Gobierno de coalición
Adelante presidente: impresiones sobre el nuevo gobierno

La presencia de Unidas Podemos en el Gobierno no era lo deseable para los poderes políticos y económicos, pero tampoco el papel legitimador que está asumiendo la formación morada es una buena noticia para las posiciones de movimiento.

1er Consejo Ministros - 2
Foto de familia del nuevo gobierno de coalición. Dani Gago
Pablo Carmona

Es miembro de la Fundación de los Comunes.

14 ene 2020 11:33

Los debates de investidura de este 2020 pasarán a la historia por lo agitado de sus sesiones. A un lado, los representantes del nuevo gobierno progresista, al otro los enrabietados portavoces de la derecha cavernícola. En medio del ruido, Pablo Iglesias resumió en el final de una de sus intervenciones lo que podría ser el futuro inmediato de las relaciones entre los movimientos sociales y el nuevo gobierno progresista. Tras agradecer y enaltecer su labor a los movimientos sociales, el hoy vicepresidente del gobierno se despedía con un quincemayista “sí se puede”, seguido de un gobernista “adelante presidente”.

Pocos meses despues del sainete protagonizado por el PSOE y Unidas Podemos para la primera investidura, la segunda intentona se convertía en una explosión de júbilo. Muchos de los que dudaron de un gobierno de coalición corrían ahora a reclamar ministerios y secretarías de Estado. Las nuevas directrices políticas eran la alegría y la esperanza. Al fin y al cabo la derecha no pasaba a gobernar y se ha consumado un gobierno progresista. ¿Qué podía salir mal?

Esta celebración casi por decreto ha impedido que se abran algunos debates de fondo que tendrán que ser centrales para los movimientos sociales de los próximos años

Según los artífices del pacto estamos ante un gobierno histórico, el primero de coalición en nuestra democracia. Frase demasiado precocinada pero que trata de funcionar como un guiño: por primera vez en nuestra historia reciente, el PSOE —partido central del Régimen del 78— gobernará teniendo un contrapeso a su izquierda. Por ahora ese contrapeso es un programa común de medidas a desarrollar, una vicepresidencia y tres ministerios que cuelan a Unidas Podemos en el Consejo de Ministros. La suerte está echada.

Llega el nuevo gobierno

Ayer, 13 de enero de 2020, entre juramentos monárquicos y constitucionales la palabra clave seguía siendo la esperanza. Pero, ¿qué se puede esperar de este gobierno? ¿Cómo acturar ante tan señalado momento? En estos días, desde Unidas Podemos se han lanzado numerosos parabienes, en especial para Pedro Sánchez, pero también para los movimientos sociales. Incluso alguna recomendación desde los púlpitos para que los movimientos sociales no dejen de luchar y de presionar. Efectivamente, por el momento toca mucha retórica y mucha propaganda, también muchos bailes de nombres propios. En definitiva, poco análisis de fondo y mucho besamanos.

Puede parecer que estos primeros días de esperanza y buenas palabras son inocuos, pero nada más lejos de la realidad. Esta celebración casi por decreto ha impedido que se abran algunos debates de fondo que tendrán que ser centrales para los movimientos sociales de los próximos años. De hecho, quienes han lanzado críticas contra puntos clave del acuerdo de gobierno o contra la estrategia de coalición ya han recibido críticas por precipitarse, por ser demasiado agoreros.

No deberíamos comenzar ningún debate sin recordar que la precarización laboral, las políticas de austeridad, los mecanismos de racismo institucional o las dinámicas especulativas no han sido patrimonio de los gobiernos de la derecha sino que han constituido verdaderas políticas de Estado

Sin embargo, se debería empezar por entender que muchas personas desde los movimientos no esperen nada ni de este gobierno ni de ningún otro, un principio de autonomía que debe conjurar la idea de que existe algo parecido a un “gobierno de los nuestros” y prevenirnos ante este jolgorio de lo progre.

Es cierto que a estas alturas no tenemos más que una buena declaración de intenciones y un puñado de personas muy válidas nombradas para puestos relevantes. Pero también es cierto que con este gobierno progresista ya hemos asistido —entre otras cosas— a una novedad: la rehabilitación total por parte de Unidas Podemos del nuevo PSOE como agente de cambio y, lo que es peor, la explotación hasta la saciedad del viscoso eje derecha-izquierda en torno a algunas de las políticas de Estado medulares de nuestra democracia. Y es aquí donde empiezan los problemas.

