Opinión
Politizar el amor y deseconomizar la vida

Cada vez es más frecuente ver cómo se mitifican vidas de feroz individualismo.

Mujer cuidando a persona mayor NO USAR

Según mi pobre experiencia, las personas que a lo largo de su vida adquirieron mayores responsabilidades y compromisos en el cuidado de otras, son también las que mejor protegen sus relaciones personales. Acostumbran a ser las que organizan, las que miman, las que sorprenden con pequeños detalles, materiales o no. Son las que se interesan por nuestras vidas, las que no dejan pasar mucho tiempo sin saber de nosotros, las que proponen un paseo, un café o unas tapas. O dicho en certera frase de Perogrullo: las personas que más cuidan, cuidan más.

Y, al contrario, son las que menos responsabilidades asumen, de las que podríamos suponer que son más dueñas de su tiempo, las que afirman que este nunca les llega a nada, sin que sepamos exactamente qué graves ocupaciones les afanan. Son las que tienen un arsenal de autojustificaciones para explicar su distanciamiento vital. Son las que desaparecerían durante meses o años si no fuesen nuestros cuidados los que lo impidiesen; son las que mantienen una indiferencia más acusada por la vida de los otros.

Cada vez es más frecuente ver cómo se mitifica esa vida de feroz individualismo. Los medios de comunicación dan voz a los “antinatalistas”, personas que se ven impelidas a justificar lo que no necesitaría ser justificado, exhibiendo retorcidos argumentos éticos: “el planeta está superpoblado”, “¿a qué mundo capitalista mandamos a estos niños?”. Sin embargo estas personas viven un estilo de vida de hedonista urbanita que deja una enorme huella ecológica. O citando a Alba Rico: “Este mundo no está preparado para más niños, dice. ¡Pero está preparado para más coches, más teléfonos móviles, más aparatos de aire acondicionado, más bombillas, más refrescos, más hamburguesas! Es una irresponsabilidad traer niños al planeta, dice. ¡Pero es muy sensato traer un automóvil nuevo!”.

Hace unos días leí un reportaje sobre estos antinatalistas de la sociedad de consumo. Uno de ellos manifestaba que tener hijos era incompatible con “darse los domingos un atracón de series”

Así, esa presunta dimensión ética se rebela como lo que realmente es: un disfraz de un modo de entender el mundo en el que la decisión de cuidar es equivalente a otras decisiones posibles, como si formasen parte todas de una infinita oferta de consumo. Unos tienen hijos, otros hacen turismo de aventura. Unos adoptan perros, otros prefieren estar más libres porque viajan mucho en avión. Para el mundo postmoderno del hiperconsumismo todas las acciones son igualmente legítimas.

Hace unos días leí un reportaje sobre estos antinatalistas de la sociedad de consumo. Uno de ellos manifestaba que tener hijos era incompatible con “darse los domingos un atracón de series”. O lo que es lo mismo, el cuidado de seres humanos en su máximo grado de necesidad se pone en el mismo plano que el consumo compulsivo de los productos audiovisuales de las multinacionales.

Estas personas autónomas, feroces defensores de su individualismo (que ellos llaman independencia) llegan a sentirse incluso constantemente asediadas. ¿Por quién? ¿Por las plataformas televisivas? ¿Por las infinitas formas de ser espectador? ¿Por el turismo low cost? No. Asediadas por personas o animales que necesitan ser cuidados. Asediadas, al parecer, por los cada vez más minúsculos espacios de relación interpersonal altruista que penosamente aún sobreviven y que ellos juzgan con desconfianza o mirada desdeñosa.

En este mundo al revés que estimula la permanente autorrealización narcisista, son precisamente aquellos que luchan sin descanso por ser radicalmente autónomos los que siente su vida amenazada por las molestias que, al parecer, causa el pobre y abandonado mundo de los cuidados.

Esta autorrealización termina por ser una alienante y permanente huida hacia ninguna parte. Un consumo compulsivo de experiencias, de objetos, de cultura, de series, de viajes o conciertos; experiencias todas que necesitan de un aumento constante de su dosis para mantener a duras penas alguno de sus triviales efectos: los viajes deben ser más largos, el cine más minoritario, el ocio más artificiosamente exclusivo.

