Personas refugiadas
Ucrania, Afganistán y las “clases” entre las personas refugiadas

En el Día Internacional de las Personas Refugiadas Daria Klymovich y Hila AhmadZai, refugiadas de Ucrania y Afganistán, relatan la violenta huida de sus territorios. Una directiva europea de 2001 ha sido activada para dar respuesta a la emergencia migratoria de Ucrania, pero, a pesar de que las entidades lo exigieron, no lo fue para la emergencia de Afganistán y otros paises.
Galería la guerra de Lviv - 12
Cientos de personas esperan en las afueras de la estación de tren de Lviv a que un autobús les recoja para salir hacia algún país de la Unión Europea. Edu León

@bertacamprubi

20 jun 2022 07:22

Según ACNUR en estos momentos hay más de 100 millones de personas en el mundo que se han tenido que desplazar forzosamente de sus territorios debido a la violencia y la vulneración de derechos humanos. Esta cifra se ha duplicado en los últimos diez años. Más de la mitad de los desplazamientos ocurre dentro de un mismo país, siendo los estados con más desplazamiento interno Siria, Colombia y Afganistán. El 41% del total de desplazados son niños y niñas. Y de estos 100, 6,5 millones huyeron de Ucrania y alrededor de 3 lo hicieron desde Afganistán. Aproximadamente 200.000 personas de estas dos nacionalidades han llegado al estado español. Con algunos datos macro claros, nos vamos a dos casos concretos.

Huir de las bombas rusas

Daria Klymovich es abogada y nació en Ucrania hace 32 años. Vivía en Kiev con su marido y sus dos hijas de uno y cinco años cuando Rusia invadió violentamente su país. Casualmente, el día 24 de febrero tenían un vuelo comprado para ir a España a visitar a su hermana, quien huyó de Ucrania a causa de una violencia de menor intensidad, pero causada por el mismo conflicto que ha estallado actualmente y vive en Rubí, Catalunya, hace más de siete años. En la mañana de ese jueves 24, su marido la despertó alarmado, “la guerra ha empezado, han bombardeado los aeropuertos militares y civiles”, le dijo. Su vuelo nunca salió. La sorpresa y el shock duraron varias horas, “por más que nos habían advertido desde los medios de comunicación y habían aconsejado tener una maleta lista, yo nunca pensé que realmente pudiera pasar”, asegura Klymovich.

Resistieron por unos días en la ciudad, “pensábamos que en dos o tres días se acabaría, además el tránsito hasta la frontera con Europa era de cuatro días, demasiados para viajar con las niñas”, explica entre nervios. Pero la escasez de alimentos y gasolina los alarmó y decidieron viajar en coche hasta un pueblo cercano a Polonia donde pasaron unos días hasta decidirse finalmente a salir del país. La ley marcial separó a la familia: “no dejaron pasar a mi marido en la frontera. Mi hija de cinco años lloraba. Fue muy duro porque no sabía cuando nos volveríamos a ver”, explica la joven refugiada. Afortunadamente su familia tenía algunos ahorros. Su madre viajó con las dos niñas en avión hasta Barcelona y su padre y Daria Klymovich atravesaron Europa en coche hasta encontrarlas junto a su hermana en Rubí. Otras familias tuvieron que pasar más días e incluso semanas en Polonia antes de lograr llegar hasta España, donde antes de la guerra ya residían un mínimo de 110.000 ucranianos que ahora intentan dar cobijo a familiares y amigos que escapan de las bombas rusas.

Daria y sus padres ya tienen residencia y permiso de trabajo. Una situación excepcional que se ha dado gracias a una directiva europea de 2001 que es usada por primera vez con la guerra de Ucrania y que concede automáticamente derecho a residir y trabajar en todo el territorio europeo a, teóricamente, todas las personas que huyan de este país

Cuatro meses sin ver a su marido después, Daria y sus padres ya tienen residencia y permiso de trabajo. Una situación excepcional que se ha dado gracias a una directiva europea de 2001 que es usada por primera vez con la guerra de Ucrania y que concede automáticamente derecho a residir y trabajar en todo el territorio europeo a, teóricamente, todas las personas que huyan de este país, incluidos los migrantes que vivían en Ucrania. “Es una directiva que se puede activar en cualquier caso y en cualquier momento, es una cuestión de voluntad de los estados hacerlo”, asegura Arantza Chacón directora de Zehar, organización de referencia en Euskadi en la atención a personas refugiadas. “Lo que creemos desde las entidades es que no se había hecho hasta ahora porque nunca había tocado tan cerca y lo que no nos apela de cerca no se resuelve tan rápido”, añade. Daria Klymovich presentó su documentación en la oficina de extranjería de Barcelona el 15 de marzo y el 30 de mayo ya tenía la tarjeta de identidad que podrá usar por un mínimo de dos años.

