Análisis
Ventajas e inconvenientes de coger la motosierra

Hagamos un ejercicio de imaginación y cojamos esa motosierra y veamos lo que pasa con la economía.

Como consecuencia de la eterna campaña bélica cultural, la polarización ha llegado también a la política económica, y en particular, a la fiscal. Que esta no esté controlada por una entidad tecnocrática, y sea ejecutada por un gobierno, parece alborotarnos. La primavera también puede estar haciendo su efecto, pero la liquidación del IRPF influye sobresalientemente.

En estas fechas surgen todo tipo de propuestas peregrinas que se corresponden con una tendencia cognitiva atávica en España: esto, si se quiere, se puede arreglar en dos patadas. Se puede reducir el gasto público hasta la liberación fiscal. Sería como entrar en una peluquería con una motosierra, o mejor, en una barbería, pues la especulación ibérica es un deporte fundamentalmente masculino.

Cojamos esa motosierra y veamos lo que pasa. Reduzcamos a la mitad el gasto político

Cojamos esa motosierra y veamos lo que pasa. Reduzcamos a la mitad el gasto político: sueldos de los ministros, número de ministerios, asesores, subvenciones a los partidos, a los sindicatos, y a las patronales empresariales...

Eliminemos -la máquina ya se ha calentado- asignaciones presupuestarias a entidades del Tercer Sector, eso que llamamos Organizaciones No Gubernamentales (ONG). Que se gestionen solas: para eso son no gubernamentales.

Eliminemos también ayudas a todas las asociaciones que se nos ocurran: el colectivo en defensa de los pelirrojos en Secundaria, la liga de apoyo al daltonismo... Chiringuitos que no producen nada medible, y que, a primera vista, solo implican ingresos que se repiten en el presupuesto anual. Fuera.

Reduzcamos también el sueldo de los funcionarios. Eliminemos las pagas extraordinarias, reduzcamos vacaciones -en España el verano se hace algo largo-, y bajemos, además, un 10% el salario de los empleados públicos. Es solo un diez por cien: en las crisis, los trabajadores del sector privado pierden mucho más. Esto ayudará a identificar el sector público y el privado, aumentando la eficiencia de ambos. Saldremos mejores.

Veamos el presupuesto para desempleo. ¿Podemos permitirnos subvencionar el paro? Si reducimos los subsidios a la mitad, y a la mitad de tiempo durante el que se perciben, podríamos llevar a los ciudadanos a buscar trabajo más rápido, o a emigrar, o a entrar y salir, o a reciclarse, o a emprender más. Se dejarían seleccionar con más facilidad por las empresas, se cubrirían ofertas más rápido... Bajaría inevitablemente el paro, y con ello, de nuevo, los subsidios y el gasto público. La gente tendría un empleo y tiraría para delante, aunque fuera combinando diversos trabajos. Menos tiempo para comerse la cabeza en casa.

También podemos meterle mano a la sanidad, y a la educación, que no son sacrosantas, porque no siempre han existido. En España uno puede aprender de muchas formas, por ejemplo, a través de Youtube; y ponerse menos en corriente para evitar el perezoso resfriado. Podemos obligar a pagar cinco euros para entrar al ambulatorio. De esta forma, evitaríamos el turismo sanitario anciano. Aliviaríamos a los doctores, y a los enfermeros. Y nos tomaríamos más en serio nuestros servicios.

Algo así también en las escuelas, y en los institutos. Se podrían plantear donaciones voluntarias, y una progresiva entrada de las empresas en distintos servicios que se prestan en estos centros. Bajaría más el gasto estatal y autonómico, y se fomentaría la participación ciudadana. Empoderamiento.

