María González Reyes

Artículos

Ecología
Relatos decrecentistas Alimentación
Este relato forma parte de la colección “relatos decrecentistas”, escrita por María y Luis González Reyes, ilustrada por Emma Gascó y con la dirección artística en la grabación de Nelo Royner para Perifèries.
La vida y ya
La vida y ya Camisetas de tirantes
Yo no soy feminista como tú, profe, pero cuando alguien molesta a una amiga mirándole las tetas sin que a ella le guste, la defiendo a muerte.
Ecología
Relatos decrecentistas Restauración ecológica
Este relato forma parte de la colección “relatos decrecentistas”, escrita por María y Luis González Reyes, ilustrada por Emma Gascó y con la dirección artística en la grabación de Nelo Royner para Perifèries.
La vida y ya
La vida y ya Llenar el mundo
Dejaron en un lugar visible el oficio del juzgado en el que se ordenaba su desahucio. El motivo: impago del alquiler.
La vida y ya
La vida y ya Sin haberlo visto nunca
Uno de esos cuadernillos que hizo Antoni Benaiges con las niñas y niños de la escuela se titula: “El mar. Visión de unos niños que no lo han visto nunca”.
La vida y ya
La vida y ya Bolsas para transportar
Piensa en la comparación que hace la autora entre las historias sobre quienes cazaban mamuts con las que cuentan cómo recolectar semillas.
La vida y ya
La vida y ya Sacar de raíz
Arrancar: Sacar de raíz (como cuando se arranca un árbol o una planta). Sacar con violencia algo del lugar a que está adherido o sujeto, o de que forma parte. Quitar con violencia.
La vida y ya
La vida y ya Preguntas no hechas
No me atreví nunca a preguntarles qué había dentro de la frase “no hay nada peor que una guerra y una posguerra”.
La vida y ya
La vida y ya Ni con un “sí” ni con un “no”
Cuando alguien afirma (de hecho mucha gente lo afirma) que la educación tiene que ser neutra siempre pienso lo mismo: es imposible.
La vida y ya
La vida y ya Perras
Cuando una perra ladra en medio de la noche sucede siempre que despierta a otras perras, de eso no cabe duda.
La vida y ya
La vida y ya Acampadas
Alguien anuncia el comienzo del taller y se acerca un montón de gente. Practican cómo resistir de forma activa y no violenta ante la policía.
La vida y ya
La vida y ya Una línea imaginaria
Querían que supieran lo que les pasa. El miedo. La llave en la mano en el camino de vuelta de noche. El mirar atrás. El caminar deprisa. El mensaje de: “Ya llegué a casa”.
La vida y ya
La vida y ya Futuros laborales
Lo que está claro es que para mí pensar en mi futuro laboral tiene que ir acompañado de pensar qué puedo hacer para que el mundo sea un poco diferente.
La vida y ya
La vida y ya Paraguas o chubasquero
En algún momento aprendes que no da igual qué opción tomar. Aprendes que hacer las cosas de una u otra manera tiene repercusiones para otras personas, para el planeta.
La vida y ya
La vida y ya Árboles
Es llamativo cómo pasan desapercibidos los seres vivos de los que depende nuestra vida en la Tierra.
La vida y ya
La vida y ya Desertemos
Se habló de la poesía como una forma de darle la vuelta al reloj de arena para que el tiempo no se agote. No del todo al menos.
La vida y ya
La vida y ya Agua
Por eso celebran la alegría de tener agua. El verde que viene después de la lluvia. Los colores compitiendo por atrapar las miradas.
La vida y ya
La vida y ya Rozar el cuerpo
Del total de mamíferos que hay en el planeta un 4% es fauna salvaje (osos, ciervos, gorilas, ardillas, elefantes, lobos…). Todos juntos son, sólo, ese porcentaje.
La vida y ya
La vida y ya Una historia de vecinas
A varios les llamó la atención una frase que estaba escrita en una pared y que no entendían: “Euskal preso eta iheslariak etxera”.
La vida y ya
La vida y ya En el interior de las cocinas
Dice Vandana Shiva que una de las cosas que hay que hacer para cambiar todo lo que está del revés es precisamente esa: aprender a cocinar.
La vida y ya
La vida y ya No está sola
Lo que parece claro es que hay algo que nos pasa cuando estamos juntas y escuchamos esas tres palabras.
La vida y ya
La vida y ya El privilegio de ser blanca
Les pedí que buscaran ejemplos. Podían ser violencias que habían vivido o violencias que habían visto.
La vida y ya
La vida y ya La pregunta que más nos hacen
Vivimos en un edificio en el que nadie paga un alquiler y nadie tiene la casa en propiedad.
La vida y ya
La vida y ya Pero…
No es lo mismo callar que decir “pero” cuando te dicen que no hay dinero para becas de comedor.
La vida y ya
La vida y ya Soy de aquí
“¿De dónde eres?”, me preguntó. Me quedé mirándola sin saber cómo responder a una pregunta tan sencilla.