En el fragor de las celebraciones se ha vuelto a situar al PSOE como un agente cercano, dialogante, de perfil social, el encargado de llevar adelante un programa de profunda transformación de nuestro país. Con ello, se han vuelto a mandar algunas políticas vertebradoras de nuestra democracia al terreno de la derecha, expurgando de todo mal a la izquierda, asimilada ahora con una idea pura de democracia.

Por este motivo, a partir de ahora no deberíamos comenzar ningún debate sin recordar que la precarización laboral, las políticas de austeridad, los mecanismos de racismo institucional o las dinámicas especulativas en el terreno financiero e inmobiliario no han sido patrimonio de los gobiernos de la derecha sino que han constituido verdaderas políticas de Estado. Lo que hemos entendido en nuestra historia reciente como gobiernos progresistas no han sido sino una pieza más para la construcción de estas políticas. Entonces la pregunta lógica es ¿por qué este gobierno debería ser diferente?

Democracia, Estado y capitalismo español

También es importante recordar que de estas políticas han participado —cada uno desde sus posiciones—, tanto el Partido Popular y el PSOE como los grandes sindicatos oficiales UGT y Comisiones Obreras. Con ello, la caracterización manejada por Pablo Iglesias en torno a lo que sucede en nuestro país y que se resume en que “tenemos una democracia limitada por poderes económicos” se convierte en una triste caricatura cuyo único objetivo es no profundizar en la esencia de nuestros poderes ni a nivel nacional ni europeo.

Nadie duda de que Unidas Podemos sabe perfectamente que pactar con el PSOE es dar alas a un aparato más del Estado en fase de supervivencia, la misma fase por cierto en la que se encontraba Unidades Podemos entre investidura e investidura. Esta correlación de supervivencias hace que la sobreactuación y la euforia exaltando como “compañeros” al PSOE resulten excesivas y un tanto estridentes. Al fin y al cabo, la primera muestra de que Unidas Podemos asume su primer gran compromiso de Estado es lavarle la cara a uno de los pilares centrales del Régimen del 78.

Con buen criterio se dirá que toda esta representación no es más que eso, un teatro medido con el objetivo de afianzar una posición que para los poderes económicos no deja de ser incómoda. A muchos nos gustaría equivocarnos y ver salir victoriosas a las huestes de este nuevo caballo de Troya en materia territorial, de derechos sociales, feminismos y en políticas valientes de transición ecológica o de fronteras. Pero es que incluso la aceptación de esta política espectacularizada con una enorme inflación de expectativas y con amarres de poder aún tan frágiles no es otra cosa que una nueva concesión al circo parlamentario que sigue sin hincarle el diente a la verdadera economía política de nuestra democracia.

Toca empujar y luchar para conseguir todos los avances posibles, pero también evitar que la euforia del gobierno progresista o los marcos mezquinos del “no favorecer a la derecha con la crítica” traten de apaciguar o encauzar a los movimientos sociales y las luchas

El PSOE ha demostrado durante décadas que no se trata del ala rebelde o progresista de nuestro sistema, sino que siempre fue el epicentro del capitalismo español. Primero porque con un magistral proceso de radicalización hacia su izquierda en sus primeros años de Transición logró comerse —pasando por la izquierda primero y cooptando desde posiciones de poder después— a buena parte de los más de 2,5 millones de votos que tenía a su izquierda en las elecciones de 1979. Más tarde, porque supo convertirse en un partido de Estado por su papel como rompeolas de buena parte de las fuerzas democratizadoras surgidas desde el tardofranquismo. Pero también porque inauguró con los procesos de reconversión industrial y las primeras rondas de privatizaciones de grandes empresas y servicios no solo la fusión Capital-Estado, sino también la combinación de los partidos políticos con el tejido empresarial estratégico de nuestro país.

Como bien explican Pedro Ramiro y Erika González en su reciente ensayo ¿A dónde va el capitalismo español?, eso a lo que llamamos “puertas giratorias” no ha sido otra cosa que la simbiosis que se ha producido en nuestro capitalismo entre los poderes políticos y económicos. Sectores estratégicos de nuestra economía, grandes multinacionales, poderes financieros y políticos formando parte de una misma realidad.

