Túnez
La corrupción, gangrena de la transición tunecina

Según los cálculos de la Instancia Nacional de la Lucha contra la Corrupción, los tunecinos desembolsan cada año unos 156 millones de euros en sobornos.

Abdelkrim Laabidi anticorrupción Túnez
Abdelkrim Laabidi se ha convertido en un símbolo de la anticorrupción en Túnez. Ricard González
Túnez
28 nov 2018 07:00

Aunque no hubo ninguna ley de amnistía en Túnez, prácticamente ningún cargo policial ha sido encarcelado desde la caida del régimen dictatorial de Ben Ali. Abdelkrim Laabidi es una excepción. En 2015 ingresó en prisión, donde pasó un año y medio. Ahora bien, no fue por su papel en el régimen de terror que reinó en el país magrebí durante más de dos décadas. Su pecado fue haberse enfrentado a las redes de corrupción que utilizan el aeropuerto de Túnez, del que era máximo responsable de seguridad, como punto de entrada y salida de mercancías y dinero negro. Su historia es un testimonio de hasta qué punto la corrupción ha penetrado las entrañas del Estado y la sociedad tunecinas.

"Gracias a un chivatazo, pude ordenar la interceptación de siete maletas con un total de 21 millón de euros que una red mafiosa intentaba hacer salir por el aeropuerto para enviarlas al Golfo. Así empezó todo", recuerda Laabibi, un hombre de 51 años, cabello plateado y gesto siempre serio. Las semanas siguientes consiguió desbaratar otras operaciones similares.

"Eso era una responsabilidad del departamento de aduanas, pero estimo que un 50% de los agentes eran corruptos", comenta. Poco después, comenzó una campaña de difamación en su contra en varios medios de comunicación, todos ellos vinculados a grupos de interés mafiosos. Para hacerlo caer, primero lo acusaron de ser benalista, y después, de islamista.

El acoso culminó en una extraña denuncia ante un juzgado: un hombre aseguraba haberlo visto sentado en un coche con un conocido yihadista acusado del asesinato del político progresista Mohamed Brahmi en 2013. "En el juicio, el hombre se arrepintió, y reconoció que había recibido dinero para hacer una declaración falsa. El juez archivó el caso", explica Laabidi, mientras muestra un sumario judicial que confirma su historia. Al salir de la prisión, fundó una ONG y ahora consagra su vida a la lucha contra la corrupción, una auténtica lacra en Túnez, el único país tocado por las llamadas Primaveras Árabes que no ha caído en una dictadura, el caos o la guerra civil.

“Antes la corrupción se limitaba al entorno de la familia del presidente. Ahora, en cambio, se ha democratizado. Muchos funcionarios han empezado a trabajar con las redes mafiosas preexistentes”, denuncia Laabidi

Según la mayoría de observadores, las corruptelas del clan Ben Ali se cuentan entre las chispas que encendieron la mecha revolucionaria en Túnez. De hecho, la revuelta tuvo lugar días después de que una filtración de Wikileaks confirmara las sospechas de la mayoría de la población sobre la voracidad del dictador. "El régimen no tenía ideología. El único objetivo de los gobernantes era enriquecerse. Era un ejemplo de cleptocracia", sostiene la politóloga Olfa Lamloum. Paradójicamente, siete años después, muchos ciudadanos se preguntan si la corrupción no es ahora aún más ubicua.

"Antes la corrupción se limitaba al entorno de la familia del presidente. Ahora, en cambio, se ha democratizado. Muchos funcionarios han empezado a trabajar con las redes mafiosas preexistentes", denuncia Laabidi. De acuerdo con el ránking anual elaborado por Transparency International, Túnez ocupa el número 74, prácticamente empatado con China y Serbia.

La metodología no permite hacer una comparación con la situación durante el régimen de Ben Ali, pero es indicativo que Túnez obtuviera el año pasado prácticamente la misma puntuación que en 2012. En esta cuestión, el país está estancado.

Destituciones

Al ascender al cargo de primer ministro el verano de 2016, Yusef Chahed prometió que emprendería una cruzada contra la corrupción. Siguiendo esta lógica, el mes pasado destituyó al ministro de Energía y unos cuatro otros altos cargos por un escándalo relacionado con la explotación de un pozos del petróleo. Unos meses antes, había caído el ministro de Inversiones, condenado a tres años por fraude. Sin embargo, muchos ciudadanos consideran que estas medidas son sólo golpes de efecto.