El mercado nos sumerge en la amnesia permanente hacia los cuidados que recibimos y recibiremos, para obligarnos a vivir una alucinación de personas capaces de sostenerse únicamente por sí mismas

El hiperconsumismo fabrica un espejismo que despoja al ser humano de su carácter ontológicamente dependiente. Somos discapacitados en grado máximo en la infancia y volveremos a serlo en nuestra vejez. Igualmente, a lo largo de nuestra vida pasamos por etapas de dependencia más o menos marcadas. Sin embargo, el mercado nos sumerge en la amnesia permanente hacia los cuidados que recibimos y recibiremos, para obligarnos a vivir una alucinación de personas (blancas, adultas, con ingresos estables) capaces de sostenerse únicamente por sí mismas.

En contraposición a las experiencias epidérmicas del mercado, las de los cuidados resultan ser brutalmente orgánicas. Quien pasó por la inolvidable coyuntura de cuidar a un ser vivo enfermo o desvalido sabe que no hay nada comparable, nada que nos enseñe más sobre nosotros mismos y nos potencia hasta alcanzar lo mejor que podemos ser. Nos da la medida de nuestro yo, no solo circunscrito al espacio temporal de la vida adulta, sino de la totalidad de nuestra existencia.

Uno de los aprendizajes que ofrece la paternidad es la comprensión nítida y exacta de los cuidados que una vez nosotros mismos recibimos en un tiempo que ya somos incapaces de recordar. Y únicamente cuando nos convertimos también en cuidadores rescatamos esa parte oculta de la vida. Solo entonces comprendemos que como seres humanos vivos mantenemos una deuda de cuidados permanente.

El neocapitalismo intoxica y asfixia todos los espacios de la vida. Generamos contenidos gratuitamente para Facebook (¡incluso aceptamos sumisamente que nos censure!), trabajamos para Wallapop cuando limpiamos el desván de los trastos, para Blablacar cuando viajamos en coche y para Airbnb cuando alquilamos la habitación de invitados.

Todos los ámbitos de la existencia son economizados y vendidos por las míseras cantidades con las que nos remunera el nuevo sistema de autoexplotación digital. Al menos la explotación del trabajo asalariado producía algún tipo de vínculo humano: hoy se sustituye por algo más precario, mísero y solitario.

El capital nos prefiere solos, dispersos, saltando de relación en relación. Su ideal productivo es la tela de Penélope, que se hace y deshace cada día en un esfuerzo permanente, alienante e infecundo. El capital ansía y promueve la segregación, pues cuando una pareja se separa alguien compra un nuevo microondas.

Frente a esa invasión son únicamente los cuidados los que se alzan como muro de resistencia. Los cuidados combaten la contaminación mercantil como esas bacterias que destruyen los detritus. Tienden a expandirse y colonizar nuevos espacios de un modo casi biológico, emulando la propagación de la vida cuando expande sus raíces fértiles por la tierra yerma. Alguien adopta un gato y no tarda en cuidar dos. Conoce a otras personas que cuidan y colabora en proyectos de cuidados.

Los cuidados son los únicos susceptibles de generar efímeros “otros” posibles al ubicuo mercado. Lugares improductivos donde nada se compra, nada se consume, nada se gasta y que nos resguardan, en esos breves instantes compartidos, de una atmósfera contaminada de mercadurías y relaciones económicas. Los cuidados son los invernaderos donde crece la vida en clima hostil.

Lo revolucionario es echar las redes en los parques y senderos. Salir a pasear con un perro salvado del refugio y, mientras el animal corre feliz y agradecido, mantener una charla agradable con otra persona que hace lo mismo. Lo radical es ser deliberada y conscientemente improductivo, mientras, al tiempo, se trabaja sin descanso por mantener, construir y agrandar los vínculos afectivos, despreciando y relegando los vínculos virtuales.

Los autónomos, los celosos de su baldía libertad, los que se jactan de no depender de nadie y que nadie depende de ellos, terminan siendo la feliz, inconsciente y belicosa vanguardia del ejército de la barbarie capitalista. Se vuelven, en nombre de su independencia, en los más apasionados defensores de un sistema inhumano que tiene como fin último la disgregación y la soledad, pues es más fácil tratar con átomos que con organismos vivos. Y así, el delirio de la autorrealización individual es el engañabobos con que el capitalismo aletarga a sus esclavos.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Opinión
Precariedad laboral Les vamos a dar unos datos
Facilitar datos es una buena práctica para que se comprendan mejor los discursos, mucho más dependientes de la fluidez oratoria del político de turno y de sus dotes para hacer grandes frases sin decir nada concreto
Opinión
Geopolítica El efecto mariposa en la geopolítica de nuestro tiempo
El planeta se encuentra inmerso en cuatro encrucijadas, cada una de las cuales por sí misma, tiene la potencia para dislocar el mundo que conocimos.
Opinión
Opinión Travestis
La literatura no puede tener como fin la propia literatura porque las palabras siempre dicen cosas por lo que hay que decir cosas con ellas.
#10357
10/3/2018 13:43

