Corrupción
Las patrias en guerra de Pablo Iglesias y Pablo Casado

La auténtica gravedad del caso Villarejo y las cloacas del Estado es que este maniobró contra la ciudadanía en su conjunto para adulterar la competición electoral, fundamento primero de la democracia.

Poco se ha hablado de la confabulación del gobierno del PP y algunos periodistas y policías para destruir a Podemos. O, si se ha hablado, ha sido solo por los mismos. La prensa conservadora ha ignorado sistemáticamente las revelaciones de esta trama y lo mismo han hecho la mayoría de las televisiones y radios generalistas tanto en informativos como en programas de debate político.

Peor aún, muchos medios han seguido sirviendo de altavoces de algunos de los protagonistas destacados de la conspiración tratando de sostener a machamartillo una credibilidad imposible. En los programas mañaneros, a pesar de haberse ya demostrado la falsedad de aquellas acusaciones, todavía de cuando en cuando deslizan que “algo habría”. La presunción de objetividad no se exhibe ni como impostura.

Pero tampoco se rasgaron las vestiduras los medios llamados progresistas. Y aunque informaron del desarrollo de las investigaciones judiciales sobre el complot, esto se hizo sin mucho aspaviento, con una ecuanimidad distante y moderada atención, tal como si el hecho de que el Estado conspirase para la destrucción de una formación política que, al cabo es la expresión de los ciudadanos que la apoyan, fuese un hecho más entre tantos que conforman la parrilla de sucesos. Fueron escasas las voces indignadas o siquiera molestas y abundaron más los silencios. Comentaristas belicosos para otros asuntos no encontraron la ocasión de referirse a los delitos perpetrados por las llamadas “cloacas” en las infinitas oportunidades que les brindaba su columna semanal.

Pablo Iglesias tal vez lo vivía como un escándalo y un ataque gravísimo a la democracia, pero sus quejas les parecían cándidos gimoteos infantiles a entrevistadores que se limitaban a arquear la ceja, mirarlo con condescendencia, cortarle lo antes posible y pasar a otra cosa

Incluso se percibía un cierto hartazgo del tema y ante la insistencia de los representantes de Unidas Podemos en denunciar la conspiración, la actitud de los entrevistadores “de izquierdas” venía a decir: “Que sí, que sí, pero hasta cuándo vas a estar con eso”. Otros, los acusaron cínicamente de “explotar este asunto”. Pablo Iglesias tal vez lo vivía como un escándalo y un ataque gravísimo a la democracia, pero sus quejas les parecían cándidos gimoteos infantiles a entrevistadores que se limitaban a arquear la ceja, mirarlo con condescendencia, cortarle lo antes posible y pasar a otra cosa.

Pero si poco se habló del asunto en general, menos aún se habló de los verdaderos perjudicados por la trama conspirativa. Porque en esta ocasión, a diferencia de otras en que el estado utilizó la guerra sucia, los damnificados no fueron solo personas concretas. Esta vez fue muy distinto: las informaciones falsas acerca de Pablo Iglesias no tenían como fin destruirlo a él —que también— sino intoxicar, engañar y manipular a los millones de personas que entonces, cuando las encuestas auguraban a Podemos más del 25% de los votos, se habían sentido ilusionadas por el nacimiento de esta formación. La auténtica gravedad de esto es que el Estado maniobró contra la ciudadanía en su conjunto para adulterar la competición electoral, fundamento primero de la democracia.

Esto no pareció interesarle mucho a nadie. El Estado consideraba que había peligro cierto de que muchas personas “votasen mal” y había que manipularlas, del modo que fuese necesario, para que “votasen bien”. Pero para todos los medios, tanto progresistas como conservadores, se trataba únicamente de un tema privado que afectaba al honor de Pablo Iglesias como individuo concreto y que podía dirimirse en los juzgados, como tantos otros. Tal cual como si fuese uno más de los líos de demandas y contrademandas que afectan a “los famosos”.

Y así, vimos el verdadero rostro del Estado: no solo traiciona y miente a sus ciudadanos sino que lo hace con una cierta aquiescencia generalizada

Además, la prensa afín a otros partidos competidores en el espectro político de la izquierda, puede que no aprobase la guerra sucia contra Pablo Iglesias, pero no por ello dejaba de beneficiarse. Por eso, ante la insistencia de estos pelmazos de Unidas Podemos, condescendientemente se les recomendaba pasar página de una vez. Y así, vimos el verdadero rostro del Estado: no solo traiciona y miente a sus ciudadanos sino que lo hace con una cierta aquiescencia generalizada. Y es este silencio complaciente lo más tenebroso. Puede ocurrir que políticos, periodistas y policías sin escrúpulos maquinen maldades pero resulta aterrador que el clima general sea de indulgencia ante estas prácticas.