No cabe duda de que la presencia de Unidas Podemos en el gobierno no era lo deseable para estos poderes, pero tampoco el papel legitimador que está asumiendo la formación morada es una buena noticia para las posiciones de movimiento. La vieja tradición transformadora y de radicalización democrática que sabía colocar al PSOE —por experiencia propia de las últimas décadas—, dentro del bloque oligárquico ha sido la primera damnificada a la hora de tener un juicio claro sobre lo que puede suceder. Tampoco lo desdibujado de algunos puntos centrales en el acuerdo de gobierno como el papel de la SAREB, las políticas de vivienda o las laborales, del todo imprecisas y tibias, son buenas señales. Tenemos la obligación de tener precaución.

Por este motivo —desde el espectro de las luchas y los movimientos sociales—, se empieza a dibujar una primera agenda ante el nuevo gobierno. Primero, no caer en el territorio de la euforia y las esperanzas vagas en torno al genérico gobierno progresista. Es evidente que gran parte de las partidas que se han planteado desde el pacto de gobierno acabarán perdiéndose, otras muchas acabarán en tablas, mientras muchas más ni siquiera se han planteado. Toca sin duda empujar y luchar para conseguir todos los avances posibles, pero también evitar que la euforia del gobierno progresista o los marcos mezquinos del “no favorecer a la derecha con la crítica” traten de apaciguar o encauzar a los movimientos sociales y las luchas.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Frontera sur
Masacre de Melilla Melilla-Nador, 24 de junio de 2022: anatomía de un crimen racista
Setenta personas permanecen desaparecidas dos años después de la masacre que tuvo lugar en el paso fronterizo que une Marruecos y España. Un informe aporta pruebas de que se trató de una trampa premeditada contra los migrantes.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.
Elecciones
Elecciones europeas La izquierda lleva sus cuentas pendientes a unas Europeas que ponen a prueba el contraataque de Sánchez
El Partido Popular y Vox plantearán una campaña en clave nacional contra el “sanchismo”. El presidente del Gobierno ha salido reforzado en las encuestas tras las elecciones catalanas pero no superará al PP según una reestimación de datos del CIS.
#46071
18/1/2020 18:05

Sí, se puede, ¿qué? (Qué se puede esperar de este gobierno y cómo actuar en consecuencia)
https://www.lahaine.org/est_espanol.php/si-se-puede-ique-que

0
0
#45904
14/1/2020 15:55

Habrá que juzgar por lo conseguido, no según lo deseado, tan simple como eso. Pero si ese juicio se hace des de la posición de espectador-cliente que espera que le sirvan las transformaciones al plato, mal vamos. Luchar en lo personal, en la calle y en las instituciones, con vasos comunicantes todo lo ásperos que haga falta, pero también empáticos. Y asegurarse que sea para avanzar, no para marcar ninguna de las diversas modalidades de paquete que tiene la izquierda.

2
2
#45901
14/1/2020 15:21

Desmadridizar; descentralizar la burbuja Madrid (concepto), capital-estado-corte

1
6
#45898
14/1/2020 14:51

Sería de desear que alguno de los nuevos políticos progres recién llegados se atrevan a plantear la exigencia de revisión a la UE de estos acuerdos sobre la privatización del AVE. El Reino Unido, que ya pasó por eso, al ravés que aquí, se está planteando re-estatizarlos. A ver si alguno dice "esta boca es mía": https://www.elsaltodiario.com/transporte/privatizacion-alta-velocidad-lleva-modelo-ryanair-tren

1
0
#45891
14/1/2020 14:01

La timocracia sigue.

6
2
Palestina
PALESTINA Petiscos para pedir o cese do apoio da USC a Israel
A Asemblea Internacionalista do Estudantado de Compostela organiza unha xornada de portas abertas na xerencia da USC para pedir que se aproben as demandas contra o xenocidio.
Unión Europea
Unión Europea El giro von der Leyen en política de fronteras y el 'modelo Ruanda'
La actual estrategia de Bruselas se basa en pagar a terceros países en África y Asia para que contengan la llegada de migrantes sin garantizar que se respeten los derechos humanos.
Artes escénicas
Artes escénicas María San Miguel quiere hacer un teatro “que te pase por el cuerpo, hasta la arcada si es necesario”
La actriz, directora y productora afronta con su compañía Proyecto 43-2 un montaje documental que parte de Federico García Lorca y entra de lleno en la cuestión de la memoria histórica, las fosas comunes del franquismo y el teatro que se hace hoy.
Aborto
Derecho al aborto El Constitucional tumba el recurso de Vox contra la reforma de la ley del aborto
La mayoría progresista de este tribunal asegura que la Ley 1/2023 de salud sexual y reproductiva es constitucional y avala, entre otros aspectos, que mujeres de 16 y 17 años puedan abortar sin la necesidad de consentimiento paterno.
Sidecar
Sidecar Tras el euroescepticismo: la extrema derecha y la Unión Europea
Lo que se está produciendo en la Unión Europea, es un giro a la derecha en la composición del Parlamento, pero el euroescepticismo estridente ha sido sustituido por un reformismo tibio.
Frontera sur
Masacre de Melilla Melilla-Nador, 24 de junio de 2022: anatomía de un crimen racista
Setenta personas permanecen desaparecidas dos años después de la masacre que tuvo lugar en el paso fronterizo que une Marruecos y España. Un informe aporta pruebas de que se trató de una trampa premeditada contra los migrantes.

