Universidad
Asociaciones estudiantiles de la Universidad Carlos III estallan contra el nuevo protocolo de comunicación

La respuesta se ha materializado esta mañana en un comunicado unitario en el que la Asamblea de Estudiantes del centro ha expresado su total rechazo ante el contenido del escrito que “oficializa la censura en el tejido estudiantil”. Este órgano denuncia la presencia de medidas altamente represivas y restrictivas como la prohibición de la firma UC3M en las comunicaciones oficiales de las asociaciones por redes sociales.
Estudiantes Universidad Carlos III
Aspecto de una clase en la Universidad Carlos II de Madrid
5 dic 2023 12:07

Desde que terminó la pandemia y las clases en la universidad volvieron a la normalidad, muchos colectivos estudiantiles de Madrid han pasado los últimos años haciendo frente a una represión constante y sin precedentes de su actividad asociativa en la región por parte de sus respectivos centros docentes. El ejemplo más ilustrativo de este triste fenómeno de la Comunidad de Madrid lo hemos podido encontrar estos últimos días en la Universidad Carlos III de Madrid, cuyo vicerrectorado emitió el pasado 23 de noviembre un nuevo protocolo de comunicación dirigido a las asociaciones universitarias y el cual ha sido objeto de no pocas críticas por su restrictivo contenido.

Las asociaciones estudiantiles exponen que el documento “instaura un sistema de verdadera censura” y “afecta a la autonomía e independencia de la actividad asociativa a la hora de llevar reivindicaciones políticas al ámbito universitario”

Desde la Asamblea de Estudiantes de la universidad, órgano asambleario e independiente de representación de las distintas asociaciones que conforman la UC3M, exponen que tal documento “ instaura un sistema de verdadera censura” y “afecta a la autonomía e independencia de la actividad asociativa a la hora de llevar reivindicaciones políticas al ámbito universitario ”. El escrito obliga, entre otras cuestiones, a disociar públicamente toda actividad de las asociaciones universitarias de la institución de la que forman parte, por ejemplo, prohibiendo que aparezca el sello o identidad corporativa de la universidad en carteles o comunicaciones de los colectivos en redes sociales.

“Consideramos esta medida como un intento de desligar la organización estudiantil del contexto propio de la universidad en la que se desarrolla, invisibilizando a un tejido asociativo ya muy debilitado” explica Kike Bendito, miembro de la asociación universitaria La Deriva, firmante del comunicado colectivo. Otro punto de enorme conflicto ha sido la obligatoriedad de solicitar con 10 días de antelación la difusión de cualquier acto que vaya a llevarse a cabo en la universidad, si bien estos plazos son prácticamente imposibles de cumplir especialmente en lo que se refiere a las asociaciones más pequeñas al tiempo que impide la organización de actos espontáneos surgidos de una coyuntura concreta.

“Las asociaciones tienen que ser críticas y no tienen por qué pensar ni defender lo mismo que la universidad”, expone un estudiante y activista de la Carlos III

El protocolo establece asimismo en su cuarto apartado que “los contenidos que se emiten desde las comunicaciones de las asociaciones deben ser coherentes con los principios constitucionales, de servicio público, calidad de la información, transparencia, lealtad institucional”: Esta última orden de “lealtad institucional” es considerada especialmente peligrosa y delicada no solo porque afecta de forma evidente a la autonomía ideológica de los colectivos que conviven en la universidad sino que abre la veda a que la propia institución pueda eliminar arbitrariamente y a su antojo publicaciones de colectivos cuando sus contenidos resulten demasiado críticos con cualquier gestión de la universidad. De este modo, muchos resaltan que se trata de un aspecto verdaderamente criticado porque, tal como expone con preocupación un estudiante y activista de la Carlos III, “las asociaciones tienen que ser críticas y no tienen por qué pensar ni defender lo mismo que la universidad”.

Acción por Palestina Abrir Brecha
Estudiantes durante la acción en apoyo a Palestina el pasado 30 de noviembre. Foto: X @abrirbrechauc3m

Pero esta nueva y polémica política institucional no nace de manera fortuita de la noche a la mañana. Ni siquiera ha sido una sorpresa para la mayoría de quienes componen la Asamblea de Estudiantes: El lanzamiento del escrito oficial puede considerarse como una suerte de respuesta represiva ante las últimas movilizaciones organizadas por algunas asociaciones especialmente críticas con la gestión de la UC3M en Getafe. El punto de inflexión fue la campaña en solidaridad con Palestina que llevó a cabo Abrir Brecha, asociación juvenil anticapitalista y ecosocialista con presencia tanto dentro como fuera de la universidad. En dicha campaña que sacudió la universidad bajo el lema ‘ UC3M patrocina el genocidio palestino’, los estudiantes comenzaron a señalar los vínculos que todavía mantiene la Carlos III con el estado sionista a través de convenios con universidades israelíes que participan en programas militares de Israel, entre ellas la Universidad Hebrea de Jerusalén.

