Túnez
La victoria del “outsider” Kais Said devuelve la esperanza a los tunecinos

Con la aplastante victoria de Kais Said en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del domingo la ciudadanía ha optado por un estrepitoso voto de castigo a la clase política que ha gobernado el país en el período post-revolucionario.

Kais Said
Kais Said, ganador de las elecciones presidenciales en Túnez. (Captura de pantalla)
Túnez
16 oct 2019 06:00

Casi nueve años después de sorprender al mundo derrocando de forma pacífica al cruel dictador Ben Ali, los tunecinos han emprendido otra revolución. Pero esta vez no lo han hecho a través de manifestaciones y huelgas, sino de las urnas. En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del domingo, como ya hizo en las legislativas de la semana anterior, la ciudadanía ha optado por un estrepitoso voto de castigo a la clase política que ha gobernado el país en el período post-revolucionario. La aplastante victoria de Kais Said, un jurista independiente de 61 años sin experiencia política, ha devuelto la esperanza que suscitó la Revolución de 2011 a una sociedad hastiada por la corrupción y las luchas intestinas de los partidos políticos.

En la misma Avenida Bourguiba que fue un escenario central de aquella revuelta, varios miles de seguidores de Said se congregaron el domingo por la noche sin esperar el anuncio de los resultados oficiales. Los sondeos a pie de urna le otorgaban ya una victoria incontestable que el día siguiente confirmaría la Junta Electoral: 72,7% de los sufragios, frente a 27,3% para su adversario, Nabil Karoui, cofundador de la cadena de televisión de mayor audiencia. Para entender la trascendencia del resultado, a este dato se debe añadir el de la participación: casi cuatro millones de ciudadanos acudieron a las urnas, un hito solo conseguido por las primeras elecciones libres de 2011. Luego, a medida que progresaba la transición, el desencanto se fue apoderando de la población.

Casi cuatro millones de ciudadanos acudieron a las urnas, un hito solo conseguido por las primeras elecciones libres de 2011

La multitud, la mayoría jóvenes, encendió bengalas, lanzó petardos, cantó el himno nacional y gritó eslóganes en favor de la liberación de Palestina. El ambiente recordaba el de las victorias del Esperance, el principal club de fútbol de la capital. Y es que la juventud, tradicionalmente abstencionista, ha sido la clave del éxito de Said: casi un 90% de los menores de 35 años votaron por él. En esta franja de edad, la participación fue del 45%, mientras en las legislativas apenas superó el 10%. “Lo he votado porque espero que con él se podrán realizar las demandas insatisfechas de la Revolución y hará que se aplique la ley a todos por igual”, decía Beshir, un funcionario eufórico que sostenía a su hija pequeña sobre sus hombros.

Un presidente heterodoxo


Kais Said es probablemente el político más heterodoxo de los que ha aupado la ola anti-establishment que azota las democracias del mundo entero: no tiene página de Facebook en un país en el que esta red social constituye el principal canal de comunicación; se expresa en un árabe clásico ampuloso, lejos del árabe dialectal que utiliza la población; no tiene partido, ni ha hecho un solo mitin durante la campaña. Y quizás ahí radique la explicación de su abrumadora victoria: su perfil es el más alejado posible al del político clásico. La sede de su campaña es toda una metáfora de su austera personalidad: un local humilde gestionado por un puñado de voluntarios, de muros pulcros, desnudos de cualquier decoración y con un mobiliario que se reduce a varias mesas y sillas de plástico.

“La mayoría de gente que ha votado a Said lo ha hecho porque encarna una promesa de renovación, más que por su programa político concreto”, sostiene el analista Zied Krishen. La ideología de este profesor de Derecho Constitucional, que se hizo célebre como analista político en los platós televisivos, desafía las etiquetas habituales. A la vez que defiende un consevadurismo social —niega la paridad de género en la herencia—, propone una reforma radical del sistema político basado en la descentralización y la democracia directa. Su “política económica” es también original: que sean los jóvenes quienes desarrollen los programas de desarrollo para cada localidad.

En parte, el triunfo de Said se explica por los deméritos de su adversario. En muchos aspectos, ambos aspirantes representan perfiles antitéticos. Nabil Karoui es un ambicioso empresario que pertenecía a Nidá Tunis, el partido que gobernó el país durante los últimos cinco años, si bien nunca ocupó ningún cargo público. En mayo, creó Qalb Tunis, un nuevo partido de corte populista. Sus detractores le colgaron el apodo de “mafioso”, pues está procesado por evasión fiscal y lavado de dinero. De hecho, Karoui fue liberado tan solo tres días antes del cierre de la campaña y después de haber pasado 46 días en prisión preventiva. Según algunos analistas, los comicios del domingo se pueden interpretar como un “referéndum sobre la corrupción”.