Últimas

Comunidad El Salto
Comunidad El Salto Las cuentas de El Salto 2023-2024: cada vez más, un gran medio financiado por la gente
El Salto supera el millón de euros anuales de ingresos y aumenta su plantilla hasta llegar a las 28 personas empleadas. Todo eso con criterios éticos de financiación, funcionamiento horizontal y una cooperativa de propiedad colectiva.
Minería
Mina de Touro A Xunta oculta desde xaneiro a solicitude dun novo megaproxecto mineiro en Touro
Cobre San Rafael solicita ademais que sexa considerado Proxecto Industrial Estratéxico para “facilitar a súa tramitación exprés e impedir a participación pública”, segundo indican máis dun cento de colectivos nun comunicado conxunto.
Ecología
Euskal Herria La expansión del Guggenheim a Urdaibai avanza con la demolición de la histórica fábrica Dalia
Las obras para el desmantelamiento de la histórica cubertera ya están en marcha. Vecinas y asociaciones siguen luchando para detener un proyecto que, antes de las elecciones, había quedado en stand by.
Más noticias
Biodiversidad
Consejo Europeo Luz verde a la Ley de la Restauración de la Naturaleza tras meses de bloqueo
El cambio de postura de la ministra de Medio Ambiente austriaca, que ha votado en contra de la opinión de su canciller, y la abstención de Bélgica han sido claves para acabar con el bloqueo de conservadores y ultras al paquete medioambiental.
Cine
Cine ‘Alumbramiento’, una ficción recupera la historia real de las madres de Peñagrande (y de los bebés robados)
La segunda película del director Pau Teixidor aborda el internamiento en centros de adolescentes embarazadas y el robo de recién nacidos en un Madrid que celebraba la victoria electoral del PSOE de Felipe González.
Análisis
Análisis La tortura: causar el mayor daño posible al pueblo palestino
Las imágenes de soldados de la ocupación israelíes humillando a hombres palestinos en calzoncillos, con las manos atadas a las espaldas y ojos vendados, nos recuerdan que la tortura persiste en nuestras sociedades. No solo eso, ya no se esconde.

Recomendadas

Migración
Fronteras Libia-Creta, la nueva ruta migratoria del Mediterráneo Oriental
Recientemente, una nueva ruta migratoria se ha dibujado en los mapas del Mediterráneo Oriental, la que une Libia con las islas griegas de Creta y Gavdos, ajenas antes al trasiego migratorio.
Alimentación
Claudia Polo “Nunca ha habido tanta información sobre el comer y nunca hemos estado tan desconectados de la alimentación”
En su nuevo libro, ‘Entorno’, la comunicadora gastronómica Claudia Polo invita a analizar la relación que tenemos con la comida, redescubrirla y acercarnos con intuición a la cocina.
América Latina
Raúl Zibechi “Gaza es el fin de la humanidad. Hay un proyecto de exterminio de los pueblos molestos”
Raúl Zibechi es uno de los pensadores latinoamericanos que mejor ha explicado desde su labor como ensayista y periodista las transformaciones experimentadas en las últimas décadas y el papel de los movimientos en el pasado y futuro de la región.
Justicia
Problemas con la justicia Joaquín Urías: “La mayor campaña de desprestigio de la judicatura la están haciendo los propios jueces”
Desde 2017, una serie de jueces parecen haberse subido al monte. El jurista Joaquín Urías desgrana en su último libro las circunstancias de este destape y las consecuencias que esto puede tener para la democracia en su conjunto.