La vida y ya
La vida y ya Mirar desde las esquinas
En los recovecos de la memoria también estaban las excursiones. Y, entre todas, una. Cuando nos llevaron a conocer los alrededores del barrio donde estaba nuestro colegio.
La vida y ya
La vida y ya Mujer cosiendo
La protagonista era una mujer cosiendo, sentada junto a una mesa camilla, la caja metálica de costura en la mesa, algo de tela en la mano.
La vida y ya
La vida y ya Comenzar el día
A ella le gusta comenzar el día inhalando de manera consciente el aire fresco de la mañana, un aire que está hecho por las plantas.
La vida y ya
La vida y ya Efecto contagio
Porque la cooperación implica, en los tiempos que corren, ir contra corriente. Rebelarse contra un orden que plantea como normal cosas que nunca deberían serlo.
La vida y ya
La vida y ya Lugares que son una tregua
La justicia restaurativa es un proceso que trata de ofrecer a las personas afectadas y a las que las han agredido un diálogo mediado por profesionales o voluntarias que se han formado para ello.
La vida y ya
La vida y ya Echar la vista adelante
Como si fuera el inicio de una novela en la que todavía no sabes qué sucederá, en la que parece que todo es posible.
La vida y ya
La vida y ya Millones de personas
“Contáme de los ecosistemas y del cambio climático” me decía mientras ella, sin libros, sin demasiadas teorías, iba construyendo en su vida una forma de estar pisando suave el planeta.
La vida y ya
La vida y ya Pertenecer a algo
Hay quienes generan su identidad y sentido de pertenencia consumiendo marcas o formando parte de grupos de poder. Otra gente lo hace participando en movimientos sociales.
La vida y ya
La vida y ya Alianza entre especies
El roce parece esencial para que los humanos nos tratemos los unos a los otros con dignidad y para que, no hacerlo, suponga sentir de alguna manera un rubor.
La vida y ya
La vida y ya Una olla puesta al fuego
Cuentan que sobrevivieron porque cooperaron y se ayudaron y buscaron una forma no violenta de resolver los conflictos durante todo ese tiempo.
La vida y ya
La vida y ya No nos acostumbramos
Ese dolor, incluso cuando parecía más inmutable que nunca, sirvió para que muchas mujeres desobedecieran, para que encontraran la manera de resistir, para que se organizaran, para que, juntas, lo vencieran.
La vida y ya
La vida y ya Zapatos de tacón
Somos privilegiadas porque tenemos la posibilidad de saciar no solo la necesidad de pan sino también la de rosas.
La vida y ya
La vida y ya No quiero ansiolíticos
Reflexiones que hablan de que el suicidio es multicausal y que, dentro de esas múltiples causas, hay también cuestiones estructurales que tienen que ver con los determinantes sociales.
La vida y ya
La vida y ya Luciérnagas
Luces pequeñas que te ayudan a decidir desterrar la frase “es que no tengo tiempo” cuando se trata de hacer algo.
La vida y ya
La vida y ya Gitanicémonos
Dice Pastora Filigrana que la única manera de alcanzar un horizonte de cambio tiene que ver con potenciar la cooperación frente al individualismo y que es en los márgenes donde hay toda una universidad de vidas que cooperan por la supervivencia.
La vida y ya
La vida y ya ¿Para qué tanta violencia?
Queda preguntarnos si lo único que podemos hacer es asistir por las redes al genocidio o todavía hay un hueco para la paz.
La vida y ya
La vida y ya Incertidumbre. Preocupación. Esperanza
Me han enseñado que ofrecer resistencia siempre tiene sentido, incluso cuando se han extinguido las posibilidades de ganar.
La vida y ya
La vida y ya No son más que nosotras
Quizás sea ahí, no solo ahí, pero también ahí, en los centros escolares, donde se multipliquen y tomen más fuerza las resistencias que salen de compartir vidas en común.
La vida y ya
La vida y ya Cometas
Jugar es una necesidad que va intrínsecamente ligada a nuestra naturaleza, igual que a la de otros mamíferos.
La vida y ya
La vida y ya Vivir dignamente é un dereito
Lo que pasó es una historia repetida en muchos lugares. Una historia que no va de un héroe sino de colectividades que consiguen victorias cuando se juntan.
La vida y ya
La vida y ya Puertas
La riqueza y la pobreza a menudo están separadas por una puerta. El espacio privado y el público se conectan también de esa forma. Los trabajos invisibles que sostienen la vida se quedan dentro. Los visibles, afuera.
La vida y ya
La vida y ya Aquellas que nos cuidan
El mundo está lleno de lugares donde el colonialismo trata de borrar las palabras de culturas que tienen una cosmovisión que les hace comprenderse como una parte más de los ecosistemas.
La vida y ya
