Energía nuclear
El matrimonio entre NASA y lunáticos

La Agencia Espacial y los multimillonarios conspiran para destruir la Luna.
NASA - Elon Musk
El administrador de la Nasa, Charles Bolden y el diseñador de SpaceX Elon Musk, presentan un proyecto (2012).
Beyond Nuclear International
1 abr 2024 02:09

Artículo publicado originalmente en Beyond Nuclear International.

Rusia acaba de aterrizar en la Luna. El vehículo lunar de la India recorre su superficie. ¿Son sus intenciones puramente benignas? ¿Sólo científicas? ¿O algo más?

Sin embargo, los planes lunares de Estados Unidos no albergan dudas. Los errores cometidos en el planeta Tierra se repetirán ahora en la Luna.

En su fascinante y aterrador libro de 2012, A Short History of Nuclear Folly (Breve historia de la locura nuclear), que de alguna manera enloquecedora me perdí en su publicación, Rudolph Herzog escribe:

“Hay lugares donde las sustancias radiactivas no tienen nada que hacer. Uno de ellos es el espacio”. Herzog, hijo del famoso director de cine Werner, y cuyo libro, escrito en alemán, fue traducido al inglés en 2013, detalla toda una panoplia de aterradores accidentes y casi accidentes nucleares, incluidos desastres que podrían habernos ocurrido en y desde el espacio.

Pero no se han aprendido las lecciones ni se ha hecho caso de las advertencias.

“Hay lugares donde las sustancias radiactivas no tienen nada que hacer. Uno de ellos es el espacio”. Herzog, hijo del famoso director de cine Werner, y cuyo libro, escrito en alemán, fue traducido al inglés en 2013, detalla toda una panoplia de aterradores accidentes y casi accidentes nucleares, incluidos desastres que podrían habernos ocurrido en y desde el espacio.

En consecuencia, ahora nos enteramos de que la NASA y el Departamento de Defensa de Estados Unidos han adjudicado a la empresa de armamento nuclear Lockheed Martin un contrato para construir un cohete de propulsión nuclear que acelere a los seres humanos en su camino a Marte.

Lockheed Martin pretende desarrollar una “propulsión de mayor empuje”, pero ¿es realmente la velocidad de viaje a Marte la única motivación? Por supuesto que no. El Pentágono admite que también está interesado en desarrollar tecnología de reactores nucleares que alimenten los satélites con “fuentes de combustible más eficientes” para que puedan maniobrar en el espacio de tal manera que “sea más difícil apuntar a los adversarios”, informó el Washington Post.

Como relata Herzog en su libro, ya hemos estado aquí antes, y el resultado podría haber sido catastrófico. En su capítulo, 'Reactores voladores', relata cómo en los años sesenta, la entonces Unión Soviética desarrolló reactores nucleares en miniatura para alimentar sus satélites militares de vigilancia RORSAT. Al final de su vida útil, simplemente eran lanzados al espacio profundo, donde su carga radiactiva se desintegraba lejos del riesgo de exposición humana. O, al menos, eso es lo que se suponía que iba a ocurrir.

Huelga decir que, finalmente, uno de los satélites soviéticos propulsados por reactores no siguió las órdenes y comenzó a caer en picado hacia la Tierra. Los soviéticos advirtieron a Estados Unidos de que podría estrellarse en Norteamérica el 24 de enero de 1978.

Huelga decir que, finalmente, uno de los satélites soviéticos propulsados por reactores no siguió las órdenes y comenzó a caer en picado hacia la Tierra. Los soviéticos advirtieron a Estados Unidos de que podría estrellarse en Norteamérica el 24 de enero de 1978.

El pánico se apoderó de los medios de comunicación, que empezaron a especular sobre el peor escenario posible para el aterrizaje forzoso. Según relata Herzog, “la revista Time calculó que si el satélite hubiera orbitado la Tierra una vez más podría haberse estrellado en Nueva York en hora punta”.

En lugar de eso, la suerte se impuso, aunque no para el noroeste de Canadá, donde finalmente llegó a la Tierra en pleno invierno ártico, lo que provocó un desafiante dispositivo de búsqueda de un mes de duración para encontrarlo y limpiar el “desastre”. A pesar de ello, los soviéticos siguieron adelante y perdieron varios más de estos satélites Cosmos, aunque ninguno, al parecer, se estrelló en tierra.

Dos días antes de que se conociera la noticia de Lockheed Martin, la NASA había anunciado un plan literalmente lunático para destrozar la Luna con residuos nucleares. Es como si nuestra especie no hubiera aprendido nada después de arruinar nuestro propio planeta hasta el punto de extinguirnos como organismo habitable.