La difícil formación de un nuevo Gobierno


En un país que se vio sumido en un peligroso proceso de polarización entre islamistas y laicos en 2012, Said ha logrado la difícil tarea de unificar el país. La dimensión de su triunfo demuestra que la estrategia de su adversario y parte de la prensa de calificarlo de “ultraconservador” o “salafista” no caló en un electorado que ha apostado por superar viejas divisiones. El presidente electo accederá al Palacio de Cartago habiendo atesorado un enorme capital político, y por tanto, también una enorme responsabilidad que no encaja bien con las limitadas prerrogativas que le otorga la Constitución democrática de 2014. Más que imponer su visión, Said deberá erigirse como un líder moral y colaborar con el Parlamento. Pero no será fácil.
Las elecciones legislativas del 6 de octubre trazaron un Parlamento altamente fragmentado, sin que se divise una clara mayoría de Gobierno, lo que podría llevar a una repetición de los comicios
Las elecciones legislativas del 6 de octubre trazaron un Parlamento altamente fragmentado, sin que se divise una clara mayoría de Gobierno, lo que podría llevar a una repetición de los comicios. De acuerdo con la Carta Magna, corresponde al partido ganador, los islamistas moderados de Ennahda, la formación del nuevo Ejecutivo. Sus líderes ya han rechazado una alianza con Qalb Tunis, la segunda fuerza más votada, al considerarla “sospechosa de corrupción”, y optan por acercarse a las “fuerzas revolucionarias”. Sin embargo, bajo esa etiqueta conviven sensibilidades muy distintas, desde la Coalición de la Dignidad, cercana a sensibilidades salafistas, a los social-demòcratas del Tayyar Democraty, o los nacionalistas árabes del Movimiento del Pueblo. Estas dos últimas fuerzas, que han registrado un fuerte crecimiento, se han convertido en los nuevos referentes de la izquierda tunecina después del batacazo del Frente Popular, que prácticamente desparece de la cámara.A todos ellos, presidente y diputados, corresponderá el difícil reto de satisfacer las renovadas expectativas de la población. La elevada participación o el récord histórico de audiencia que batió el cara a cara entre Said y Karoui —más de la mitad del país se sentó frente a la pantalla— sugieren que los tunecinos han querido otorgar una nueva oportunidad al sistema democrático. Pero si durante los próximos cinco años, la nueva clase política no consigue moralizar la vida pública, reducir el desempleo y la inflación, o las hirientes desigualdades entre regiones, los tunecinos podrían sucumbir a la tentación del autoritarismo militar, poniendo fin al único experimento democrático de los iniciados tras las llamadas “Primaveras árabes” que todavía se mantiene en pie.
Arquivado en: Túnez Túnez
Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Racismo
Migración Túnez, de esperanza democrática a ejemplo de “racismo de Estado”
La escalada racista alentada por el presidente Said constituye un intento de ocultar la profunda crisis económica e institucional que vive el país. Organizaciones y activistas tunecinos se articulan para dar apoyo a las personas subsaharianas.
Migración
Pacto europeo de migración y asilo Meloni marca la agenda política migratoria de la UE
La firma de un acuerdo sobre migración con Túnez y la organización de la Conferencia Internacional de Migraciones y Desarrollo son dos de los hitos de una apuesta que habla de crisis y urgencia para legitimar violaciones de los derechos humanos.
Actualidad africana
Actualidad africana El cambio tendrá que esperar
Las últimas elecciones en Nigeria no han cumplido con la expectativa de renovación. Algo parecido ocurre con la revisión de las alianzas internacionales en el continente.
#41545
18/10/2019 0:28

Algunos articulos que se escriben aqui son vergonzosos. Como cuando apoyaron desde aqui a AMLO a la vez que se le apoyaba abiertamente desde "El Pais". Han hablado de la primavera arabe muchas veces en El Salto, y un dia mas vuelven a decir que siel pueblo tunecino derroco a Ben Alí etc etc. El pueblo Tunecino no derrocó a nadie como ningun pueblo ha derrocado a nadie ultimamente. Aqui explica este general muy claro en 2 minutos lo que todo el mundo sabe y los medios quieren ignorar.:
https://www.youtube.com/watch?v=2VkwiY2nuUE

0
0
#41375
16/10/2019 19:22

Ese es más facha que Abascal, tiempo...

2
0
#41410
16/10/2019 23:25

Mpsolini era un facha, Abascal y Salvini son mercenarios, solo buscan el poder para beneficiarse económicamente y tener mejores comodidades.

1
0
Ahmed
16/10/2019 18:18

En estos países no hay esperanza algún a, los y nunca habra nada, son todos corruptos, se harán con el poder para beneficio propio seguirá igual o peor.