Guerra en Ucrania
Guerra en Ucrania “Me hicieron sentir una criminal, pero era una mujer trans refugiada”
Activistas y organizaciones LGTBIQ+ denuncian la violencia lgtbifóbica que viven las personas refugiadas de la comunidad durante las últimas semanas.

Huir de la violencia patriarcal Taliban

El 10 de agosto de 2021 el marido de Hila AhmadZai fue asesinado por los talibanes en Kunduz, la provincia más al norte de Afganistán, a pocos quilómetros de la frontera con Tadjikistan. Sus cuatro hijos quedaban huérfanos de padre y su familia política la quiso obligar a casarse con el hermano de su marido. Por negarse a hacerlo, “mis suegros me torturaron físicamente, mi cuñado se quedó con las propiedades y la empresa de mi marido, fue todo muy difícil”. No tuvo otro remedio que huir. El 18 de octubre salió de su tierra con los cuatro pequeños a Kabul, donde una amiga le había hablado de un safe place, un lugar seguro para mujeres solas. “Cuando yo estuve allí los talibanes no lo habían detectado, ahora no sé si seguirá funcionando, pero sigue habiendo muchas mujeres torturadas por sus maridos, por sus familias, por los talibanes…”, explica preocupada.

De allá logró salir a Pakistán gracias a un visado médico el día 9 de diciembre. Y en ese momento de la odisea entró en juego People Help, un pequeño colectivo de mujeres catalanas solidarias del que forma parte la abogada Silvia Sala, miembro del equipo sociojurídico de la Fundación FICAT, especializada en asesoramiento jurídico a personas vulnerables. “Nosotras las ayudamos a llegar a España gracias al artículo 38 de la Ley de Asilo, que según nos dijo la cónsul española de Afganistán que ahora está situada en Paquistán, es la primera vez que se utiliza”, explica Sala. Este artículo posibilita que personas que no se encuentren en su país y demuestren que existe un peligro para su integridad física si regresan a este, puedan solicitar en la embajada española un traslado a España para proceder a solicitar asilo. La abogada explica que han podido traer a personas afganas “sobre todo desde Pakistán, pero también desde Irán, Iraq y también sabemos que algunos han solicitado traslado desde Moscú”.

Después de cuatro meses de intentos, AhmadZai logró su entrevista con la embajada española en Pakistan el 19 de mayo. “Aceptaron mi caso, me dieron una visa humanitaria y un vuelo a Barcelona para el 11 de junio”, explica, aun asombrada. Con los cuatro niños y una escala de 21 horas en Dubai, llegó al aeropuerto donde la esperaba la abogada Sala y un equipo de la Cruz Roja. En una habitación sin ventilador de un centro de acogida de Barcelona que comparte con su hijo menor Mubashir, la afgana espera. Y le restan aun varios meses de espera solo para conseguir una cita previa para pedir asilo.

“Los ucranianos van por una vía rápida diferente por su régimen especial y a los afganos generalmente la Cruz Roja les consigue la cita previa que está saliendo en unos tres meses”. Pero una persona de Honduras o Palestina que no sea beneficiaria de la Cruz Roja y que quiera solicitar asilo, debe luchar por meses y probablemente acabar pagando mucho dinero

El drama de las citas previas

“El gran drama de los solicitantes de asilo desde hace tiempo es que no hay citas previas en la oficina de asilo. Hasta se han creado mafias que las venden”, denuncia Silvia Sala. La directora de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado (CCAR), Estel·la Pareja, sabe más: “están pagando entre 60 y 300 euros por una cita previa, es muy grave”. “Los ucranianos van por una vía rápida diferente por su régimen especial y a los afganos generalmente la Cruz Roja les consigue la cita previa que está saliendo en unos tres meses”, cuenta la abogada de FICAT. Pero una persona de Honduras o Palestina que no sea beneficiaria de la Cruz Roja y que quiera solicitar asilo, debe luchar por meses y probablemente acabar pagando mucho dinero para el bolsillo de un migrante del sur global que acaba de llegar a Europa, para lograr la dichosa cita previa.

Personas refugiadas
Solicitantes de asilo Afganistán, la última encrucijada de un sistema de asilo insuficiente
El verano del 2021 se vio marcado por el conflicto en Afganistán y el intento desesperado de abandonar el país de miles de personas. El trasfondo: la usencia de vías seguras para quienes necesitan protección internacional y un sistema de acogida insuficiente.