¿Por qué esta silenciosa complacencia? Porque nadie puso en duda que los protagonistas de esa trama eran patriotas; de hecho, se llamaban a sí mismos “la policía patriótica”. Delinquieron, sí, pero por la patria. O, al menos, por una cierta idea de patria que desde hace siglos trata de aniquilar a otras patrias posibles que hoy se siguen enfrentando.

A finales del siglo XIX, Francia se desgarró con el llamado Caso Dreyfus. Hagamos memoria: el ejército francés acusó de espionaje, sin pruebas, a un oficial judío. Tras un proceso amañado, lo condenó a una larga pena de prisión. Fue un caso claro de antisemitismo. La insistencia de la familia en su inocencia y el apoyo de un pequeño grupo de pensadores —a los que entonces se tildó peyorativamente como “intelectuales”— colocó el tema como hegemónico en el debate nacional convirtiéndolo en el eje de algo muchísimo más importante que si una persona concreta había tenido o no un juicio justo. Las revelaciones acerca de las irregularidades del proceso afloraron y oficiales franceses fabricaron a posteriori nuevas y falsas pruebas que fueron igualmente refutadas. Entonces, la prensa conservadora defendió a los falsificadores disculpándolos por cometer “un crimen de amor”. De amor a la patria. Igual que en nuestros días la “policía patriótica” del Partido Popular cometió crímenes de amor.

Lo importante aquí no era la culpabilidad de un oficial sino que se cuestionase al ejército, pilar de la patria imaginada. De hecho, muchos de los que atacaban a Dreyfus no lo hacían porque realmente creyesen en su culpabilidad sino porque defendían que la suerte de un hombre —culpable o inocente, eso no importaba— no podía amenazar la integridad de una nación. Quizá se había cometido una injusticia, sí. Pero peor injusticia era cuestionar los fundamentos de la patria.

De repente otra visión de patria se enfrenta a la suya; una que se sustenta precisamente en los derechos de los que llamamos compatriotas

La controversia partió a la sociedad francesa por la mitad durante décadas. Se filtró en la política, en la prensa y en el cuerpo social dividido en dos, generando un debate colosal que movilizó en uno u otro bando a todo el tejido intelectual. Por cierto, qué contraste con el ominoso silencio, la pobreza argumentativa y la ausencia de principios que padecemos en la actualidad.

Se trataba entonces, como se trata hoy, de dos ideas de patria en colisión.

Los conservadores imaginaban la nación como un árbol que se sostenía sobre las grandes raíces de la tradición, la religión, la historia y los antepasados. El tronco, expandido en grandes ramas, sería la monarquía, los apellidos ilustres y la división jerárquica de privilegios y riqueza. Los demás, los ciudadanos, los súbditos, somos las hojas que vienen y van; que caen y son sustituidas por otras. Pero el grueso tronco de la nación ahí sigue.

Por el contrario, para el sector dreyfusiano, la verdad, la justicia y los llamados valores universales eran el fundamento de la convivencia y de la nación. Y la razón de Estado jamás podía justificar atentar contra los derechos de una persona sin socavar toda la organización moral. Una nación, en suma, no puede fundamentarse sobre la negación de la justicia y la mentira pública.

Estas dos patrias llevan decenios enfrentándose pero hoy se muestran más nítidas que nunca. Quizá tradicionalmente la izquierda era más partidaria de defender estos valores universales: la justicia, la equidad, la igualdad, de una forma más abstracta, sin vincularlos con la construcción de la patria. Pero esto ha cambiado con la irrupción de Unidas Podemos que, de forma permanente, apela a esa construcción de la nación fundamentada en los valores que nos convierten en ciudadanos iguales, libres, y, sobre todo, capaces de tener una existencia digna de ser vivida.

De repente otra visión de patria se enfrenta a la suya; una que se sustenta precisamente en los derechos de los que llamamos compatriotas. La patria que aplaude a sus sanitarios se contrapone a la que cloquea en esas chabacanas manifestaciones de los barrios ricos

Esta idea en la que particularmente se afana con denuedo Pablo Iglesias (y quizá lo dejemos demasiado solo) supone una cierta renovación del pensamiento de izquierdas que le disputa por fin el contenido de la palabra “patria” a la derecha ultra y la ultraderecha que hasta ahora se lo habían enseñoreado. De ahí su rabia.