¿Podemos tocar el gasto militar? La OTAN parece que nos lo impide. Salir de esta nos dejaría indefensos en determinadas situaciones. Pensemos en Ceuta y en Melilla. Por esa misma regla de tres, debemos mostrar firmeza frente a algunas cuestiones: la jefatura del Estado, es decir, el Rey, es un símbolo de unidad y tampoco puede verse debilitado. Debemos proteger una cierta imagen de marca. Así que estas cosas las dejamos, por ahora, como están. Ya habrá tiempo.

Ya que recortamos, podríamos bajar, o eliminar, buena parte de las subvenciones a las empresas, grandes, pequeñas y medianas

El gasto en infraestructuras, ese sí. Podemos dejarlo en un tercio de una tacada. Si hay voluntad y agallas. Podemos también fomentar que sea el ciudadano el que abone una parte de su consumo de autopistas, pero también de trenes, contribuyendo a financiar y racionalizar su uso. Los peajes, además, nos enseñarían lo caro que resulta conducir. Los precios de las cosas nos dirían por una vez la verdad. Si la gente no llega, que haga horas extras: así podremos aprender lo que vale cada euro.

A estas alturas la motosierra funciona a todo tren. Ya que recortamos, podríamos bajar, o eliminar, buena parte de las subvenciones a las empresas, grandes, pequeñas y medianas. Si quitamos estas subvenciones, bajaría el gasto, y algunas de estas empresas, las más adocenadas, acabarían desapareciendo. Mejor para todos.

Algunas consecuencias inesperadas

Imaginemos que logramos todas estas metas. Y que el primer año pasamos de un déficit público del 4.5% del PIB a un superávit del 1%. Números verdes, por fin: unos 17.000 millones de euros de ahorro. No tendríamos que emitir deuda pública -salvo la heredada del irresponsable periodo anterior- y con el superávit podríamos amortizar una parte del endeudamiento nacional. Podríamos, en un sueño futuro, llegar a sanear todos nuestros balances. Salud financiera.

Pero no olvidemos que las políticas no se juzgan por sus intenciones sino, más bien, por sus efectos. Toda decisión responsable implica aceptar sus consecuencias no deseadas. Adam Smith nos hablaba de una mano invisible que coordinaba las acciones egoístas para producir un resultado globalmente funcional. En parte tenía razón: los sistemas complejos contienen mecanismos de transmisión y compensación, lo que nos hace desconocer todas las consecuencias de las alteraciones que produzcamos.

El consumo y las ventas de muchas empresas privadas descenderían. Y el paro comenzaría a subir

¿Y si algunos gastos improductivos no lo fueran tanto? Los efectos no se harían esperar. La bajada del sueldo funcionarial produciría, en primer lugar, una caída en el consumo de millones de familias, las de los funcionarios. En segundo, podría aumentar el conflicto en la Administración Pública, y se podría reducir el rendimiento de los servicios provistos por esta. Tercero, habríamos enviado un mensaje de futuras reducciones salariales. El consumo y las ventas de muchas empresas privadas descenderían. Y el paro comenzaría a subir.

La caída del gasto en infraestructuras repercutiría en las empresas que contratan con el Estado. Constructoras, consultoras, estudios de arquitectura, bufetes de abogados, etc., verían reducida su facturación. Y despedirían a más gente. Gente que se cruzaría en la cola del paro con los comerciantes y proveedores de los distintos servicios que consumían los funcionarios.

El recorte de la motosierra, destinado, en principio a los gastos, estaría recortando también los ingresos

Subiría el paro, pero con menos subsidios. Con lo que la gente tendría más miedo y se buscaría la vida. Pero la caída de la actividad económica generaría menos puestos vacantes, por lo que, a lo mejor, buscar trabajo no rendiría tanto como antaño. Se dispararía la economía sumergida, sin ingresos para el Estado. El recorte de la motosierra, destinado, en principio a los gastos, estaría recortando también los ingresos.

Unos políticos histéricos y cada vez más mediocres -pues la bajada de sueldos a este colectivo alteraría el mecanismo de selección- tratarían de hacer compatible el sueldo público con una asignación privada. Con conflictos de interés -que, si ya existen, crecerían- y futuros casos de corrupción.