La vida y ya Un encuentro casual
Me preguntó por los adolescentes de ahora, en concreto por si yo estaba detectando un sentimiento “antifeminista” en los chicos.
La vida y ya
La vida y ya Una bellota en el bolsillo
Las semillas que se pasan de una generación a otra transmiten una herencia ligada al territorio, a las formas de vida.
La vida y ya
La vida y ya Costa da Morte
En esencia, la gran mayoría de la gente es buena. No es que los humanos seamos buenos por naturaleza, sino que, por naturaleza, tenemos una preferencia muy marcada por nuestro lado bueno.
La vida y ya
La vida y ya Fiestas de verano
Los espacios públicos son lugares donde se crea y sostiene lo común, eso que nos hace pensarnos en plural.
La vida y ya
La vida y ya Lo bello y lo combativo
Sin embargo, de esa manera en la que solo el arte es capaz de hacer un, dijeron muchas cosas.
La vida y ya
La vida y ya Sobre el colapso o cualquiera de sus sinónimos
Hablar de colapso siendo ecologista, requiere elegir muy bien las palabras para que sean escuchadas sin desechar por la gente que está fuera de un círculo de convencidos.
La vida y ya
La vida y ya Nunca cantó el “Cara al sol”
Hay muchos factores que pudieron influir en que hubiera grietas por las que se colaron algunas cosas impensables.
La vida y ya
La vida y ya Perseguir una hoja
La calle, llena de viento, remueve el pelo de la nuca del nieto que no conoció al abuelo.
La vida y ya
La vida y ya Tiempos de cucharas
Parecía una tarea imposible, y más si lo único con lo que contaban era con una cuchara para excavar un túnel.
La vida y ya
La vida y ya Os invitamos a venir
No sé si, en el mejor de los casos, nos vamos a conformar con decidir a quién salvar.
La vida y ya
La vida y ya Sobran razones
Quizás es porque me incomoda que las cosas permanezcan inmutables en el mismo sitio.
La vida y ya
La vida y ya Una vela con el número diez
Poco a poco nos fuimos atreviendo a definir ese lugar como un proyecto de transformación social.
La vida y ya
La vida y ya Lugares seguros
Construir un lugar seguro es generar centros sociales desde los que construir vidas en común.
La vida y ya
La vida y ya Cuando las palabras no alcanzan
Hay lugares que suenan como una casa donde el agua gotea por un grifo mal cerrado sin que nadie se dé cuenta
La vida y ya
La vida y ya La solución es sembrar
Mientras deshaces terrones para que la tierra respire comprendes que el ritmo al que se mueve la naturaleza es otro muy diferente al de todo lo que se mueve quemando petróleo.
La vida y ya
La vida y ya Sin pedir permiso
Entender la muerte es comprender, de alguna manera, que este planeta tiene límites, que los recursos son finitos y que los seres vivos formamos parte de los ciclos de la materia.
La vida y ya
La vida y ya Imagina que estuviste
Imagina que participas porque conoces los datos pero, sobre todo, porque has aprendido a sembrar.
La vida y ya
La vida y ya Ruido
Mujer mayor. Mujer sola. Mujer cotilla. Parecía que esas palabras se entrelazaban con una naturalidad inocente.
La vida y ya
La vida y ya Tomillos, brezos y jaras
Hay muchos ejemplos de lugares en los que se producen alimentos buscando ese equilibrio que hace que no lo estropeemos todo.
La vida y ya
La vida y ya Pequeñas victorias cotidianas
Darte cuenta de que tienes más opciones de las que crees para luchar contra ese cansancio que llevas pegado a ti desde hace demasiado tiempo.
La vida y ya
La vida y ya Frenar el desierto
Plantar árboles de pocos centímetros de altura cuya sombra la disfrutarán otras personas.
La vida y ya
Pies descalzos sobre la arena
Hay que aprender a ver las huellas que dejamos en el territorio, pero una vez que las ves ya no puedes dejar de mirarlas.
La vida y ya
La vida y ya No es anecdótico
No es anecdótico. El paso acelerado. El corazón acelerado. La respiración acelerada. La sensación de alivio cuando cierras la puerta detrás de ti.
La vida y ya
La vida y ya Enciende la luz
La historia de este barrio se puede contar a partir de lo que narran sus vecinas y de lo que cuentan las paredes.
La vida y ya
La vida y ya Yo soy feminista porque…
El patriarcado no es un sistema más, sino que es el sistema que sostiene las otras opresiones.
La vida y ya
Una noche con Alicia
Es una noche para mujeres y Alicia es una mujer y por eso puede elegir venir como cualquier otra.
La vida y ya
Dos dibujos
Os invito a que en los próximos días penséis si tenéis alguna conexión sagrada con el agua.
La vida y ya
Enrique
A veces aparece una nostalgia o una tristeza extraña cuando muere alguien que no conociste.
La vida y ya
Pobladoras de lo posible