La NASA va a adjudicar un total de 150 millones de dólares en contratos para “construir plataformas de aterrizaje, carreteras y hábitats en la superficie lunar, utilizar la energía nuclear como fuente de energía e incluso tender una línea eléctrica de alta tensión”, informó el Washington Post.

Sí, Estados Unidos va a pavimentar la Luna y construir un aparcamiento.

El objetivo final es permitir que los seres humanos vivan en la Luna durante largos periodos de tiempo. Y de paso contaminarla con residuos nucleares. Y desenterrarla y pavimentarla y, lo que es más absurdo, “vivir de la tierra”, como dijo un administrador de la NASA.

El objetivo final es permitir que los seres humanos vivan en la Luna durante largos periodos de tiempo. Y de paso contaminarla con residuos nucleares. Y desenterrarla y pavimentarla y, lo que es más absurdo, “vivir de la tierra”, como dijo un administrador de la NASA.

Eso significa implantar una industria extractiva para extraer de la Luna materiales de construcción como metales, así como para encontrar agua. Y, presumiblemente, para eliminar todos los residuos en otras partes de la Luna no destinadas a espacios habitables.

Uno de los principales receptores de la generosidad lunática de la NASA fue, huelga decirlo, uno de los hermanos multimillonarios que ya están fuertemente invertidos en la fútil y costosa odisea espacial que eventualmente permitirá la habitación humana en la Luna y Marte (presumiblemente para un puñado de otros hermanos multimillonarios y sus compinches.) Así que el dueño de Amazon y del Washington Post, Jeff Bezos, es el primero en la fila para una donación de 43,7 millones de dólares para apoyar estos objetivos.

Los paneles solares para la Luna también están en perspectiva, pero esto hace poco para anular la horrible perspectiva de que la Luna se convierta en Thneed-Ville (véase el libro seminal del Dr. Seuss sobre la destrucción industrial, El Lorax).

Como revelan estos últimos anuncios de la NASA, sin explicarlo en detalle, la agenda va mucho más allá de la emoción de la exploración humana del espacio. Estamos armando los cielos y eso, como señala Herzog, sólo puede ir mal.

La locura de la energía nuclear y las armas nucleares en el espacio ha sido bien documentada en War in Heaven: The Arms Race in Outer Space de Helen Caldicott y Craig Eisendrath y The Wrong Stuff: The Space Program's Nuclear Threat to Our Planet, de Karl Grossman.También examinamos la agenda más siniestra que hay detrás de todo esto en el Beyond Nuclear Handbook - The U.S. Space Force and the dangers of nuclear power and nuclear war in space.

Pero también hay otra pregunta: ¿Qué da derecho a Estados Unidos a decidir, unilateralmente, que va a colonizar la Luna y Marte? ¿Cuándo se anexionó Estados Unidos estos territorios celestes?

Pero también hay otra pregunta: ¿Qué da derecho a Estados Unidos a decidir, unilateralmente, que va a colonizar la Luna y Marte? ¿Cuándo se anexionó Estados Unidos estos territorios celestes? Durante siglos, los seres humanos se han deshecho en lirismos y poesías sobre la Luna, que brilla sobre nosotros con su resplandor mágico y etéreo. Pero, ¿nos pertenece? Seguramente pertenece al patrimonio común y nosotros, como especie colectiva, deberíamos decidir si puede ser saqueada y profanada por un solo país o, preferiblemente, por ninguno.

Irónicamente, después de todas las fantasías de ciencia ficción sobre malvados marcianos invadiendo el planeta Tierra, resulta que somos nosotros, los humanos, los que estamos a punto de invadir Marte y la Luna, trayendo con nosotros nuestras despreocupadas y destructivas costumbres. Y todo esto, mientras dejamos atrás un planeta espectacularmente bello para que decaiga y degenere como resultado de nuestra codicia egoísta.

Traducción de Raúl Sánchez Saura. 