“Desde que ocurrieron las acciones en defensa de Palestina la UC3M nos ha prohibido sacar carteles respecto a ese tema y ha quitado los que habíamos pegado, también retiró el permiso de las pancartas e incluso nos ha llegado a amenazar con llevarnos a juicio"

A consecuencia de esta acción y otras similares como la realizada contra la privatización progresiva de la universidad dada la colaboración UC3M-Banco Santander, la represión se ha ido acrecentando alarmantemente a pasos de gigante hasta el punto de implementarse medidas encaminadas a dificultar la celebración de asambleas o intentarse ilegalizar determinadas asociaciones. “Desde que ocurrieron las acciones en defensa de Palestina la UC3M nos ha prohibido sacar carteles respecto a ese tema y ha quitado los que habíamos pegado, también retiró el permiso de las pancartas e incluso nos ha llegado a amenazar con llevarnos a juicio, lo que va en contra del derecho a la información”, alega Daniel Marie-Richard desde Abrir Brecha. Siguiendo esta misma línea y con un mismo propósito desmovilizador la universidad ha desautorizado llevar a cabo las tradicionales sangriadas en el campus de Humanidades, esenciales para la financiación de las asociaciones pero también absolutamente necesarias de cara a la cohesión social del estudiantado en los centros de estudio, lo cual “limita mucho las posibilidades de organización de la asamblea”, explica el joven alumno.

La publicación de un protocolo ha sido interpretada ampliamente como una “oficialización” y en cierto modo legitimación de toda la censura institucional que ya venía dándose informalmente desde hace tiempo

Ahora bien, la publicación de un protocolo ha sido interpretada ampliamente como una “oficialización” y en cierto modo legitimación de toda la censura institucional que ya venía dándose informalmente desde hace tiempo. La respuesta organizada no ha tardado en llegar en forma de comunicado a modo de repulsa unánime frente a las normas recogidas en documento: “Intentamos que haya una acción unitaria contra esta forma de coartar al movimiento estudiantil porque están en juego los derechos de las universitarias y cuantas más asociaciones estemos juntas frente a este retroceso de libertades, mejor”.

Diez asociaciones integrantes de la Asamblea de Estudiantes de la UC3M, (la mayoría de ellas de carácter abiertamente político-reivindicativo como el Frente de Estudiantes, Pan y Rosas o Liberación Animal) a las que se sumaron en el último momento el Comité de Palestina y la Delegación Crítica, lo firmaron ayer. El comunicado, que pretende “defender y aumentar los medios autónomos de difusión para estudiantes y asociaciones, rechazando la injerencia de la universidad en ellos” advierte claramente de que quienes lo suscriben “ no reconocen el protocolo por ser un atropello contra su libre y legítima actividad y se comprometen a no cumplirlo hasta que se retire en su totalidad”. El fin último del mismo no es otro que poder organizar las actividades del estudiantado de forma autónoma y bajo un criterio independiente al de la universidad sin tener que servir a sus intereses particulares en todo momento.

El estudiantado organizado reclama, dada la prohibición precedente de carteles con mensajes contestatarios, la posibilidad de disponer de más tablones de anuncios y medios digitales directamente gestionados por las estudiantes

Los estudiantes también reclaman medidas destinadas a construir un tejido asociativo lo más democrático, colaborativo y horizontal posible. Por ello, reclaman, dada la prohibición precedente de carteles con mensajes contestatarios, la posibilidad de disponer de más tablones de anuncios y medios digitales directamente gestionados por las estudiantes e instan al conjunto de la comunidad universitaria a “exigir la eliminación de la burocracia para la formación de nuevas asociaciones(...) sustituyéndola por unos procedimientos consensuados libremente respetando los criterios propios de cada asociación”. Se trata de maneras de poder gestionar colectivamente la vida universitaria lejos de las injerencias censoras de las instituciones para proteger por encima de todo la libre acción de los estudiantes por medio de los diversos colectivos universitarios.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Universidad
Universidad ¿Un break para juntarnos?
La colectivización universitaria, más allá de asociaciones sujetas a un tema de interés común, está desapareciendo.
Palestina
Genocidio en Gaza Estudiantes realizan un encierro en la Universidad de Granada en solidaridad con Palestina
La Asamblea de Estudiantes por Palestina ha realizado un encierro en la Facultad de Filosofía y Letras de la UGR para exigir que la Universidad corte relaciones con el estado de Israel ante el genocidio que está cometiendo en Palestina
Opinión
Opinión Acabemos con la EVAU
Es evidente que los estudiantes no somos iguales a la hora de enfrentarnos a la EVAU y eso se refleja en quiénes se quedan fuera. Esta prueba actúa como primera “criba de clase” y el coste de estar en la universidad como “la criba definitiva”.
O Salto medra contigo
Palestina nun puño Fagamos que o corazón de Palestina latexe máis forte que nunca
Logo da gran acollida da portada do noso último número, encargamos 250 bolsas de tea serigrafiadas con ela para apoiar simbólica e economicamente ao pobo palestino.
Genocidio
Genocidio Junts se alinea con PP y Vox y vota en contra del fin del comercio de armas con Israel
El PSOE y el número dos de Sumar por Madrid en las pasadas elecciones votan en contra de suspender las relaciones bilaterales de España con Israel. La derecha tumba tres mociones para interrumpir el suministro de armas al Estado sionista.
Genocidio
Genocidio Colombia suspende la compra de armamento israelí tras la matanza de personas que esperaban comida
Gustavo Petro, presidente de Colombia, ha anunciado el cese de relaciones de comercio armamentístico con Israel. Se trata de una decisión tomada tras la matanza de cien personas al suroeste de la ciudad de Gaza.
Pensiones
Pensiones El Gobierno deja en manos de la patronal la jubilación anticipada de los trabajadores en sectores de riesgo
El Ministerio de Seguridad Social contraviene al Tribunal Supremo, que en 2023 dictaminó que no es necesaria la presencia de la patronal para incoar el procedimiento de estudio para la aplicación de los coeficientes reductores, como CGT demandaba.
Madrid
Gran Premio de España El escondite Ifema: la sombra del pufo valenciano sobrevuela la F1 de Ayuso y Almeida
Las cinco ediciones del Gran Premio de Europa que acogió Valencia costaron a las arcas públicas 308 millones de euros. Como en el circuito que Madrid pretende montar, los dirigentes regionales hablaron entonces de “coste cero” para el erario público.

