Migración
Hungría normaliza el maltrato sistemático de personas migrantes en la frontera

La policía húngara se ceba con los grupos de migrantes que entran al país cruzando la frontera Serbia. Testigos denuncian la brutalidad con la que son tratadas las personas que toman esta ruta.
Abuso policial migrantes Serbia
Policías húngaros rapan a la fuerza y golpean a las personas migrantes que llegan desde Serbia.
No Name Kitchen
22 sep 2022 07:43

El jueves 15 de septiembre, la mayoría de los miembros del Parlamento Europeo (MEP) publicó un informe en el que alertaron sobre la caída del Estado húngaro, a cargo del primer Ministro Viktor Orban, hacia el “autoritarismo”, con “esfuerzos deliberados y sistemáticos” para atentar contra la democracia y los derechos fundamentales. El comunicado de prensa, que contó con la aprobación de 433 eurodiputados y 123 en contra, enciende alarmas en tópicos como la libertad religiosa, la libertad académica, la libertad de asociación y advierte sobre las problemáticas que atraviesan los derechos de las minorías, de los migrantes y de los solicitantes de asilo y refugiados, entre otros.

En línea con lo argumentado y en base a los testimonios de violencia fronteriza que registramos cada semana, No Name Kitchen (NNK) concluye que en el último tiempo se hicieron más frecuentes, notorios y violentos los casos de pushback (devoluciones en caliente) por parte de las fuerzas de seguridad húngaras contra las personas en movimiento. A su vez, se destaca la adopción de mecanismos sistemáticos de humillación y brutalidad, que profundizan aún más en la grave violación a los Derechos Humanos dentro de territorio europeo que hace años lleva adelante el gobierno de Orban bajo la mirada de la Unión Europea.

Un grupo de jóvenes fue devuelto de manera violenta de Hungría a Serbia: se les obligó a comer cigarrillos, les raparon la cabeza a la fuerza, les echaron gas pimienta en los rostros, extrajeron sus móviles y los destruyeron

En un squat (edificio abandonado donde viven personas en tránsito) ubicado en la ciudad de Horgos, se recopilaron testimonios de un grupo de jóvenes que fueron devueltos de manera violenta de Hungría a Serbia y en el que algunos de sus miembros fueron obligados a comer cigarrillos y les raparon la cabeza a la fuerza. Según lo que nos contaron, un joven de 18 años y otros tres de entre 18 y 30 años fueron detenidos cerca de la medianoche por un grupo de cinco agentes húngaros cubiertos con pasamontañas. Les echaron gas pimienta en los rostros, extrajeron sus móviles y los destruyeron, lo mismo con las gafas de una de las víctimas. Luego tomaron lo que había dentro de sus mochilas y lo volcaron sobre sus cabezas, incluyendo latas de atún y bebidas energizantes.

Tras hallar una máquina de afeitar entre los elementos personales, uno de los agentes procedió a rapar las cabezas de los jóvenes. A uno de ellos le afeitaron la forma de una cruz, como se puede ver en las imágenes publicadas por KliKaktiv; mientras que a otro joven lo dejaron con una cresta. Antes de despacharlos en la frontera serbia, los golpearon y patearon en el suelo, en sus cabezas, costillas y pantorrillas. Debido a los golpes, uno de ellos sufrió una fractura en una de sus piernas.

Unos días después, el equipo de NNK registró nuevos testimonios en Sombor, otra localidad serbia cercana a la frontera húngara. En este caso, tal como nos manifestaron las víctimas, una veintena de sirios fueron rodeados de noche por cuatro furgonetas y 16 agentes de la policía húngara a pocas horas de haber cruzado la frontera. Los obligaron a arrodillarse en el suelo y los rociaron con gas pimienta. “Dos policías comenzaron a golpearnos, los demás se limitaron a observar. Ahora no puedo respirar, me duele mucho”, dijo una de las víctimas mientras señalaba los golpes recibidos por porras y patadas en la espalda y la cadera. Al finalizar la golpiza, los subieron a las furgonetas y los echaron a Serbia.

