Análisis
Lecciones de Andalucía que reactiven a una izquierda sin rumbo

Es necesario dar un paso más y dejar de argumentar usando el relato conservador.
Adelante Andalucia carteles
Foto: Adelante Andalucía
24 jun 2022 07:00

Las elecciones andaluzas han representado un varapalo sin precedentes para todo el espectro político que representa la izquierda. El PSOE de Andalucía ha cosechado los peores resultados de su historia. Pero no le ha ido a la zaga la irrelevancia política en que han acabado sumidas las dos marcas de la otrora Adelante Andalucía. Las izquierdas a la izquierda del PSOE llevan años ofreciéndonos un espectáculo bochornoso. No han sido capaces de generar un proyecto amplio, inclusivo, libre de pícaros y vividores de la política, cuyo único objetivo, a modo de lema, fuera la búsqueda infatigable de la libertad, igualdad y fraternidad. Todo lo contrario, los mejores se han ido apeando del barco de motu proprio, sin decir nada, con una profunda tristeza en el alma. Recomiendo el libro de mi buen amigo Pedro Arrojo, Vivencias de un Diputado desde el Hemiciclo. Fue apasionante, pero no un placer (Editorial Libros.com, 2020).

No contentos con dinamitar un proyecto común, transversal, solidario, inclusivo, cada grupúsculo se dedicaba a una confrontación sin tregua contra otras camarillas. Pero no se vayan a pensar ustedes que por discrepancias programáticas importantes. ¡Qué va! Todo es más terrenal, lo único que movía y mueve tales disputas eran los puestos que iban a ocupar los miembros de las distintas tribus. Ante la imposibilidad de acuerdos generosos, transversales, solo con los mejores, ello acaba cristalizando en los distintos Reinos de Taifas que se presentan desde distintas y supuestas izquierdas transformadoras a las elecciones en los diversos lares.

Necesitamos un relato alternativo al hegemónico, que se empeña en reconstituir el sistema existente con el objetivo de favorecer de manera permanente a la clase dominante

Mi tesis de fondo, sin embargo, es que todos estos comportamientos miserables serían irrelevantes, e incluso desaparecerían, si se hubiese trazado un rumbo claro de donde estamos, qué queremos y cómo alcanzamos los objetivos pactados con la ciudadanía. Y es allí donde hemos fallado a nuestros conciudadanos. Necesitamos un relato alternativo al hegemónico, que se empeña en reconstituir el sistema existente con el objetivo de favorecer de manera permanente a la clase dominante, los más ricos, los intereses corporativos, mientras que dejan a los ciudadanos más pobres con una sensación de impotencia y desesperación política y, al mismo tiempo, mantienen a las clases medias colgando entre el temor al desempleo y las expectativas de una fantástica recompensa que nunca llega.

Los problemas del acceso a la vivienda, el encarecimiento de los precios de los alimentos y de la luz, la ausencia del ascensor social, la desprotección de la infancia y la juventud, la bajada de los salarios -en nombre de una farsa llamada competitividad-, las reglas fiscales ad hoc de la Unión Monetaria Europea, la deuda privada descomunal, todo ha supuesto un ataque inmisericorde contra la inmensa mayoría de la ciudadanía, mientras unos pocos se enriquecían saqueando al Estado. Me refiero a una súper élite, profundamente egoísta, de naturaleza intrínsecamente psicópata. Y sí, es y será siempre duro luchar contra esta súper élite que ha puesto sus sucias manos en las democracias occidentales, vaciándolas hasta niveles nauseabundos. En nuestro país el control de los medios de desinformación masiva es casi total. En términos de libertades estamos peor que a finales de los 70. No hay relato alternativo, y al disidente se le arrincona, se le orilla. Por eso resulta profundamente triste la mezquindad de ciertos políticos de izquierdas que se olvidan de lo que realmente es relevante.

Análisis
Los bancos centrales nunca han conseguido un aterrizaje suave
Una subida de tipos de interés provocará un alto desempleo y un crecimiento más lento sin que se reduzcan las presiones inflacionistas.

La izquierda debe romper con un marco ya agotado

La Gran Recesión puso de manifiesto la falsedad de lo que no dejaban de ser meros dogmas a modo de eslóganes carentes de evidencia científica. El más peligroso de todos ellos fue la creencia en que todo debía supeditarse al libre mercado, adornado con hipótesis falsas, desde la eficiencia de los mercados, hasta la racionalidad de los inversores. Y es ahí donde la socialdemocracia sigue erre que erre, lo que representa un problema para la izquierda en su conjunto. Nos referimos a la necesidad de modificar donde se fijan los precios de las materias primas energéticas y agrícolas en la actualidad. Nos referimos a la necesidad de echar por tierra la vergonzosa reestructuración del sector eléctrico español, europeo y occidental. Nos referimos a la necesidad de dejar de estigmatizar el papel de la deuda pública. La política fiscal, con la implicación de los Bancos Centrales, permitiría alcanzar el pleno empleo.