Últimas

Libertad de expresión
OMC Represión y detenciones en la conferencia de la Organización Mundial del Comercio en Abu Dabi
Las organizaciones de la sociedad civil que han asistido a la conferencia denuncian que los miembros de seguridad están coartando su libertad de expresión, realizando detenciones y les prohíben vestir la kufiya.
Minería
Mina polémica La mina de Aguablanca, en el aire
La caducidad de su Declaración de Impacto Ambiental, denunciada por Ecologistas en Acción, pone en cuestión la licitud de la reapertura de la mina de níquel de Monesterio (Badajoz).
Opinión
Opinión Las políticas de progreso que no lo son
El mejor camino para construir la paz es promover procesos de seguridad común entre países que facilite la multipolaridad, la confianza mutua, y el apoyo entre estados para alcanzar una seguridad compartida.
Feminismos
HACIA EL 8M en Madrid Una cadena humana feminista contra el genocidio del pueblo palestino
Más de 3.000 mujeres participarán el sábado 2 de marzo en una cadena humana organizada por la Comisión 8M de Madrid para denunciar la ocupación y el apartheid que sufre Palestina por parte del Estado de Israel.
Más noticias
Tribuna
Tribuna ¿El final del mayor caso de criminalización de la solidaridad en las fronteras? El juez decide
Casi 8 años después desde que empezara la investigación contra la tripulación del barco de rescate iuventa, el juez decidirá este sábado 2 de marzo si cierra el caso o si las acusadas deberán enfrentarse al juicio principal.
Memoria histórica
Memoria histórica Los Merinales, lugar de memoria
Los Merinales fue el campo de concentración desde el que el franquismo construyó el canal de riego del bajo Guadalquivir
Salud Pública
PRIVATIZACION Osakidetza externalizará 85 millones del servicio de ambulancia a la firma de un candidato del PNV
Aunque todavía no se ha resuelto, la falta de concurrencia y el proceso de adjudicación indican que dos de los tres lotes licitados irán a parar a La Pau, dirigida en Euskadi por Yeray Del Río, que aparecía en la lista electoral de los jeltzales.

Recomendadas

Literatura
Literatura África y la novela negra se citan en el festival Aridane Criminal
África, sus culturas y su ciudadanía se relacionan con la novela negra en España a través de experiencias como Aridane Criminal y la obra de autores como Antonio Lozano, Carmen J. Nieto o Jon Arretxe, vinculados todos a Alexis Ravelo.
Residencias de mayores
Protocolos de la vergüenza Ayuso, el archivo de querellas por lo ocurrido en las residencias y la falta de investigación en los juzgados
Los juzgados que archivan las querellas contra Ayuso por las residencias lo hacen sin investigarla, mientras la Audiencia ha dado hasta tres “toques” a los tribunales por no abrir diligencias contra cargos políticos. Algunas demandas siguen su curso.
Guerra en Ucrania
Dos años de la invasión rusa Volodymyr Ishchenko: “Zelensky ya no es el dirigente más popular en Ucrania”
Entrevista con el sociólogo ucraniano Volodymyr Ishchenko sobre la situación política y social en Ucrania, dos años después del estallido de la guerra
Palestina
Ocupación israelí El colonialismo israelí está desnudo
La “victoria” genocida del sionismo sobre el pueblo nativo de Palestina o un horizonte de descolonización con una Palestina libre del río al mar, parecen ser los dos únicos finales posibles a una herida colonial que nunca acaba de cerrarse.