Dos semanas antes, registramos otra situación de abuso policial, esta vez, contra un grupo de cuatro personas que incluían un padre con su hijo. Como nos contaron, tras pasar la noche bajo una lluvia torrencial y perdidos en uno de los bosques que separan Serbia de Hungría, las víctimas, desesperadas por el frío y las dificultades para continuar a pie, se acercaron a una carretera y, el padre, le pidió ayuda a cuatro policías uniformados que vio. Sin mediar palabra, uno de los policías comenzó a golpearle las rodillas y las piernas con una porra. Otro hizo lo mismo con el resto del grupo, dando puñetazos en cabezas y cuellos. Acto seguido, los obligaron a dejar sus teléfonos en el suelo.

Al poco tiempo llegó una furgoneta con más policías, perros y con una veintena de personas en movimiento, entre ellas cinco menores y cuatro mujeres. El padre nos contó que, afectado por problemas de salud en sus pies, pidió asistencia para entrar en la furgoneta pero un policía le respondió con un fuerte golpe en la espalda. Según el testimonio, una vez dentro del vehículo, un policía señaló a los perros y le dijo: “Si intentas hablar o moverte, te daré de comer a los perros”. Permanecieron quietos, en silencio y sin acceso a agua por varias horas hasta que más tarde los dejaron en la frontera serbia.

Migración
Fronteras Un nuevo ataque marroquí contra personas migrantes deja una mujer muerta y tres heridos graves
Nueve organizaciones denuncian el ataque con fuego real por parte de la Gendarmería marroquí contra un grupo de 35 personas migrantes que se preparaban para tomar una patera.

Otra historia recopilada narra lo sucedido en Kiszombor, una ciudad ubicada al sudeste de Hungría. Durante las primeras horas de la mañana, un grupo de media docena de personas en movimiento y otro joven proveniente de Siria fueron interceptados en dos sitios por agentes de policía. Según el primer testimonio del grupo, que había caminado 22 horas bajo la lluvia, varios agentes uniformados los detuvieron en la calle y uno de estos policías exigió a las personas dinero. Al no obtenerlo, acabó agarrando uno de los teléfonos y lo lanzó contra el suelo. Finalmente, ingresaron a las personas en vehículos, para llevarlas a la estación de policía.

En un lugar cercano, mientras cruzaba el puente que atraviesa el río Mures, un joven proveniente de Siria fue capturado por una oficial de policía que iba acompañado por un hombre de civil. Luego de reconocerse ambos por una devolución previa y de tomarle fotografías con su smartphone, la agente lo obligó a entrar en el vehículo y lo amenazó: “Si lo intentas de nuevo (cruzar el territorio húngaro), la próxima vez te tiraremos debajo del puente”.

Las siete víctimas fueron trasladadas a un centro de detención, donde permanecieron unas cinco horas encerradas en una pequeña celda donde ya se encontraban alrededor de 25 personas más. Pidieron agua y alimento pero la policía se negó. Finalmente, las más de 30 personas fueron trasladadas en un vehículo hasta la frontera y forzadas a cruzar a pie hasta la ciudad de Horgos.

A finales de agosto, un grupo de 20 personas procedentes de Siria —quince de ellas adolescentes— fue interceptado cerca del río Kis Sori Csatorna por dos patrullas y cuatro oficiales uniformados. De acuerdo con lo narrado por uno de los jóvenes, la policía los obligó a inclinarse en el suelo y comenzó a propinar puñetazos, patadas y golpes con bastones y con una rama de árbol. Luego registraron sus mochilas y destruyeron sus teléfonos móviles y baterías externas. También dicen que se quedaron con todo el dinero que llevaban, un total aproximado de 1.200 euros.

Un joven relataba cómo, mientras esperaban que llegara la furgoneta que los trasladaría hasta la frontera serbia, los agentes caminaban entre ellos y los golpeaban: “Elegían a una persona para abofetearla sin ninguna razón, era como un juego para ellos”

La víctima recordó que, mientras esperaban que llegara la furgoneta que los trasladaría hasta la frontera serbia, los agentes caminaban entre ellos y los golpeaban: “Elegían a una persona para abofetearla sin ninguna razón, era como un juego para ellos”. Antes de ser obligados a cruzar la frontera, fueron trasladados a una sala pequeña donde permanecieron detenidos y les tomaron videos.