2
1
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Sumar
Propuesta de Sumar España es uno de los siete países de la Unión Europea sin prestaciones universales para la crianza
Todos los países del norte y el centro de la Europa de los 27 tienen ayudas para la crianza, que van desde los casi 50 euros mensuales en Eslovaquia, Letonia y Bulgaria a la 'Kindergeld' de Alemania (250 euros) y los 373 euros de los Países Bajos.
Investigación
Investigación Un cargo de Sumar levou seis millóns para xestionar unha residencia pública cunha empresa con cinco días de antigüidade
Unha das persoas clave de Yolanda Díaz en Galiza, Iván Olmos, recibiu da súa nai a concesión tras gañar un concurso millonario do Concello de Verín (PSOE) ao que só se presentou ela para xestionar un centro de día durante 15 anos.
Genocidio
Genocidio La Unión Europea convocará a Israel para evaluar el acuerdo preferencial por la violación de derechos humanos
El Consejo de la Unión Europea envía una señal de advertencia al régimen de Netanyahu después de que la Corte Internacional de Justicia pidiera el fin inmediato de la campaña de exterminio en Rafah.
Sidecar
Sidecar Nación favorecida: anatomía del vínculo anglo-estadounidense
El lento crecimiento económico de la economía británica registrado desde 2008 contrasta con el vertiginoso aumento de los beneficios obtenidos en el país por las empresas tecnológicas estadounidenses.

Últimas

AGANTRO
Antropoloxía Progreso ou diversidade: desafíos no coidado dos bens comunais
Unha mirada biopolítica sobre o impacto das asimetrías no desenvolvemento de tecnoloxías emerxentes para as diferentes formas de vida no planeta.
Ocupación israelí
Genocidio en Gaza Israel desobedece a la CIJ y provoca una nueva masacre en un campo de refugiados de Gaza
Tres días después de que la Corte Internacional de Justicia ordenase a Tel Aviv detener los ataques, el ejército de Israel bombardea una “zona humanitaria” y asesina al menos a 50 palestinos.
Memoria histórica
Laura Muñoz Encinar “La arqueología es un escenario para discutir temas conflictivos en la memoria colectiva”
Laura Muñoz Encinar, arqueóloga forense y antropóloga, dirige ‘Des-Alambrar’, un proyecto pionero que investiga los campos de concentración franquistas a través del estudio arqueológico y las huellas que quedan de su pasado.
Fútbol
Bilbao El buen fútbol: el que gana y sana
53.479 aficionadas abarrotaron San Mamés. Lejos quedan los 1.200 aficionados que acudieron a la primera final europea que el equipo jugó o los documentales que prefería emitir la televisión antes que retransmitir un partido del equipo femenino.
Sphera
Elecciones europeas Vídeo: ¿Qué nos jugamos en materia económica en las próximas elecciones europeas?
Alcanzar esa soberanía y dependencia europea o límites a la deuda a través de deudas fiscales. Estos son algunos de los temas que se deciden en las elecciones europeas que se celebran en junio.
Más noticias
El Salto Radio
El Salto Radio Mil razones para jugar
En el Día Mundial del Juego exploramos la importancia de continuar siendo niños en la edad adulta y os proponemos una pequeña guía temática
Antifascismo
Represión Familiares de los seis de Zaragoza exigen el indulto ante la vicepresidenta Yolanda Díaz
Cuando los cuatro jóvenes antifascistas con condenas de cárcel ya han entrado en prisión, desde la Plataforma Libertad 6 de Zaragoza son recibidos por Díaz y representantes de Sumar, quienes se comprometen a dar visibilidad al caso.
Tribuna
Tribuna No es suficiente (la CRUE ante el genocidio)
No quedan universidades en Gaza y va quedando menos credibilidad académica en las instituciones que no se atreven a posicionarse más que emitiendo tibios comunicados llenos de ambivalencia y paternalismo.
Genocidio
Genocidio palestino Las organizaciones humanitarias llaman a declarar oficialmente la hambruna en Gaza
Hamás ha lanzado cohetes de largo alcance sobre Tel Aviv, algo que no realizaba desde hace cuatro meses, sin que se hayan registrado bajas. El ejército israelí ha asesinado a 81 personas solo este sábado en Rafah y otras zonas de la Franja.

Recomendadas

Inteligencia artificial
Inteligencia artificial IA y crisis climática: las grandes tecnológicas escogen España para instalar sus gigantescos centros de datos
El boom de la IA ha disparado las necesidades de computación de los centros de datos y su consumo de agua. Las grandes tecnológicas buscan nuevas regiones para instalarlos. España entre ellos.
Unión Europea
Fronteras La ultraderecha prepara su asalto al Parlamento Europeo capitalizando el discurso antiinmigración
Las encuestan apuntan a una mayor representación en la Eurocámara de los dos espacios políticos de extrema derecha, mientras los países que demandan un endurecimiento del Pacto de Migración y Asilo son mayoría.
Albania
Turistificación La otra cara de la Riviera Albanesa
La apuesta del Gobierno albanés de poner el futuro económico en manos del sector turístico está llevando a una masificación del sector que se traduce en la degradación del medio ambiente y un fuerte encarecimiento de la vivienda.
Memoria histórica
Eduardo Pérez “Quería recordar a las mejores generaciones que han pasado por España”
El periodista Eduardo Pérez, colaborador habitual de El Salto, firma ‘Contigo empezó todo’ un libro que rescata 30 momentos estelares de la otra historia de España, olvidada, silenciada y vilipendiada por el relato oficial.