Para reflexionar ....... y no bajar los brazos ante una sociedad para la cual es más importante QUE tenemos que QUIENES somos ....... cuando lo más valioso q tenemos es ser quienes y como somos

2
0
Enrique Olmos
4/3/2018 10:43

Absolutamente en desacuerdo con este artículo profundamente doctrinario, conservador y sin un ápice de argumentos basados en evidencias. Está comprobado que la mayor cantidad de deudas (las más altas y préstamos bancarios en Occidente) se adquieren en relaciones cifradas por el amor romántico como matrimoniales o similares (autos, casas, préstamos). Y el capitalismo salvaje cada vez que nace un bebé se relame los bigotes (quienes hemos pasado por la experiencia lo sabemos de sobra) porque implica una serie de gastos que imposibilitan el ahorro y nos precipitan aún más a la precariedad y estar dispuesto a trabajar más para poder consumir más, mantener activa la maquinaria del capital. Qué moralino, monógamo y clerical artículo. En una experiencia personal, gasto menos soltero que emparejado...

6
7
#9873
5/3/2018 10:58

Resulta evidente que necesitas hacer más esfuerzos en comprensión lectora. Muchos esfuerzos.

5
0
Anabel
6/3/2018 9:12

Es que tu mente es capitalista. Un bebé que parte de un embarazo sano no necesita nacer en un hospital. Ya nacido, el mejor lugar es tu lecho, No necesita una cuna, el mejor alimento es la leche materna NO necesita fórmula; lo mejor es el movimiento libre NO NECESITA corralito, ni carrito, ni mecedora, ni andadera, ni silla alta, NO NECESITA siquiera juguetes, con su cuerpo aprende mejor. NO NECESITA guardería, necesita una madre, NO NECESITA ir al cole tan pequeño y cuando quiera ir, NO NECESITA el más caro, la mayoría de las cosas que aprenderá las conocerá en casa o por sí mismo, lo demás es simple repetición. NO NECESITA la ropa más cara, en general la infancia lo único que necesita es presencia y cuidados; pero al capitalismo no le importa eso; le molestan los vínculos, es mejor en solitario porque así consumes todo lo que no necesitas.

8
1
#9691
3/3/2018 15:39

Ignacio Sanchez-Cuenca, en su libro La desfachatez intelectual habla de cómo determinados intelectuales se atreven a hablar de cualquier cosa, opinando con seguridad para encandilar al cuñadismo. El autor de este artículo habla de un tema que desconoce por completo.

5
4
#9690
3/3/2018 15:30

Creo que el autor debería informarse un poco más sobre el antinatalismo antes de criticarlo tan a la ligera. Si su conclusión es que quien decide no tener hijos es únicamente porque quiere ver series de Netflix, es que no se ha enterado de nada.

5
4
Anónimx
1/3/2018 15:35

Que tiene que ver ser antinatalista con cuidar o no?? (se puede adoptar a humanitxs o a otros animales) nose si es que no entiende el antinatalismo o que tergiversa el debate :c

5
3
#9441
1/3/2018 6:02

Es curioso ver cómo un texto tan aparentemente naif despierta tanta animadversión y enfado. Si es tan trivial, ¿Por qué tanta saña? Quizá ponga a más de una persona ante un espejo que refleja un yo desagradable.

7
2
#9459
1/3/2018 12:16

Ya están llorando los nenes de la generación burbuja, si el artículo está bien armado, ¿qué más dan las críticas? Y si no lo está... a lo mejor hay que escuchar, a lo mejor sólo se ha dedicado a recitar mensajes flower power, cosas que a los precarios nos parecen arcoiris de colores y caquitas perfumadas. Qué es la ECONOMÍA

1
4
#9426
28/2/2018 21:11

Me parece un texto tutti-fruti. Demasiados temas confundidos con un estilo emocional, proveniente del mismo posmodernismo caputalista que critica. Quien lo escribió debe meditar un poco y aclararse...