Una madrugada de septiembre, a pocos metros antes de ingresar a la ciudad húngara de Szeged, un grupo de cuatro sirios levantaron sus brazos al oír el llamado de cinco policías. El testimonio de uno de ellos narra que, tras arrojarles un producto lacrimógeno, dos agentes empezaron a golpearlos. Y otra vez se repitió el mecanismo: los obligaron a sentarse en el suelo y repartieron patadas en las piernas y golpes en el torso mientras los insultaban.

Colocados en fila y de espaldas, ataron sus muñecas con precintos y volvieron a golpearlos tras descubrir que varios miembros del grupo de sirios habían escapado antes de ser capturados. “¡Hermano, por favor, detente!”, dijo una de las víctimas al agente que respondió con nuevos golpes: “Hermano no, hermano una mierda (No brother, fuck brother)”. Una furgoneta blanca los trasladó hasta la frontera después de la golpiza. Antes de marcharse, una víctima recordó que uno de los agentes le amenazó: “Si vuelves a pasar, te dispararé”.

Estos son solo algunos ejemplos de la brutalidad, humillación y la violencia fronteriza que sufren a diario las personas en movimiento que intentan ingresar a Europa a través de Hungría. Otras voces que el equipo de No Name Kitchen registró en el norte de Serbia relatan acerca de vehículos oficiales húngaros arrastrando las escaleras que las personas en movimiento utilizan para cruzar la valla de cuatro metros que separa ambos países. Como resultado de ello y en sintonía con sus testimonios, pueden observarse con mayor frecuencia fracturas, lesiones en rodillas y tobillos, que coinciden con la caída desde altura, así como cortes profundos en manos y brazos, producto del alambre de púas que recubre la valla.

Sobre o blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas as entradas

Relacionadas

Migración
Fronteras Un nuevo ataque marroquí contra personas migrantes deja una mujer muerta y tres heridos graves
Nueve organizaciones denuncian el ataque con fuego real por parte de la Gendarmería marroquí contra un grupo de 35 personas migrantes que se preparaban para tomar una patera.
Centros de Internamiento de Extranjeros
Fronteras Un joven se suicida en un CIE italiano después de que el juez confirmara su permanencia en el centro
La Asamblea No CPRs — No Fronteras de la región denuncia que no es un caso aislado y que muchos suicidios solo se evitan por la intervención de otros reclusos. En los últimos tres años, cuatro personas han muerto mientras estaban custodiados en este centro de repatriación.
Sobre o blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas as entradas

Destacadas

Italia
Elecciones generales Los herederos del fascismo obtienen el 26,2% del voto y podrán gobernar en Italia
Giorgia Meloni, de Fratelli d'Italia, obtiene uno de cada cuatro votos y contará con el apoyo externo de la coalición que completan Matteo Salvini y Silvio Berlusconi.
Gas natural
Gas natural licuado, la solución energética para Europa que pone al mundo al límite
Casi el 70% del gas que se consume en la UE viene a través de gasoductos, y el resto viene del gas natural licuado. Ante el peligro del cierre del grifo desde Moscú, Europa lleva meses intentando incrementar el volumen de gas natural licuado que compra desde el extranjero.
Opinión
Los huevos de la serpiente
La victoria de Fratelli d'Italia supone una amenaza para todos los pueblos europeos.
Monarquía
La despedida de Isabel II, un show que refuerza a las monarquías
El funeral de la reina ofrece un balón de oxígeno al resto de monarquías occidentales, entre ellas la española. Un extremadamente largo velatorio para justificar y reforzar la anomalía histórica de su institución.
Opinión
En diálogo con el movimiento socialista: tesis para la organización que viene
Dentro del contexto del debate organizativo en curso —donde están entrando en diálogo posiciones autónomas y socialistas— este texto se busca ahondar en algunos puntos ya puestos sobre la mesa y rescatar otros tantos que quizás no se han tratado con la suficiente profundidad. Se enuncia desde lugares autónomos, mas no se toman estos como casillas inamovibles. El deseo es que circule y pueda abrir ventanas interesantes dentro de la actual y nutrida discusión.
Migración
Migraciones Marlaska, Melilla y la violencia en la frontera sur
La continuidad del ministro de Interior tras los hechos del pasado 24 de junio normaliza la impunidad ante las muertes en la frontera.