El resultado es que, a pesar de que AhmadZai y Klymovich provienen de países no europeos protagonistas de una emergencia migratoria mediatizada —aquí ni estamos mencionando emergencias silenciadas como la del Yemen o la del Sudan del Sur—, la acogida del estado español no es la misma. “Con los mecanismos de ventanilla única activados con Ucrania se ha demostrado que cuando se quiere se puede, no es un tema técnico ni económico, ya no pueden poner excusas”, denuncia Estel·la Pareja. Según esta mujer tajante y transparente, la otra cara de la moneda de este dispositivo de emergencia especial ha sido “que el sistema ordinario de acogida, que ya era lento y rígido, ha sufrido una falta de recursos debido a que la administración se ha volcado a la situación de las personas de Ucrania: en Barcelona y Tarragona la gente está tardando seis o siete meses para pedir una cita previa”.

Y después de la odisea para lograr una cita previa, llega la siguiente fase que a veces incluye obstáculos y revictimización, como es el caso de Saad Omar, refugiado de Palestina. El 5 de septiembre de 2019, Omar consiguió hacer su entrevista en Sevilla, donde había llegado. Seis meses después pudo empezar a trabajar y lo hizo en Barcelona, donde consiguió empleo. A continuación, pasó por muchos problemas con el sistema estatal de acogida que lo hicieron volver a Sevilla y tener que entrar a un centro de refugiados. “Las condiciones eran muy duras, no se podía salir, tenía que justificarlo todo, para mí fue como una cárcel porque no pude vivir como yo quería”, explica el refugiado, quién ya pasó varios años en la cárcel por defender los derechos del pueblo palestino. Tres años después de solicitar asilo, Saad Omar aún no tiene una resolución para su caso. Hoy vive temporalmente en Cal Cases, un proyecto de convivencia comunitaria cooperativa situado en el Bages, Catalunya, que se estrena en dar cobijo a personas refugiadas.

El drama de las denegaciones

Así pues, la activación de la directiva europea 55/2001 hace que Daria Klymovich como los 120.000 ucranianos llegados desde febrero a España, logren evitar la larga espera de hasta tres años y la densa burocracia por las que otras personas que huyen de sus países deben pasar para conseguir protección internacional. Espera que, al 95% de los solicitantes los lleva a una denegación y por lo tanto a salir del país o permanecer en el estado español de manera irregular pasando por la larga travesía —un mínimo de tres años de irregularidad— que la ley de extranjería obliga a atravesar para convertirse en residente español por vía del arraigo.

Es el caso de Dominga Abadía, colombiana exiliada en 2019 quien, a pesar de presentar documentos oficiales de la Unidad de Víctimas de su país donde demuestra que fue desplazada forzosamente de Buenaventura por actores armados, la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio denegó su solicitud. A ella y a 18.613 colombianos más en 2021, año en el que se registraron 11.567 nuevas solicitudes de asilo de esta misma nacionalidad. “Pero yo a mi país no puedo regresar porque cada día está más complicado”, se lamenta Abadía. “Colombia es el segundo país con más solicitudes y sin embargo el 94% son rechazadas, algo muy significativo sabiendo que allá se están asesinando a defensores de derechos humanos casi a diario”, denuncia Arantza Chacón.

“Colombia es el segundo país con más solicitudes y sin embargo el 94% son rechazadas, algo muy significativo sabiendo que allá se están asesinando a defensores de derechos humanos casi a diario”

El primero es Venezuela. Pero sus solicitantes de asilo también gozan de un régimen especial que les concede automáticamente un permiso de residencia y trabajo de un año por razones humanitarias. Trato que también fue “un acuerdo político que daba respuesta a la situación de emergencia que vivía Venezuela que se consideró que requería razones humanitarias, pero reitero, se decidió desde lo político, no desde lo jurídico”, asevera Arantza Chacón. La abogada de la Fundación FICAT ve la raíz del colapso del sistema de asilo en la naturaleza de la Ley de Extranjería española: “el sistema de extranjería te dice que tú llegas aquí y tienes que pasar tres años sin documentación y encontrar un contrato de trabajo para poder pedir un permiso de residencia. Entonces hay gente que coge la vía del asilo, que en seis meses te permite trabajar.” Una explicación lógica que no quita que todas las personas que solicitan asilo huyan de algún tipo de violencia, sea la que a ejercen las maras, las disidencias de las FARC, los talibanes, el sistema capitalista colonial o el patriarcado.

Y todo esto sin hablar de las violencias que las personas refugiadas se encuentran al llegar al estado español fruto del racismo estructural del que padecen la mayoría de sociedades y que a menudo no les permite alquilar una cosa, encontrar trabajo o pasear por la calle sin ser víctima de una identificación policial por perfil racial. “Los medios de comunicación tienen un rol fundamental”, asegura Estel·la Pareja, “tienen que dejar de criminalizar y mostrar la migración y las personas refugiadas como un problema y empezar a explicar el origen, las causas, el porqué de tantas personas desplazadas forzosamente que al final es por nuestro modelo de vida, por nuestra calidad de vida y el sistema depredador en el que vivimos”.