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Energía nuclear
Sudáfrica Asalto nuclear a las libertades en Sudáfrica
La industria muestra su desprecio por los procesos democráticos y los grupos de la sociedad civil.
Centrales nucleares
"Radioactivo" “Radioactivo” es un espectáculo irresistible
Una nueva película muestra las experiencias de las mujeres en el accidente nuclear de Three Mile Island.
Centrales nucleares
Análisis Cierre de las nucleares y comienzo de la gestión eterna de sus residuos
Ante las voces que periódicamente se levantan en contra del cierre de Almaraz, una pertinente reflexión sobre las implicaciones reales de una central nuclear, de su vida, de su clausura y un recordatorio de su declive frente a las renovables.
Investigación
Migracións Mulleres á fronte dende o sur global
Nace unha iniciativa de investigación, intervención e acción participativa na Galiza para potenciar o diálogo e intercambio de saberes entre as voces subalternizadas das mulleres do sur global.
Elecciones
Elecciones europea Las europeas agudizan las contradicciones de Sumar y el lugar de IU sigue en disputa
Fuentes de la coalición aseguran que el puesto de Izquierda Unida en la lista de europarlamentarios todavía no está claro. Yolanda Díaz sueña con recuperar a Palop, veta a Manu Pineda y tensa la cuerda al máximo con Más Madrid.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Acusan a una agencia pública catalana de complicidad con el apartheid y el genocidio en Palestina
Un reciente informe denuncia a ACCIÓ, la agencia gubernamental para la competitividad de las empresas catalanas, por impulsar relaciones económicas con Israel a pesar del “riesgo plausible de complicidad con genocidio y crímenes contra la humanidad”.
Catalunya
Antirracismo Las muchas voces de Catalunya: identidades diversas, segregación y más de 300 idiomas
En las últimas décadas la sociedad catalana se ha transformado con la llegada de personas migrantes, que ya suponen un 21% de la población. Aunque la exclusión y el racismo siguen ahí, en el día a día lenguas, experiencias e identidades se mezclan.
Análisis
Polarización Una inflación de insultos y demagogia
En este clima de enfrentamiento que es ya el único referente de socialización política para algunas generaciones, el ciudadano parece tener que elegir entre qué mal es menos punible e inmoral.

Últimas

Ley de Memoria Histórica
Memoria democrática La ofensiva legislativa de PP y Vox contra la verdad, justicia y reparación
Las asociaciones memorialistas del estado hacen frente común en la Unión Europea y no descartan acudir a los tribunales para defender los derechos de las víctimas del franquismo.
Cine
Cine RTLM, la radio del odio que alentó el genocidio en Ruanda
Cuando se cumple el 30º aniversario de la tragedia en Ruanda, llega a las pantallas ‘Hate Songs’, que se estrena el viernes 19 de abril, una metaficción que transcurre en los estudios de la emisora controlada por los hutus.
Laboral
Laboral CC OO, UGT y USO rechazan firmar el convenio de Decathlon al no incluir la cláusula de garantía salarial
Decathlon ha firmado el acuerdo con el sindicato mayoritario, SGICD, auspiciado por la propia empresa. El convenio para 2024-26 incluye un incremento salarial del 15%, que recupera la pérdida del 12% de los dos anteriores.
País Vasco
Los audios del PNV Itxaso Atutxa, sobre adjudicar un contrato: “Deben ser tres empresas de confianza del partido"
Hordago publica audios exclusivos grabados en Sabin Etxea que muestran a la presidenta del Bizkai Buru Batzar domesticando al entonces alcalde de Mundaka para acatar la disciplina del partido en materia de contratación pública en el consistorio.
ETA
Opinión Mis relaciones con ETA
Hay quien sigue empeñado en utilizarlo como espantajo electoral, pero es un argumento que no durará. Eso no quiere decir que debamos olvidar lo que pasó, pero sí evitar utilizar la memoria como arma de guerra y confrontación
Más noticias
Italia
Italia El gobierno Meloni allana el camino a los antiabortistas
La Cámara de Diputados italiana ha aprobado por amplia mayoría una ley que permite a las organizaciones anti-elección entrar a los centros de asesoramiento público donde acuden mujeres que están pensando en interrumpir su embarazo.
Violencia policial
Violencia institucional Iridia consigue reabrir judicialmente el caso de una muerte por pistola taser policial
Es uno de los 56 casos en los que ha litigado la entidad de derechos humanos en 2023 y en los que hay un total de 156 agentes o funcionarios encausados.
Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Personas sin hogar
Personas sin hogar “Una noche por todas sus noches” en protesta por las personas sin hogar en Granada
El cierre de un centro de acogida nocturno en el centro de la ciudad, que acogía a más de 50 personas, ha agravado la ya precaria situación de acogida de las personas sin hogar

Recomendadas

Cuba
Proyectos artísticos en la isla El arte y la cultura como válvula de escape para resistir la crisis en Cuba
Entre todos los desafíos que enfrenta Cuba, el arte y la cultura se mantienen como refugios de creatividad y resiliencia.
Anticapitalistas
Miguel Urbán “En el inicio de Podemos dijimos que sin autoorganización nos iban a hacer mierda... y nos han hecho mierda”
El eurodiputado más longevo de la llamada política del cambio no repetirá en las elecciones de junio. Miguel Urbán repasa los asuntos más importantes del espacio de la izquierda institucional y las perspectivas de futuro de la Unión Europea.
Especulación urbanística
Turistificación Canarias dice basta: activistas organizan una movilización histórica en las islas frente a la turistificación
Precarización, pobreza, desigualdad y dificultad de acceso a la vivienda, así como la enorme contaminación de los espacios naturales causada por el modelo turístico, son algunas de las problemáticas por las que Canarias sale a la calle el próximo 20 de abril.