Crisis climática
‘Unidos por la ciencia 2022’, nuevo informe sobre cambio climático

El último informe de la Organización Meteorológica Mundial advierte de que en los próximos cinco años hay un 98% de probabilidades de que uno de los años supere el máximo absoluto de temperatura. También que hay un 48% de que la media de los cinco años supere los 1,5°C.
India calor NASA
Foto de Sandeep Swarnkar/Unsplash
20 sep 2022 09:39

En el año en el que las inundaciones afectaron a 33 millones de personas en Pakistán y dejó seco el río Rin en Alemania, la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas  en inglés) ha emitido un nuevo informe sobre cambio climático, titulado Unidos por la Ciencia. Según este, tras el descenso de emisiones en 2020, debido a los confinamientos por el covid, hemos retomado los niveles y actualmente superamos los de emisión previos a la pandemia. Como consecuencia, la temperatura media del planeta seguirá aumentando.

En el informe previo de la WMO ya se decía que el período del 2015 al 2021 había sido el más caliente desde que hay registros, pero v

Me quiero detener en esta última posibilidad porque es un titular verdaderamente alarmante: 1,5°C es el umbral que marcaban las organizaciones ecologistas como aumento máximo para la temperatura media manteniendo los ecosistemas funcionales en el Acuerdo de París. Finalmente, en el texto del mismo se formuló el objetivo del acuerdo a un nivel de 2°C, “haciendo todos los esfuerzos para mantenernos por debajo de 1,5°C”. Actualmente estamos en torno a 1,1°C y hay una posibilidad de que la media de los próximos cinco años sea 1,5°C. Partiendo de 1,1 para que la media sea esa, los últimos años tendríamos que estar ya rozando los 2°C. A estas temperaturas ecosistemas completos empezarán su transformación o colapso.

En el informe se incluye una infografía que ilustra los flujos de carbono en el ecosistema global de la tierra. Creo que puede ser interesante explicarlo brevemente

Global Carbon Network
Gráfico extraído el informe Unidos por la Ciencia 2022 realizado por Global Carbon Network

Este año, debido a la quema de combustibles fósiles, se han emitido 35 gigatoneladas de CO2 equivalente (Gt CO2). Se dice “equivalente” porque hay también otros gases de efecto invernadero, como el metano CH4 y muchos otros. Se calcula cuanto efecto tienen respecto al dióxido de carbono y se contabiliza como las toneladas de carbono a las que equivalen.

Los cambios de uso del suelo, por ejemplo, durante la quema emiten CO2 y NO2, y metano por putrefacción de la biomasa que se corta. Así se emiten otras 4 Gt.

El conjunto de la biosfera fijó 11 Gt de CO2 equivalente. Ese carbono se retiene en la vegetación y en los suelos. Este es el nivel al que sería sostenible emitir. Lo que tendríamos que hacer es pasar unos años emitiendo por debajo de 11 para poder extraer carbono del sistema y empezar a revertir el cambio climático.

El permafrost acumula tanto carbono como el conjunto de todos los demás suelos del planeta. El permafrost es el suelo helado que se encuentra en todo el hemisferio norte: en Rusia, el norte de Europa, Alaska, Canadá y Groenlandia. Tiene la particularidad de que se mantiene helado a una profundidad de 15 centímetros y gracias a esto retiene una cantidad enorme de gases y materia orgánica. Si la temperatura aumentase hasta el punto en que el permafrost se descongelase estos gases se liberarían. Muchos autores sitúan este umbral en los 2°C.

El océano fijó 10 Gt, casi igual que el conjunto de la biosfera. Este carbono no se debe a las algas del mar, sino a la disolución del CO2 en el agua. En efecto, el CO2 es soluble en agua y genera ácido carbónico. Por eso gran parte del CO2 atmosférico es absorbido por el mar y acumulado en forma de ácido carbónico, provocando la acidificación del mar, que es la otra espada de Damocles del cambio climático: ¿hasta cuándo aguantarán los ecosistemas marinos la acidificación? El mar actúa como un ralentizador de los cambios climáticos, y acumula una enorme cantidad de carbono.

El informe hace un llamamiento hacia actuaciones inmediatas y ambiciosas; sin ellas, “los impactos físicos y socioeconómicos del cambio climático serán devastadores”. Podemos hacer dos grandes categorías dentro de esto: los desastres naturales y los servicios ambientales.