El mercado se convirtió a mediados de los 80 en la entidad más poderosa de la política democrática occidental, y esta evolución ha resultado más sorprendente y peligrosa en el ámbito de la socialdemocracia. Primero el SPD alemán, después el SAP sueco, pasando por el PSOE español, o el PSF de la segunda etapa de Francios Mitterand, todos ellos precursores de una tercera vía que alcanzó la apoteosis con el laborismo de Tony Blair y los demócratas de Bill Clinton. Según este nuevo catecismo, las exigencias humanas y democráticas solo pueden satisfacerse en la medida en que se sometan a las fuerzas inquebrantables del “mercado”, al que debe darse el máximo margen de acción para coordinar la gran diversidad de decisiones económicas y controlar con eficacia la demanda y la oferta. Obviamente, y así lo asumieron, el mercado no podía garantizar el pleno empleo, la justicia distributiva o la protección del medio ambiente.

La izquierda está contrarrestando las propuestas conservadoras sobre impuestos, pero sólo dentro del marco ortodoxo

Por eso, bajo este marco, a la izquierda alternativa, al margen de abandonar las luchas intestinales que hemos comentado, le va a resultar muy difícil moverse con cierta soltura. Es cierto, que desde Unidas Podemos, por ejemplo, se ha presionado para subir el SMI, para reformar algo el mercado laboral, pero el destrozo de décadas de abandono a los más débiles, de años de implementar una política económica distópica hace que a fecha de hoy solo sean remiendos, que ayudan, indudablemente. La situación económica de muchas familias españolas no deja de empeorar.

Es necesario dar un paso más y dejar de argumentar usando el relato conservador. Pongamos un ejemplo. La izquierda está contrarrestando las propuestas conservadoras sobre impuestos, pero sólo dentro del marco ortodoxo. Se admite que es necesario reembolsar el déficit, pero que su coste debe ser asumido por los más ricos, como parte de una reducción general de la desigualdad. Esto sólo busca reorientar la austeridad, en lugar de rechazarla por innecesaria. Al vincular su demanda de mejores servicios públicos con su deseo de hacer frente a la desigualdad, la izquierda corre el riesgo de no lograr ninguna de las dos cosas.

Los impuestos son importantes, sí, pero debemos abandonar el relato falso de liberales y conservadores, asumido por los socialdemócratas

Thatcher promovió la idea de que el gobierno no tenía dinero propio para hacer que el gasto público dependiera del consentimiento de los ricos. Esto crea una restricción política en el gasto, que no es cierta y que la izquierda repetidamente no logra superar. La izquierda lo que tiene que hacer es rechazar la austeridad por innecesaria asumiendo que un gobierno soberano monetariamente nunca puede quebrar. Bajo este planteamiento, además, podrá bajar el impuesto de la renta al factor trabajo, el impuesto de sociedades a Pymes, y reducir al mínimo posible el impuesto más injusto, el IVA. Por el contrario, deberá sablear a los grandes rentistas y a la riqueza desmesurada de unos pocos individuos y sociedades.

Los impuestos son importantes, sí, pero debemos abandonar el relato falso de liberales y conservadores, asumido por los socialdemócratas. Los impuestos no financian absolutamente nada. Sus funciones son otras. La primera, orientar el modelo productivo. La segunda, limitar el poder de determinadas corporaciones e individuos. Este ejemplo, el de los impuestos, se puede extrapolar a otras muchas propuestas, desde el papel de los Bancos Centrales, la deuda pública o la deuda privada, a la necesidad de terminar con la financiarización de la economía, especialmente de los derechos humanos básicos. El día es que ese relato esté formulado y escrito, las expectativas electorales de quienes lo implementen serán imbatibles.

Elecciones
Una lloradita y a seguir
Frente al próximo gobierno andaluz encabezado por la mayoría absoluta del PP solo nos queda limpiarnos las lagrimas y alimentar nuestras resistencias políticas.
Arquivado en: Análisis

Relacionadas

Análisis
¿Quién gana con los discursos contra la okupación?
Han conseguido que muchas personas vivan con un miedo con fuertes implicaciones políticas y económicas.
Análisis
Mirando al Este
Que la OTAN identifique a China como un desafío sistémico al mismo tiempo que anuncia un vasto programa para acelerar la innovación tecnológica no es obviamente una mera coincidencia.
Análisis
Corea La larga sombra del imperialismo estadounidense en Corea
La Península Coreana juega un papel estratégico en la defensa de los intereses del eje imperialista liderado por Estados Unidos en el Este asiático, con Corea del Sur como aliado y Corea del Norte como “cuerpo hostil”.
Bea
24/6/2022 9:52