Como saben las pobladoras de lo posible, los sueños suelen aparecer cuando se tiene la posibilidad de imaginar a largo plazo.
La vida y ya
Mala suerte
Las desigualdades y las injusticias no tienen que ver con la mala suerte sino, más bien, con la acumulación de unos pocos y la desposesión de muchas.
La vida y ya
No me puedo dormir
El miedo y la preocupación, si van acompañados de la posibilidad de un futuro mejor, generan movimiento.
La vida y ya
Azoteas
Creo que hay algo en los tejados y las azoteas que despierta sensaciones que no se tienen a ras del suelo.
La vida y ya
Las Raíces
Como era de noche, las distintas tonalidades de piel se mezclaron, aunque todo el mundo sabía quién dormirá en una cama caliente y quién no.
La vida y ya
La vida y ya Ropa tendida
En la ciudad donde vivo hay una ordenanza municipal que dice: “queda terminantemente prohibido secar ropa en los balcones”.
La vida y ya
Caja de los recuerdos
¿De dónde sacas la fuerza para seguir luchando? Y ella responde: de las montañas, del pueblo y del modelo de vida.
La vida y ya
Fuegos artificiales
El ecologismo que conozco tiene bastante más que ver con disfrutar la vida que con sufrirla.
La vida y ya
Ahora es un bosque
Decían que era un campo de acogida de personas refugiadas, pero los lugares donde se acoge no están rodeados de alambradas ni tienen gendarmes que impiden la salida de las personas que están adentro.
La vida y ya
Contar lo necesario
Ella sabía que no funcionaba así. Pero era su manera de recordarme que hay cosas que no pueden darse por supuestas. Que la paz nunca debe darse por sentada si no hay justicia.
La vida y ya
Palabras como bofetadas
No sé cómo es decirle a tu hija: no tengo dinero para la leche. No sé si se dice esa frase o se dice otra.
La vida y ya
La vida y ya Al final del tobogán
A veces es así de simple, alguien que te empuja a hacer algo. Alguien que no tiene intención de empujarte, o sí, pero en realidad da igual, porque lo importante es que coges el impulso y haces algo que no te atrevías.
La vida y ya
Háblales de la lluvia
Dicen que cuando llueve con burbujas es una señal de que va a llover más. Que cada gota que acaba en burbuja al chocar contra el suelo es como el aire de la mañana, lleno de posibilidades.
La vida y ya
La vida y ya El tamaño de las cosas
Me pregunto cómo de grande tiene que ser el hartazgo para decir basta.
La vida y ya
La vida y ya La importancia de las manos
Chaima dice que fue al poco tiempo de llegar cuando se dio cuenta de la importancia de las manos.
La vida y ya
La vida y ya Amasar
Las resistencias en colectivo se construyen, también, alrededor de una mesa en la que se amasa para hacer pan.
La vida y ya
La vida y ya Corre conmigo
Me entraron ganas de correr. Correr hasta que los latidos se apelotonaran uno detrás de otro. Correr como si, para salir del hartazgo, solo hiciera falta alguien que me dijera: corre conmigo.
La vida y ya
Principio de reciprocidad
¿Cuándo olvidamos el principio de reciprocidad, ese que dice que si cojo frutos devuelvo semillas?
La vida y ya
La vida y ya Unirnos al baile
El mundo se ha puesto difícil para las chicas de 18 años que, como ella, conocen los datos científicos sobre la crisis climática y saben lo que significa la palabra injusticia.
Migración
Hayer
Hay personas que luchan porque luchar es una manera de construir. Resistir, recordar, anotar los nombres para que no vuelva a suceder. Hayer es una de esas personas.
Fronteras
Huellas de la Caravana abriendo fronteras
Un nuevo año, María González Reyes participa en la Caravana Abriendo Fronteras, revisando fronteras terrestres actuales y de antaño y exigiendo que se respete el derecho a migrar
Literatura
Esto que nos pasa cuando estamos juntas
VV.AA.
Los relatos de María González se unen esta vez con los poemas de María Monjas y las ilustraciones de Joly Navarro para dar cuenta de las pequeñas y grandes luchas y vivencias de las mujeres. Esa sororidad y empatía que surge. Eso que nos pasa cuando estamos juntas.
Libertades
Pequeño diccionario de ecofeminismo
María González Reyes ha publicado un nuevo libro de relatos con la editorial Milenio. Sus textos se construyen a partir de palabras que han definido distintas niñas y niños. Palabras que se ensamblan con el ecofeminismo. Las ilustraciones de Celia Sacido introducen las palabras y textos de cada una de las letras del abecedario.
Literatura
Microrrelatos ecofeministas de María González Reyes Vivir
Un nuevo libro de relatos breves de María González Reyes, ilustrado por Virginia Pedrero. Esas palabras que permiten que la vida sea.
Coronavirus
Elena