Directiva europea para todas

Todas las entidades consultadas en este reportaje, que muchas veces demuestran estar haciendo el trabajo que deberían hacer las administraciones públicas, denuncian haber exigido al Estado español que la directiva europea 55/2001 se aplicara en emergencias migratorias anteriores. “Porque estamos hablando de derechos de las personas y no de cuestiones políticas”, explica la directora de Zehar. Pero nunca se dio el caso. “Hay una lectura crítica que debemos de hacer con todas las herramientas que utiliza la Unión Europea porque vemos cómo se externalizan fronteras, como se utilizan personas refugiadas como moneda de cambio y en función de lo que me apela más o menos, genero una clase u otra de personas refugiadas”, sentencia Chacón.

“Nosotras celebramos que este mecanismo se haya activado veinte años después de su entrada en vigor, porque esto abre un precedente. Ahora pedimos que esta posibilidad se abra a todas las personas que huyen de la violencia sin distinción de origen, raza o género”, añade la directora de CCAR. “Imagínate las personas que hubieran salvado su vida si se hubiera aplicado esta directiva antes”, sueña Pareja, “las que murieron en el verano de 2015 en su travesía desde Siria, las que sufrieron las condiciones infames de los campos de Lesbos”, continua. Estel·la Pareja acaba por definir cómo debería ser un sistema de acogida digno: “acogida debe ser dar la bienvenida, sentirse abrazadas por la sociedad huyendo de sistemas asistencialistas y paternalistas. Acogida debe ser un proceso de restitución de derechos para que las víctimas pasen a ser sobrevivientes y luego personas resilientes”.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Migración
Fronteras En pausa frente al Mediterráneo: cientos de personas migrantes esperan en un hotel de la Costa del Sol
El centro de estancia temporal extraordinario para personas migrantes de Torrox (Málaga), se ha convertido en un ejemplo positivo frente a los intentos fallidos propuestos en otros municipios.
Personas refugiadas
Migraciones El refugio a la deriva
Este 20 de junio, día mundial de las personas refugiadas, es un día de luto para quienes luchan para obtener el reconocimiento de sus derechos.
Migración
Regularización La ILP Regularización vence al primer asalto de la ultraderecha en el Congreso
Vox se queda solo en la votación de su enmienda a la totalidad de la Iniciativa Legislativa Popular por la regularización extraordinaria de al menos 500.000 personas migrantes.
Represión
Antifascismo Una manifestación exige la libertad de los seis de Zaragoza tras cumplir dos meses en prisión
La plataforma convocante de la manifestación, habla de “presos políticos” porque el único hecho probado es la participación en una manifestación ante la extrema derecha.
Justicia
Joaquín Urías Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.
Que no te lo cuenten
EL SALTO RADIO De elecciones europeas y protestas universitarias
VV.AA.
Yolanda Díaz deja la primera línea en Sumar, pero sigue en la formación, mientras que las protestas en contra del genocidio en Gaza siguen en las universidades
Unión Europea
Unión Europea La antifascista Ilaria Salis sale de su arresto en Hungría para poner rumbo al Parlamento Europeo
La profesora italiana, detenida en Hungría desde febrero de 2023 ha sido liberada tras obtener un escaño en las pasadas elecciones por la lista de Alleanza Verdi Sinistra (AVS).
Más noticias
Palestina
Palestina Desalojan el intento de acampada propalestina de Plaça Catalunya
La Guardia Urbana de Barcelona ha desalojado las tiendas de campaña y ha denunciado y multado a quince personas esta madrugada.
Laboral
Laboral Luxemburgo vuelve a dar la razón a los interinos: la fijeza sin oposiciones es una medida válida
La respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea supone un duro varapalo al Tribunal Supremo, quien en mayo sentenció que rechazaba la fijeza automática para los interinos en abuso de temporalidad.
Cine
Desigualdad en el cine En el cine español siguen mandando los hombres: dirigieron siete de cada diez películas en 2023
Aunque aprecia mejoras en la lucha contra la desigualdad, el informe de 2023 de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) pone de manifiesto que los hombres siguen acaparando los puestos de poder y mayores presupuestos en el cine español.

Recomendadas

Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.
Italia
Historia Cincuenta años de Piazza della Loggia: memoria de una masacre fascista, de Estado y de la OTAN
La masacre de Piazza della Loggia EN 28 de mayo de 1974 se convertirá en un episodio fundamental para entender los años de plomo de la democracia italiana.
Migración
Fronteras En pausa frente al Mediterráneo: cientos de personas migrantes esperan en un hotel de la Costa del Sol
El centro de estancia temporal extraordinario para personas migrantes de Torrox (Málaga), se ha convertido en un ejemplo positivo frente a los intentos fallidos propuestos en otros municipios.