D interés

1
0

Destacadas

Italia
Elecciones generales Los herederos del fascismo obtienen el 26,2% del voto y podrán gobernar en Italia
Giorgia Meloni, de Fratelli d'Italia, obtiene uno de cada cuatro votos y contará con el apoyo externo de la coalición que completan Matteo Salvini y Silvio Berlusconi.
Gas natural
Gas natural licuado, la solución energética para Europa que pone al mundo al límite
Casi el 70% del gas que se consume en la UE viene a través de gasoductos, y el resto viene del gas natural licuado. Ante el peligro del cierre del grifo desde Moscú, Europa lleva meses intentando incrementar el volumen de gas natural licuado que compra desde el extranjero.
Opinión
Los huevos de la serpiente
La victoria de Fratelli d'Italia supone una amenaza para todos los pueblos europeos.
Monarquía
La despedida de Isabel II, un show que refuerza a las monarquías
El funeral de la reina ofrece un balón de oxígeno al resto de monarquías occidentales, entre ellas la española. Un extremadamente largo velatorio para justificar y reforzar la anomalía histórica de su institución.
Opinión
En diálogo con el movimiento socialista: tesis para la organización que viene
Dentro del contexto del debate organizativo en curso —donde están entrando en diálogo posiciones autónomas y socialistas— este texto se busca ahondar en algunos puntos ya puestos sobre la mesa y rescatar otros tantos que quizás no se han tratado con la suficiente profundidad. Se enuncia desde lugares autónomos, mas no se toman estos como casillas inamovibles. El deseo es que circule y pueda abrir ventanas interesantes dentro de la actual y nutrida discusión.
Migración
Migraciones Marlaska, Melilla y la violencia en la frontera sur
La continuidad del ministro de Interior tras los hechos del pasado 24 de junio normaliza la impunidad ante las muertes en la frontera.

Últimas

Literatura
Juan Pinilla “La biografía de Saramago es la de los donnadies y los desheredados”
El investigador y cantaor Juan Pinilla publica con la editorial Atrapasueños el libro ‘Saramago. El Nobel de lo imposible’, un laborioso y profundo estudio sobre el escritor portugués que llega a las librerías en pleno centenario de su nacimiento.
Opinión
Vuelva usted mañana: la enfermedad crónica de la administración en la era digital
A la e-administración le queda mucho camino por recorrer: sigue siendo poco más que una fantasiosa quimera, una distante utopía con la que los usuarios más críticos no dejan de soñar.
Chile
A Fronteira Insistirmos, persistirmos, resistirmos
O rexeitamento en Chile exixe unha lectura que se afaste das antinomías tradicionais e atenda unha memoria americana común.
Migración
Migración València se manifiesta por tercera ocasión para exigir justicia por la Masacre de Melilla
El movimiento antirracista de València se concentra una vez más para exigir una investigación independiente y protección para las supervivientes en espera de juicio en Marruecos.
El Salto Radio
Que No Te Lo Cuenten De ecología y humanidad
VV.AA.
Nueva edición del noticiero quincenal de El Salto
Antifascismo
Antirracismo El mundialito que resiste a la metrópoli
El Mundialito mixto antirracista de Bilbao cumplió su sexta edición, mientras que en Iruñea preparan su estreno.

Recomendadas

Fascismo
Las elecciones en Italia como espejo en el que mirarse
Recordar los desmadres de Berlusconi o la base social del fascismo histórico puede parecer un ejercicio infructuoso, pero lo cierto es que permite abordar la cuestión aportando la perspectiva de la memoria. Y tal vez la memoria sea lo único que nos pueda salvar.
Extrema derecha
Italia, año cero
A las crisis cíclicas y de difícil explicación hasta para la propia ciudadanía italiana, se suman los formateos políticos que el sistema sufre en cada elección desde hace más de una década.
Elecciones
Elecciones 2023 Las municipales y Sumar, el nuevo órdago de Podemos
El partido a la izquierda del PSOE que cambió la historia de la política moderna de España sigue buscando su rumbo tras la era Iglesias. Las autonómicas y municipales de mayo próximo ya están sobre la mesa y está por verse cómo será la relación con IU y con los de Yolanda Díaz. La marca electoral de los morados, en el ojo del huracán.
La vida y ya
Principio de reciprocidad
¿Cuándo olvidamos el principio de reciprocidad, ese que dice que si cojo frutos devuelvo semillas?
Literatura
Literatura Alejandra Pizarnik, de la A a la Z
Hace 50 años que se echa de menos la voz de la poeta única, singularísima, que fue Alejandra Pizarnik. Nació en Buenos Aires, en 1936, en una familia de inmigrantes y desde muy niña sus pasiones fueron leer, escribir, escandalizar un poco... Comenzó estudios de Filosofía y Letras que no acabó, tomó clases de pintura, leyó desaforadamente, viajó, volvió… y siempre escribió poesía, narraciones y diarios de donde se han extraído la mayor parte de las entradas de este diccionario, que intenta recomponer algunos fragmentos de ese puzle llamado Alejandra Pizarnik.
Represión
Miles de personas se concentran en Madrid en apoyo a las sindicalistas de la Pastelería Suiza condenadas a prisión
La manifestación convocada por el sindicato CNT ha reunido en la capital a alrededor de 10.000 personas con el objetivo de “denunciar la criminalización de la acción sindical” y exigir la “inmediata absolución” de las seis sindicalistas condenadas a prisión en la Pastelería Suiza de Xixón.
Migración
Surge en València el Movimiento Fuerza Migrante para motivar el voto
El Movimiento Fuerza Migrante (MFM) se ha presentado recientemente en la ciudad de València con el objetivo claro de movilizar el voto migrante y organizarse de cara a los comicios del 2023.