El confinamiento está lleno de historias. Una o mil historias en cada casa. En la acera o en el albergue. Merecen ser contadas. Para que se recuerden. Para que germinen. Esta es la historia de Elena. Nos la cuenta, como en un susurro, María González Reyes.

Crisis climática
Saber si estamos dispuestas a intentarlo


No sé si podemos cambiar las cosas. Le dijo.
No podemos. Contestó. No podemos cambiar todo lo que se debería cambiar.
¿Entonces qué?
Se trata solo de saber si estamos dispuestas a intentarlo.

Frontera sur
Mujeres que abren fronteras
María González Reyes ha participado en la Caravana Abriendo Fronteras 2019. Recoge vivencias, voces, de las mujeres que luchan contra las fronteras.
Ecofeminismo
Voces: un microrrelato de María González

La editorial Libros en Acción acaba de publicar un libro que se va a convertir en una obra de referencia  del ecofeminismo: La vida en el centro, escrito por María González, Yayo Herrero y Marta Pascual, e ilustrado por Emma Gascó. La primera, encargada de la parte literaria del libro, nos regala uno de sus relatos, "Antónimos". Y la última, responsable de la parte gráfica, nos ofrece una de las ilustraciones, "Ropa allí".

Derecho a la vivienda
Otra manera de vivir
Con Entrepatios, vivienda ecosocial en derecho de uso, queremos mostrar que hay modelos de vida que parecen imposibles pero que pueden ser reales.

Fotos