De repente otra visión de patria se enfrenta a la suya; una que se sustenta precisamente en los derechos de los que llamamos compatriotas. La patria que aplaude a sus sanitarios se contrapone a la que cloquea en esas chabacanas manifestaciones de los barrios ricos. Un poema de Carol Bret dice que la palabra “patria” produce vergüenza ajena, pero no así “compatriota”, porque “un compatriota puede ser cualquiera”.

Sospecho que esa es la batalla principal de nuestros días y que de la resolución de esta tensión, que se percibe diáfana en cada intervención parlamentaria, dependerá en gran medida el futuro de nuestro país. Nuestro país: quizá haya que empezar a usar más esta expresión para no regalárselo a los otros. Y no solo eso. No permanecer en silencio ante los crímenes “patrióticos”, como en el caso de la guerra sucia contra Podemos. Lo que realmente debería provocar escándalo es el poco escándalo que provocó. Lo que debería producirnos miedo es el escaso miedo que produjo. Con qué naturalidad se aceptó.

En aquella Francia, frente a los que enarbolaban el racismo, Julien Benda escribió que había, en efecto, “dos razas morales”: los que se sienten obligados a pronunciarse desde los valores de justicia y verdad contra la barbarie y “los otros”.

Nuestra patria acoge a cualquiera. A todos los “cualquiera”. La suya es ese árbol del que solo ellos son parte imprescindible. La suya es una patria que no vacila en fumigar con el veneno de la mentira si considera que algunos brotes están infectados. O peor aún, en arrancarnos y quemarnos como matojos. Franco, que participaba de esa misma idea de patria, podó la mitad del árbol asesinando a las cientos de miles de personas que él veía como ramaje enfermo. Periódicamente, piensan, viene bien una buena poda. Eso somos para ellos, hojitas que se lleva el viento o que se pudren en el suelo haciendo mantillo.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

PNV
Opinión Más allá de la corrupción
Lo que parece perturbar al PNV es la posibilidad de que se establezca un sistema que priorice los derechos y el bienestar de la ciudadanía sobre sus intereses partidistas y clientelares
Galicia
Redes clientelares Todas las veces que la Xunta de Feijóo contrató a sus familiares y a los de otros altos cargos
Mientras Sánchez reflexiona sobre su dimisión tras el ‘lawfare’ contra su mujer, el líder del PP ha prometido que no consentiría a su pareja contratar con un Gobierno del que él formase parte, pero sí lo permitió con su hermana, su prima y su cuñado.
Análisis
Análisis Del ‘PfizerGate’ al ‘PieperGate’: Von der Leyen, el enchufismo y el poder del dinero
A sesenta días de las elecciones europeas, la candidata del PPE para ser reelegida Presidenta de la Comisión Europea enfrenta dos nuevos escándalos por presunta corrupción.
#62714
8/6/2020 13:54

Malditas sean todas las patrias porque nacen de la idea de que la tierra pertenece a un pueblo, los pájaros se cagarán en todas vuestras patrias cuando la historia humana termine, que terminará

2
0
#62707
8/6/2020 11:33

Qué la lucha por el significado de "patria" es nuevo en la izquierda? Es que nadie se acuerda cuando la socialdemocracia alemana voto a favor de la primera guerra mundial por sentido "patriotico"? Los desastrosos resultados aún los vemos hoy. Meteros vuestras patrias donde os quepan.

0
0
#62696
8/6/2020 10:09

Siento vergüenza de los medio y perioditas, de este país, que han machacado a Podemos y en particular a Pablo, es vergonzoso que impidan avanzar a España y sigamos en manos de los poderes facticos, sean militares empresariales, religiosos y de políticos míserables, que sólo sirven sus intereses!!

3
0
#62515
5/6/2020 9:47

La guerra contra Podemos no tiene límites, lo siguen intentando

14
0
#62513
5/6/2020 9:31

Otra visión de patria.?, pero si no han dicho nada, ahora que están en el gobierno, sobre la corrupción de la casa real, de los 100 millones de monarca . Por no hablar de su abstención en la votación de la ley que permite cerrar direcciones web sin orden judicial....están para legitimar el régimen.

9
9
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.