"Quizás Chahed sea sincero, pero la tarea le supera", espeta Laabidi. Para hacerse una idea de la dificultad de la empresa basta con decir que, según algunas estimaciones, la mitad del PIB podría corresponder a la economía sumergida. Ashraf al-Awadi, el máximo responsable de la ONG tunecina I Watch, considera que desde la llegada de Chahed, el Gobierno dedica más recursos a la lucha anticorrupción, pero no son suficientes: “Ha cumplido solo algunas de sus promesas en la materia. Por ejemplo, no se han dedicado suficientes recursos a hacer efectiva la ley de la transparencia en la administración pública”.

Más allá de la corrupción, una de las principales razones del desencanto popular es la incapacidad de los seis Gobiernos del periodo post-revolucionario de mejorar las condiciones de vida del ciudadano medio

Según los cálculos de la Instancia Nacional de la Lucha contra la Corrupción (INLUCC), los tunecinos desembolsan cada año unos 500 millones de dinares (156 millones de euros) en sobornos. Si sumamos las corruptelas en las transacciones públicas, la cifra asciende a 2.000 millones de dinares (655 millones de euros), una cifra astronómica para un país del sur con solo 12 millones de habitantes. Chawki Tabib, el reputado presidente de la INLUCC lanzó recientemente una seria advertencia sobre la infiltración de los "lobbies mafiosos" en las instituciones del Estado. Entre ellas, citó "los cuerpos de seguridad, la justicia y los partidos políticos", además de los medios de comunicación. De acuerdo con Tabib, si no se pone remedio, el país podría experimentar un retorno a la dictadura.

Su mensaje resulta algo alarmista, ya que no se perfila ninguna institución o personalidad capaz de dar un golpe de Estado exitoso. Ahora bien, el desencanto de la población es evidente y va en aumento, lo que socava la legitimidad del sistema. Algunas encuestas apuntan que cerca del 80% de los ciudadanos considera que el país "va en la dirección incorrecta", y una mayoría desconfía en los políticos para resolver los problemas del país. Así pues, no es de extrañar que poco más del 20% del censo votara en las elecciones del pasado mes de mayo, las primeras municipales en democracia.

Más allá de la corrupción, una de las principales razones del desencanto popular es la incapacidad de los seis Gobiernos del periodo post-revolucionario de mejorar las condiciones de vida del ciudadano medio. Esta, junto a las libertades políticas adquiridas, era la gran demanda de las masas en aquel efervescente enero de 2011. No obstante, el paro y la inflación se han multiplicado, erosionando el poder adquisitivo de las clases populares. En parte, la culpa es la depreciación del dinar, que ha perdido un 60% de su valor en los últimos cuatro años. Los economistas atribuyen esta dura realidad a la falta de reformas liberalizadoras. La población, al egoísmo y ensimismamiento de la clase política.

Dicho esto, la transición no solo ha dado pasos en falso. Las energías liberadas durante la Revolución se han solidificado entorno a una vigorosa sociedad civil, capaz de forzar avances en materias diversas. Por ejemplo, el año pasado el Parlamento aprobó una ley modélica contra la violencia de género, que abolió la norma que permitía a un violador eludir la cárcel si se casaba con su víctima. Y en octubre, promulgó la primera ley árabe contra la discriminación racial, una auténtica lacra en toda la región. Eppur, Túnez si mouve (y sin embargo, se mueve).

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Racismo
Migración Túnez, de esperanza democrática a ejemplo de “racismo de Estado”
La escalada racista alentada por el presidente Said constituye un intento de ocultar la profunda crisis económica e institucional que vive el país. Organizaciones y activistas tunecinos se articulan para dar apoyo a las personas subsaharianas.
Migración
Pacto europeo de migración y asilo Meloni marca la agenda política migratoria de la UE
La firma de un acuerdo sobre migración con Túnez y la organización de la Conferencia Internacional de Migraciones y Desarrollo son dos de los hitos de una apuesta que habla de crisis y urgencia para legitimar violaciones de los derechos humanos.
Actualidad africana
Actualidad africana El cambio tendrá que esperar
Las últimas elecciones en Nigeria no han cumplido con la expectativa de renovación. Algo parecido ocurre con la revisión de las alianzas internacionales en el continente.
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.