Los menores ingresos públicos por la caída de la actividad, y, en definitiva, la crisis sobrevenida, podrían neutralizar el ahorro en el gasto

Los menores ingresos públicos por la caída de la actividad, y, en definitiva, la crisis sobrevenida, podrían neutralizar el ahorro en el gasto. El déficit público volvería a subir, y con ello, la deuda pública. Además, el mal ambiente político y social también contaría: los préstamos extranjeros se harían a tipos de intereses más altos. Nuestra deuda pública también tiene imagen de marca. Y la motosierra es un eslogan poco atractivo, todavía, en Europa.

El Estado es una fatalidad: tenemos que vivir con él. Pero también es un complejo organismo que no puede ser reformado en un ficticio vacío social: cada decisión tiene consecuencias. Recordemos la historia que en el siglo XVIII Edgar Mandeville relató para defender la complejidad de la sociedad y arremeter contra el puritanismo público: la colmena de abejas corruptas, que era próspera, al compensar el vicio con la promoción de la virtud, se secó cuando se suprimieron los delitos. La ineficiencia, la lentitud y los fallos humanos pueden tener también consecuencias positivas.

La perfección, que nos fascina, pertenece a la imaginación, a la fantasía, o a los peores imaginarios ideológicos. Y las sierras motoras no traen precisamente buenos recuerdos. Quizá más que una motosierra necesitemos otra herramienta, como una escoba, o mejor, una linterna. Tal vez la transparencia sea la mejor vía para conocer qué se gasta y cómo se puede mejorar. Y es posible que dicha motosierra sea un entretenimiento más, una forma de perder tiempo y energía en estos tiempos digitales tan confusos. Esperemos que no cunda el ejemplo y que el debate y las buenas ideas puedan guiarnos en esta etapa tan oscura. Esperemos que, en algún momento, se haga la luz.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Unión Europea
Obituario Jacques Delors, artífice de la Europa del capital
Delors personifica este “europeísmo de izquierdas” que ha edificado un monstruo tecnócrata al servicio de los mercados, gendarme asesino en las fronteras y aliado de Estados que violan los derechos humanos como EE.UU., Israel o Turquía.
Análisis
Austeridad La vuelta a las reglas fiscales y el temor de las élites
¿Por qué conservadores, liberales, socialdemócratas, élites económicas y medios de comunicación muestran tanta aversión al uso de la política fiscal?
Acaido
24/5/2024 23:08

El utilitarismo capitalista, es ese que no duda en sacrificar a la mitad para que la otra mitad crezca desmesuradamente.
El mercado se reinventa para ganar a la población mas deprimida al sustituir el sufrimiento de parte del escalafón inferior de la sociedad, por un sector mas silencioso, indefenso y maltratado... la naturaleza, que, sufre los embates más despiadados para conformar con ello, en conjunto una sociedad de mayoría maleable.

0
0
HERRIBERO
23/5/2024 18:08

¿Recordáis cuando el Estado (con nuestros dineros) salvó a la banca privada? Si NO hubiera, o hubiese un Estado social de progreso, la mayoría de la gente estaría tirada por la calle; (como pasa en Estados Unidos). Ese "sueño" americano, es debido a la "adormidera", ya que nunca en la vida el capitalismo colonialista hace nada si no es para destruir los logros sociales de nuestros padres y abuelos, los que patrocinan genocidios. . . ¡NO les pidas humanidad!
Votar en defensa propia!

3
0
Paco Caro
23/5/2024 14:44

La abolición del Estado que propone el neoliberalismo, significa el caos. Los seres humanos, sometidos a la ley del más fuerte. Los más fuertes ya existen, por eso ven al Estado como un enemigo que les impide ejercer la "libertad" de abusar sobre el resto de seres humanos y la naturaleza. Y esos más fuertes, son los que financian y apoyan con sus medios de comunicación, a los partidos neoliberales.

