecha de la huelga, las acciones para calentar el potente motor feminista de Euskal Herria se han sucedido por los municipios. La huelga está en boca de la gente, incluidos los hombres. El PNV ya ha arengado a sus afiliadas con el discurso de que esta huelga no es feminista, sino de algunas feministas —las malas, sugieren—. Las feministas anticapitalistas.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

8 de marzo
8 de marzo Los feminismos andaluces llenan las calles un 8M marcado por el apoyo al pueblo palestino
Decenas de miles de mujeres se movilizan en las convocatorias del 8M de los feminismos diversos centrados en denunciar el genocidio en Palestina y la defensa de los derechos de las mujeres trans
Represión
Euskal Herria Denon Bizitzak Erdigunean Donostia celebra un guateque para pagar las multas de la huelga feminista general
El goteo de multas ha empezado esta semana. La primera asciende a 800 euros, 400 con pronto pago. El 30 de noviembre hubo 24 identificadas y 5 detenidas solo en la capital guipuzcoana.
Huelga feminista
Paro general de 24 horas 8 de marzo de 2024
Se explicará el sentido del cartel 8M 2024, dibujo único y artesanal cuyo lema es: LIBERA TU ENERGÍA VITAL PRIMIGENIA
Xam
Xam
15/10/2023 18:42

He leído el artículo con interés y soy consciente de que su título reza "Como organizar una huelga", pero creo que sería necesario otro artículo en el que se profundizase en lo que se está reivindicando, ya que no he terminado de encontrar nada concreto.

0
0
GessamiForner
16/10/2023 10:04

Hola Xam! La reivindicación es un sistema de cuidados público-comunitarios. En el segundo tuit incrustado en el reportaje, el del Acuerdo Social presentado en Hernani, tienes un hilo donde se detallan las peticiones. Y, a medida que nos acerquemos al día de la huelga, estoy segura de que publicaremos el artículo que sugieres. Un abrazo!

0
0
Xam
Xam
16/10/2023 11:21

Perfecto. Gracias por responder.

0
0
Paco Caro
15/10/2023 18:12

Los movimientos LGTBI+ y el feminista, deben luchar por separado, pues sus objetivos son diferentes, y a veces antagónicos. No pasa nada por reconocerlo.

0
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.

Últimas

Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.
Sidecar
Sidecar El mismo filo de la navaja: Starmer contra la izquierda
Desde el principio de su liderazgo, Starmer y su equipo decidieron confundir el apoyo acrítico a Israel con una postura ecuánime contra el antisemitismo para poder utilizar esta confusión como un arma con la que matar a la izquierda.
Más noticias
Ocupación israelí
Derechos humanos Amnistía Internacional pide a Israel que ponga fin a la detención masiva y a la tortura de palestinos en Gaza
Un nuevo informe de esta organización de derechos humanos recoge testimonios de 27 exdetenidos entre ellos un niño de 14 años sobre torturas en los centros de detención israelíes.
Explotación laboral
Explotación laboral CC OO se persona contra Nacho Cano por dos posibles delitos contra los trabajadores
El sindicato ha confirmado este viernes que se personará como acusación contra el empresario Nacho Cano, investigado por traer a 17 bailarines mexicanos y mexicanas para trabajar en su espectáculo Malinche de manera irregular.
Opinión
Opinión Nacho Cano y la aplicación selectiva de la Ley de Extranjería
Las autoridades saben que más del 25% de las trabajadoras que atienden personas en situación de dependencia no tiene papeles, y no hay campañas de la policía o de la Inspección de Trabajo para encontrarlas.
Mugimendu Sozialista
Violencia policial La Ertzaintza desaloja el centro socialista Aresti de Bilbao
Decenas de jóvenes se manifestaron frente a los juzgados de la capital vizcaína para denunciar la actuación represiva del cuerpo policial
Madres protectoras
Madres protectoras Un niño y su madre llevan dos años criminalizados por un fallo que dicta su vuelta de Chile a España
Una madre chilena lleva dos años ocultándose con su hijo, a quien reclama el progenitor en España. El Comité de los Derechos del Niño de la ONU dio la razón a la madre sin que ninguna autoridad vele por el cumplimiento de este dictamen.

Recomendadas

Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.
Mediterráneo
Fauna marina Compartir playa con tortugas marinas
En los últimos años se ha observado un aumento significativo de la anidación de la tortuga marina, y se espera que esta tendencia continúe en el futuro