10
4
#12686
3/4/2018 11:00

Para mí el artículo mezcla muchos temas e ignora el fundamental: ¿por qué los hombres en su gran mayoria no cuidan? Este artículo lo veo mejor enfocado: https://www.elsaltodiario.com/cuidados

1
0
#9417
28/2/2018 17:34

Con la colectivizacion de los medios de produccion y de reproduccion no habria gente escribiendo textos judeocristianoides

2
7
David
28/2/2018 12:19

Gracias, Jorge. El artículo es una maravilla.

9
4
Audrey
28/2/2018 8:40

Los antinatalistas también pueden cuidar, acoger, adoptar, personas o animales. Este articulo desarolla una falsa dicotomía entre personas con o sin hijos. No existen "falsos" motivos éticos por no tener hijos, pero si un montón de malas razones por tenerlos.

27
9
Lola
28/2/2018 9:44

Creo que no has entendido gran cosa de lo que dice. Yo no creo que haya aquí un canto a tener hijos sino a darle un contenido político e ideológico al hecho de los cuidados y así vaciarlo de mística. Creo que a eso se refiere cuando dice que hay que ser improductivos conscientemente. O sea, dándole un contenido político. Entiendo que el autor habla de cuidados en el sentido extenso del término, aunque ponga algunos ejemplos concretos.

11
2
Lana
28/2/2018 11:14

si, en esa parte que describes, sí, pero el autor hace una asociación explícita entre antinatalistas y egoísmo capitalista que a mi modo de ver es bastante poco afortunada. Toma ejemplos marginales para construir toda una teoría.

14
5
#9322
28/2/2018 1:20

El capital "no nos quiere" en modo alguno, basta de metáforas que confunden. Arriba no hay nadie, el capital es el movimiento de lo no vivo. El artívulo es muy bonito, pero la gente se vende al capital porque en casi todas partes no hacerlo equivale a miseria. Qué camsancio de posmodernidad.

6
8
berta
27/2/2018 23:38

Amigo, se puede cuidar y que no sea a (los propios) hijos. Se puede empezar por cuidar a todos los que tenemos cerca, a los que elegimos y a los que no. Se puede empezar por asumir que cuidar a una mujer también puede ser que decida cuidar(se) y cuidar a los otros sin procrear sus propias criaturas.

19
5
#9312
28/2/2018 0:06

Muy de acuerdo con el apunte, y muy buen artículo también.

5
1
#9352
28/2/2018 11:15

Exacto, madre mía qué simpleza de artículo, con todo el cariño, que creo que hay buena voluntad. Pero hombre, la cuestión de la propiedad capitalista es un ámbito muchísimo más complejo para ponerse a hacer identificaciones tan simples.

4
3
David
28/2/2018 18:54

ZZZZZZZZZZZZZZ ZZZZZZZZZZZZ ZZZZZZZZZZZZ Qué petardos, dios mío.

5
1
matriouska
27/2/2018 18:10

Bello texto. A cuidar, a amar, a compartir, a vivir.

9
2
Manuel Morales
27/2/2018 16:15

Completamente de acuerdo. Brillante artículo. Enhorabuena.

8
5
Laboral
Laboral El Consejo de Ministros aprueba la prevalencia de los convenios colectivos autonómicos y provinciales
La medida entrará en vigor el miércoles 22 de mayo cuando el BOE publique el decreto. Las patronales españolas, Comisiones Obreras y UGT apostaban por la estatalización de los convenios colectivos.
Genocidio
Genocidio Karim Khan: el tipo duro que ha puesto contra las cuerdas a Netanyahu y de los nervios a Biden
La decisión de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de solicitar órdenes de detención contra los jerarcas israelíes responsables de la masacre de Gaza genera división entre los países europeos e indigna al gobierno de Estados Unidos.
Biodiversidad
Biodiversidad Natura 2000: una red de protección medioambiental amenazada por la agricultura
La pieza central de las políticas de protección medioambiental ha sido incapaz de frenar el avance de la agricultura intensiva en zonas sensibles. Visitamos tres ecosistemas protegidos en España, Portugal y Alemania para comprobar su impacto
Alemania
Extrema derecha “Es imposible confiar en el Estado alemán y su policía en la lucha contra los neonazis”
En Alemania, el movimiento antifascista se enfrenta a una oleada de represión, mientras que las elecciones de septiembre auguran la victoria del partido de extremaderecha Alternativa para Alemania en diferentes estados.
Contigo empezó todo
El Salto libros El Salto lanza su propia línea editorial con un libro sobre la otra historia de España
El Salto Libros se estrena con el volumen ‘Contigo empezó todo’, del periodista Eduardo Pérez, otra visión de la historia de España a través de 30 episodios olvidados. Suscríbete y te lo enviamos gratis.
Congreso de los Diputados
Congreso de los diputados Solo el voto en contra del PP evitaría que pasara su primer trámite la ley del PSOE contra el proxenetismo
Al primer partido del gobierno le bastaría una mayoría simple para comenzar el trámite de la propuesta del ley que presentó en solitario al Congreso de diputados. Aún y con ello grupo popular no les regalará el sí directamente en este primer pulso. Sumar hecho público su 'no' ya que considera que la propuesta del PSOE no aborda ninguna solución.
Análisis
Neoliberalismo Aquelarre fascista en Madrid: el auge de la aporofobia
El desaguisado argentino, VOX, Meloni, Le Pen, Trump, Bolsonaro, … son la consecuencia final lógica de un sistema de gobernanza que ya ha fracasado, el neoliberalismo.