Generalmente hablar de cambio climático nos lleva a hablar de tifones y sequías, pero la pérdida de servicios ambientales puede ser mucho más decisiva para nuestro futuro. En efecto, la agricultura, incluyendo los cultivos, la ganadería, la acuicultura, la pesca y los bosques, es el sector que más personas emplea en el mundo (unos 3.000 millones), el mayor sector económico en muchos países y, además, es la fuente principal de alimentos y de ingresos de aquellos que viven en pobreza extrema. Según la FAO, la agricultura familiar representa a 500 millones (un 88%) de los 570 millones de explotaciones agrícolas del mundo y genera aproximadamente el 80% de los alimentos del mundo. Todo este sector está absolutamente condicionado por los servicios ambientales: tierra fértil, agua disponible, aire puro, clima propicio.

Estos mismos servicios ambientales son los que permiten la propia existencia de los ecosistemas: la polinización por insectos, la fijación de nitrógeno en el suelo por bacterias, su retención por las raíces facilitando que se genere una capa fértil, la limpieza del agua que hacen todos los bivalvos… Si el cambio climático provoca la desaparición de un eslabón de esta cadena y no hay otro organismo que lleve a cabo esa función ambiental, todo el sistema puede colapsar o reducirse. Ésta es para mí la principal amenaza del cambio climático.

Es un hecho que estos efectos no son muy perceptibles para la población urbanita y adinerada. Nuestro estilo de vida nos puede llevar a pensar en que ya no dependemos de la naturaleza, cosa que un agricultor africano o un pescador filipino jamás pensaría. Se promueven así falsas soluciones basadas en la tecnología: una agricultura de invernadero basada en agroquímicos, impresión de proteína animal para hacer hamburguesas sintéticas, o el despliegue de miles de espejos en la órbita terrestre para reducir la radiación solar. ¿Es este el mundo que queremos?, ¿es siquiera una solución realista?

Hay soluciones de todo tipo, las basadas en geoingeniería son para mí las más alocadas, pero dentro de las realistas, las soluciones no son sencillas tampoco, y muchos campos se sitúan en una zona gris en la que hay que tener en cuenta muchos factores y alternativas. Uno de ellos es el futuro de la energía nuclear, que cada vez gana más partidarios entre los ecologistas. Otro es el de las semillas mejoradas. Otro es el límite de la soberanía para llevar a cabo políticas destructivas o ecocidas… La lista es larga y el debate intenso.

A mí me ayuda encontrar una serie de fundamentos en los que apoyarme a la hora de formar una opinión o gestionar el vértigo: la primera es informarme bien y pensar que efectivamente la historia de la vida en la Tierra está plagada de momentos de trágica transformación y la vida se ha recuperado y vuelto a florecer. En la extinción del Pérmico desaparecieron el 98% de todas las especies y aquí estamos. La segunda es que no hay tiempo que perder y por tanto no hay que entrar en debate con negacionistas. En muchas ocasiones han tenido el interés de generar duda o retrasar las negociaciones climáticas. La tercera y última es que hay que estar dispuesto a aprender y cambiar de postura, ningún debate tiene sentido si no es así, y en esto nos jugamos mucho.

Arquivado en: Crisis climática
Sobre o blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas as entradas

Relacionadas

Crisis climática
Procrastinacion climática
La crisis climática no admite la procrastinación: cuanto más se tarde a actuar, más difícil será conseguir los objetivos.
Opinión
Activismo climático: el valor táctico de unir la calle con los procesos legislativos
Las protestas climáticas convergen con los procesos de incidencia política cuando estos logran convertirse en una representación del cambio de sistema que reclaman aquellas. Son estos símbolos de cambio sistémico los que hay que identificar a través de un mayor diálogo entre diversos actores sociales.
La vida y ya
Unirnos al baile
El mundo se ha puesto difícil para las chicas de 18 años que, como ella, conocen los datos científicos sobre la crisis climática y saben lo que significa la palabra injusticia.
Sobre o blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas as entradas

Destacadas

Italia
Elecciones generales Los herederos del fascismo obtienen el 26,2% del voto y podrán gobernar en Italia
Giorgia Meloni, de Fratelli d'Italia, obtiene uno de cada cuatro votos y contará con el apoyo externo de la coalición que completan Matteo Salvini y Silvio Berlusconi.
Gas natural
Gas natural licuado, la solución energética para Europa que pone al mundo al límite
Casi el 70% del gas que se consume en la UE viene a través de gasoductos, y el resto viene del gas natural licuado. Ante el peligro del cierre del grifo desde Moscú, Europa lleva meses intentando incrementar el volumen de gas natural licuado que compra desde el extranjero.
Opinión
Los huevos de la serpiente
La victoria de Fratelli d'Italia supone una amenaza para todos los pueblos europeos.
Monarquía
La despedida de Isabel II, un show que refuerza a las monarquías
El funeral de la reina ofrece un balón de oxígeno al resto de monarquías occidentales, entre ellas la española. Un extremadamente largo velatorio para justificar y reforzar la anomalía histórica de su institución.
Opinión
En diálogo con el movimiento socialista: tesis para la organización que viene
Dentro del contexto del debate organizativo en curso —donde están entrando en diálogo posiciones autónomas y socialistas— este texto se busca ahondar en algunos puntos ya puestos sobre la mesa y rescatar otros tantos que quizás no se han tratado con la suficiente profundidad. Se enuncia desde lugares autónomos, mas no se toman estos como casillas inamovibles. El deseo es que circule y pueda abrir ventanas interesantes dentro de la actual y nutrida discusión.
Migración
Migraciones Marlaska, Melilla y la violencia en la frontera sur
La continuidad del ministro de Interior tras los hechos del pasado 24 de junio normaliza la impunidad ante las muertes en la frontera.