4
0
Sirianta
Sirianta
23/5/2024 13:22

Mi voto es para la linterna, aunque la escoba tampoco nos vendría mal.

1
0
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Violencia policial
Racismo Dos policías locales de Madrid, a juicio por agresión racista
Los agentes golpearon al único menor racializado que saltó la verja del recinto ferial de la Vaguada el pasado 13 de octubre.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Series
Series Los Chochos voladores vienen por ti
Ha vuelto ‘We are Lady Parts’, alhamdulillah, pero igual no te gusta lo que tienen que decir. ¡Un, dos, tres, cuatro!

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 años del levantamiento del EZLN Los cambios en la Autonomía Zapatista
La autora hace un análisis sobre cómo el zapatismo concibe la Autonomía y los diversos cambios organizativos que han realizado a lo largo de tres décadas.
Infancia
Infancia sin toros Duras críticas al palco infantil en la feria taurina de Badajoz
La Fundación Franz Weber califica de preocupante y aberrante la propuesta empresarial de habilitar un espacio para la infancia en la plaza de toros.
Ayuntamiento de Madrid
Campamentos de verano en Madrid Sin campamento urbano a menos de una semana del fin del cole
250 familias de Puente de Vallecas se enteran en el último momento de que la primera semana después del fin de curso escolar no habrá campamento infantil urbano por un retraso en la licitación del servicio.
Alquiler
Alquiler La subida del alquiler en la Comunidad Madrid es más del triple de la media nacional
Mientras que la subida de los alquileres ha sido del 4% de media desde mayo del año pasado, los precios en la Comunidad de Madrid han escalado un 14,2%.
Más noticias
Minería
Minería en Galicia La Xunta oculta desde enero la solicitud de un nuevo megaproyecto minero en Touro
Cobre San Rafael solicita además que sea considerado Proyecto Industrial Estratégico, según indican más de un ciento de colectivos en un comunicado conjunto, para “facilitar su tramitación exprés e impedir la participación pública”.
CNT
Sindicalismo ‘Morala’: “Como las seis de La Suiza, fuimos condenados para dar escarmiento por unos hechos que no cometimos”
Miles de personas saldrán a la calle en Xixón para recordar que ´El sindicalismo no es delito. Tras el mitin de apoyo a las cinco sindicalistas de CNT y una trabajadora, actuarán Nacho Vegas y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
Racismo
Movimientos sociales Por un antirracismo que no dependa del gran capital 
La sostenibilidad de muchas organizaciones antirracistas de América Latina y el Caribe depende, en gran medida, de la ayuda al desarrollo de la cooperación internacional o del supuesto altruismo o filantropía de las élites económicas.
República
Manifestación Desafío republicano en el décimo aniversario de la coronación de Felipe de Borbón
Más de 130 organizaciones sociales y políticas convocan una marcha en Madrid el 16 de junio. El manifiesto 'Felipe VI: diez años bastan' ha sido firmado por cuatro mil personas.

Recomendadas

Personas refugiadas
Refugiados Una cafetería para ser libre en el campamento de refugiados palestinos de Beddawi
Hatem Mekdadi abrió Achefak, que significa ‘Lo que tú quieras’, ante la falta de espacios de encuentro en los campos donde desde hace décadas se hacinan los hijos de la Nakba.
Cine
VEINTE AÑOS DE PORNO FEMINISTA Erika Lust: “La pornografía es política”
Erika Lust es un referente del porno feminista y del porno ético, aunque ella hace algunas puntualizaciones sobre esas etiquetas. Celebra veinte años de carrera con la publicación de un libro que recoge su trabajo.
Catalunya
Catalunya La celebración de la Copa América de Vela desata el malestar en Barcelona
El 22 de agosto dará inicio la Copa América de Vela en la capital catalana; un evento de dos meses de duración e inversiones millonarias que destroza el tejido vecinal de los barrios de la costa.