Últimas

Industria
Transición ecosocial El sindicato ELA se prepara para demandar a la multinacional Stellantis por el cierre de la fábrica Mecaner
Considera que Stellantis ha podido vulnerar derechos básicos como la tutela judicial efectiva y la libertad sindical al empujar a los trabajadores a elegir una indemnización que triplica el mínimo y que implica renunciar a una demanda colectiva.
Crisis climática
Overshoot Day España entra en déficit ecológico
Este 20 de mayo se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra en España, lo que significa que el país ya ha consumido el límite de recursos naturales por año que permitiría al planeta regenerarse.
Más noticias
En saco roto (textos de ficción)
En saco roto Tamujas
Lo que ocurrió fue que nos limitamos a escribir sobre una página en blanco la fecha del día, el nombre de la asignatura y las palabras que el profesor había escrito en el encerado. Eso fue todo.
Laboral
Convenio colectivo UGT, LAB y CC OO aceptan formalizar el contrato fijo discontinuo parcial en los polideportivos de Bizkaia
El preacuerdo atiende la reivindicación de la semana de 35 horas, por lo que, junto con los incrementos salariales, el valor de la hora de trabajo aumenta en un 20,8%. ELA ha rechazado el preacuerdo y mantiene la huelga en al menos 18 centros.
Irán
Irán La muerte del presidente de Irán sacude un escenario internacional convulso
Teherán comunica la muerte de su jefe de Gobierno, Ebrahim Raisi, y su ministro de exteriores, Hossein Amirabdollahian, después de que su helicóptero se estrellara en la tarde del domingo.
Movimiento BDS
Palestina La Universidad Autónoma de Barcelona y la ciencia europea al servicio de Israel
Una investigación destapa los lazos entre la universidad catalana y el entramado universitario israelí, así como sus vínculos con tecnologías armamentísticas.
Medio ambiente
Contra la planta de biogás La Coronada vuelve a movilizarse contra la planta de biogás
La Coronada (Badajoz) alberga ya un macrovertedero y sería la principal perjudicada por la planta de biogás proyectada en la vecina localidad de Villanueva de la Serena.

Recomendadas

Literatura
Día das Letras Galegas As poetas queer ante Luísa Villalta: “A poesía é unha ferramenta para poder cambiar o espazo que habitamos”
Afra Torrado, Cinthia Romero e Lara Boubeta, tres poetas disidentes galegas, xúntanse para reflexionar sobre o seu vínculo coa poesía, a importancia de referentes na literatura e a implicación que ten o Día das Letras Galegas.
Feminismos
Feminismos Ana Requena y June Fernández: periodistas, feministas… e intensas
Estas dos comunicadoras comparten amistad, oficio y edad: cumplirán este año los temidos cuarenta. Por fortuna, en las presentaciones del último libro de Ana Requena, ‘Intensas’, las señoras suelen contar que una se libera con los años.
Migración
Migraciones Patera vacía: navegando en la necropolítica migratoria
Seguimos a un grupo de gente que se resiste a aceptar el designio de la suerte y del azar que hace que haya víctimas o supervivientes de manera injustamente aleatoria.
Periodismo
Jesús Cintora “Nunca había estado tanto tiempo fuera de la televisión o la radio... no sé por qué será”
El expresentador de Las mañanas de Cuatro publica ‘El precio de la verdad’ (Editorial B, 2024), un ensayo sobre el estado actual del periodismo español.