Últimas

Literatura
Juan Pinilla “La biografía de Saramago es la de los donnadies y los desheredados”
El investigador y cantaor Juan Pinilla publica con la editorial Atrapasueños el libro ‘Saramago. El Nobel de lo imposible’, un laborioso y profundo estudio sobre el escritor portugués que llega a las librerías en pleno centenario de su nacimiento.
Opinión
Vuelva usted mañana: la enfermedad crónica de la administración en la era digital
A la e-administración le queda mucho camino por recorrer: sigue siendo poco más que una fantasiosa quimera, una distante utopía con la que los usuarios más críticos no dejan de soñar.
Chile
A Fronteira Insistirmos, persistirmos, resistirmos
O rexeitamento en Chile exixe unha lectura que se afaste das antinomías tradicionais e atenda unha memoria americana común.
Migración
Migración València se manifiesta por tercera ocasión para exigir justicia por la Masacre de Melilla
El movimiento antirracista de València se concentra una vez más para exigir una investigación independiente y protección para las supervivientes en espera de juicio en Marruecos.
El Salto Radio
Que No Te Lo Cuenten De ecología y humanidad
VV.AA.
Nueva edición del noticiero quincenal de El Salto
Antifascismo
Antirracismo El mundialito que resiste a la metrópoli
El Mundialito mixto antirracista de Bilbao cumplió su sexta edición, mientras que en Iruñea preparan su estreno.

Recomendadas

Fascismo
Las elecciones en Italia como espejo en el que mirarse
Recordar los desmadres de Berlusconi o la base social del fascismo histórico puede parecer un ejercicio infructuoso, pero lo cierto es que permite abordar la cuestión aportando la perspectiva de la memoria. Y tal vez la memoria sea lo único que nos pueda salvar.
Extrema derecha
Italia, año cero
A las crisis cíclicas y de difícil explicación hasta para la propia ciudadanía italiana, se suman los formateos políticos que el sistema sufre en cada elección desde hace más de una década.
Elecciones
Elecciones 2023 Las municipales y Sumar, el nuevo órdago de Podemos
El partido a la izquierda del PSOE que cambió la historia de la política moderna de España sigue buscando su rumbo tras la era Iglesias. Las autonómicas y municipales de mayo próximo ya están sobre la mesa y está por verse cómo será la relación con IU y con los de Yolanda Díaz. La marca electoral de los morados, en el ojo del huracán.
La vida y ya
Principio de reciprocidad
¿Cuándo olvidamos el principio de reciprocidad, ese que dice que si cojo frutos devuelvo semillas?
Literatura
Literatura Alejandra Pizarnik, de la A a la Z
Hace 50 años que se echa de menos la voz de la poeta única, singularísima, que fue Alejandra Pizarnik. Nació en Buenos Aires, en 1936, en una familia de inmigrantes y desde muy niña sus pasiones fueron leer, escribir, escandalizar un poco... Comenzó estudios de Filosofía y Letras que no acabó, tomó clases de pintura, leyó desaforadamente, viajó, volvió… y siempre escribió poesía, narraciones y diarios de donde se han extraído la mayor parte de las entradas de este diccionario, que intenta recomponer algunos fragmentos de ese puzle llamado Alejandra Pizarnik.
Represión
Miles de personas se concentran en Madrid en apoyo a las sindicalistas de la Pastelería Suiza condenadas a prisión
La manifestación convocada por el sindicato CNT ha reunido en la capital a alrededor de 10.000 personas con el objetivo de “denunciar la criminalización de la acción sindical” y exigir la “inmediata absolución” de las seis sindicalistas condenadas a prisión en la Pastelería Suiza de Xixón.
Migración
Surge en València el Movimiento Fuerza Migrante para motivar el voto
El Movimiento Fuerza Migrante (MFM) se ha presentado recientemente en la ciudad de València con el objetivo claro de movilizar el voto migrante y organizarse de cara a los comicios del 2023.