Últimas

Literatura
Juan Pinilla “La biografía de Saramago es la de los donnadies y los desheredados”
El investigador y cantaor Juan Pinilla publica con la editorial Atrapasueños el libro ‘Saramago. El Nobel de lo imposible’, un laborioso y profundo estudio sobre el escritor portugués que llega a las librerías en pleno centenario de su nacimiento.
Opinión
Vuelva usted mañana: la enfermedad crónica de la administración en la era digital
A la e-administración le queda mucho camino por recorrer: sigue siendo poco más que una fantasiosa quimera, una distante utopía con la que los usuarios más críticos no dejan de soñar.
Chile
A Fronteira Insistirmos, persistirmos, resistirmos
O rexeitamento en Chile exixe unha lectura que se afaste das antinomías tradicionais e atenda unha memoria americana común.
Migración
Migración València se manifiesta por tercera ocasión para exigir justicia por la Masacre de Melilla
El movimiento antirracista de València se concentra una vez más para exigir una investigación independiente y protección para las supervivientes en espera de juicio en Marruecos.
El Salto Radio
Que No Te Lo Cuenten De ecología y humanidad
VV.AA.
Nueva edición del noticiero quincenal de El Salto
Antifascismo
Antirracismo El mundialito que resiste a la metrópoli
El Mundialito mixto antirracista de Bilbao cumplió su sexta edición, mientras que en Iruñea preparan su estreno.

Recomendadas

Fascismo
Las elecciones en Italia como espejo en el que mirarse
Recordar los desmadres de Berlusconi o la base social del fascismo histórico puede parecer un ejercicio infructuoso, pero lo cierto es que permite abordar la cuestión aportando la perspectiva de la memoria. Y tal vez la memoria sea lo único que nos pueda salvar.
Extrema derecha
Italia, año cero
A las crisis cíclicas y de difícil explicación hasta para la propia ciudadanía italiana, se suman los formateos políticos que el sistema sufre en cada elección desde hace más de una década.
Elecciones
Elecciones 2023 Las municipales y Sumar, el nuevo órdago de Podemos
El partido a la izquierda del PSOE que cambió la historia de la política moderna de España sigue buscando su rumbo tras la era Iglesias. Las autonómicas y municipales de mayo próximo ya están sobre la mesa y está por verse cómo será la relación con IU y con los de Yolanda Díaz. La marca electoral de los morados, en el ojo del huracán.
La vida y ya
Principio de reciprocidad
¿Cuándo olvidamos el principio de reciprocidad, ese que dice que si cojo frutos devuelvo semillas?
Literatura
Literatura Alejandra Pizarnik, de la A a la Z
Hace 50 años que se echa de menos la voz de la poeta única, singularísima, que fue Alejandra Pizarnik. Nació en Buenos Aires, en 1936, en una familia de inmigrantes y desde muy niña sus pasiones fueron leer, escribir, escandalizar un poco... Comenzó estudios de Filosofía y Letras que no acabó, tomó clases de pintura, leyó desaforadamente, viajó, volvió… y siempre escribió poesía, narraciones y diarios de donde se han extraído la mayor parte de las entradas de este diccionario, que intenta recomponer algunos fragmentos de ese puzle llamado Alejandra Pizarnik.
Represión
Miles de personas se concentran en Madrid en apoyo a las sindicalistas de la Pastelería Suiza condenadas a prisión
La manifestación convocada por el sindicato CNT ha reunido en la capital a alrededor de 10.000 personas con el objetivo de “denunciar la criminalización de la acción sindical” y exigir la “inmediata absolución” de las seis sindicalistas condenadas a prisión en la Pastelería Suiza de Xixón.
Migración
Surge en València el Movimiento Fuerza Migrante para motivar el voto
El Movimiento Fuerza Migrante (MFM) se ha presentado recientemente en la ciudad de València con el objetivo claro de movilizar el voto migrante y organizarse de cara a los comicios del 2023.