Obituario
Helena Béjar. En defensa de la sociabilidad

La catedrática de sesenta y siete años Helena Béjar, que investigó sobre el mandato de la felicidad en el marco del paradigma liberal, se suicidó este verano.
Helena Bejar
Helena Béjar (1956-2023). Arte El Salto

Hace pocas fechas trascendió el suicidio de la socióloga Helena Béjar. Un obituario publicado en el periódico El Mundo por Emilio Lamo de Espinosa —quien codirigió su tesis doctoral a finales de los años ochenta junto con Salvador Giner— puso en conocimiento de muchas de nosotras esta dramática noticia. La catedrática tenía sesenta y siete años y era autora de siete libros y más de cincuenta artículos, una parte importante de los cuales se encuentran en la ya desparecida revista Claves de Razón Práctica. A lo largo de las dos últimas décadas he leído algunos de los libros y muchos de los artículos de Helena Béjar, a quien conocí fugazmente y con quien compartí durante muchos años facultad, la de políticas y sociología en la Complutense de Madrid.

Leí a Helena Béjar por primera vez hacia finales de la década de los años noventa cuando comenzaba a plantearme el tema de la que sería mi tesis doctoral. Sus trabajos sobre la sociogénesis del individuo y la moral individualista contemporánea alimentaron mi interés por analizar desde un punto de vista histórico el relato y la gesta liberal y llenaron mi cabeza de ideas sobre el mundo contemporáneo. En El ámbito íntimo (1988) y La cultura del yo (1993), anticipó que en las sociedades avanzadas de final de siglo tiende a predominar una personalidad narcisista, que la socióloga caracterizó con los rasgos de la paz interna como objetivo, el carácter proteico, el deseo desenfocado, el distanciamiento, el supervivencialismo y el culto a la terapia. Al análisis de la cultura psicoterapéutica, precisamente, volvería a dedicar sus últimos trabajos.

Reviso, para poder escribir esta pieza, mis notas sobre El corazón de la república: avatares de la virtud política (2000) en el que Béjar reflexionó sobre humanismo cívico y republicanismo, planteándose la posibilidad de pensar lo comunitario al margen de la nación y proponer una ciudadanía virtuosa que lo fuera sin construirse en términos identitarios. Este libro de Béjar formaba parte de un momento de ebullición del debate público en la España del nuevo milenio en torno a la necesidad de reformular el nacionalismo español de manera que sirviera para superar las tensiones territoriales y reactivar la democracia en clave de patriotismo cívico.

La cara oscura de la democracia es la que presentan, precisamente, el individualismo y la incapacidad para articular lo común en el marco del paradigma liberal

Helena Béjar pasó así del interés por lo privado a indagar sobre las resistencias que, en el caso de nuestro país, intelectuales como ella consideraban que podían estar detrás de la desafección ciudadana y las tensiones consustanciales a la existencia de nacionalismos periféricos que, en su percepción, impedían que se cumpliera la democracia en España y hacían parte del cierre en falso que implicó la Transición respecto de la etapa franquista. La deriva conservadora que con el tiempo adquirieron este tipo de planteamientos está paradigmáticamente representada por la trayectoria de uno de los directores de Claves, Fernando Savater, quien tanta energía ha invertido en la difusión de la idea de que la negación simbólica de España tiene consecuencias negativas. Sobre el carácter estéril e inadvertidamente elitista del intento por reificar una idea de España neutralizadora de nacionalismos propios y ajenos no toca hablar aquí, pero que La dejación de España (2008) de Helena Béjar no sea seguramente su mejor libro tal vez guarda relación con esa esterilidad.

En 2018 Béjar, que había ido dejando atrás el interés por analizar la comunidad y había vuelto al individuo con el que empezó su andadura sociológica, publicó Felicidad. La salvación moderna, un libro cuyo origen se puede rastrear en artículos de principios de la década de los años diez en los que plantea que la cultura psicoterapéutica tiene un lugar fundamental en el imaginario social de la modernidad tardía, en sintonía con los trabajos de la israelí Eva Illouz. De hecho, al poco de publicarse Felicidad, salió al mercado un libro que ha tenido muchos más lectores: Happycracia, de Illouz y Edgar Cabanas. Por las mismas fechas la filósofa Victoria Camps publicaba La búsqueda de la felicidad (2019) y este mismo periódico sacaba un reportaje amplio en el que se repasaban las tesis contenidas en estos dos volúmenes, se recordaba el libro de Sara Ahmed La promesa de la felicidad (publicado originalmente en 2010) y se comentaba —de la mano de la socióloga Fefa Vila o la escritora Noelia Pena, entre otras— la importancia creciente que el tema de la felicidad había adquirido precisamente desde más o menos el inicio de la década que concluiría, catastróficamente, con una pandemia mundial.

Helena Béjar invierte la primera parte de su libro en llevar a cabo una historia intelectual clásica de la noción o el ideal de felicidad, dedicando una atención muy pormenorizada a su desarrollo y conceptualización por parte del pensamiento ilustrado. Felicidad equivale —con múltiples matices y consecuencias según los autores— a perfectibilidad individual, lo que conecta con el ideal social de progreso. Béjar recurre a Tocqueville para abordar la infelicidad como una manifestación no intencionada de la vida en democracia bajo el paradigma liberal, que implica individualismo y apartamiento de la política y la cosa pública. La cara oscura de la democracia es la que presentan, precisamente, el individualismo y la incapacidad para articular lo común en el marco del paradigma liberal, que hace impracticable la ciudadanía cívica y la libertad en su acepción positiva, como libertad para hacer.

Con la lectura de la última obra de Helena Béjar aprendemos que no se trata de buscar la felicidad, sino de desmantelar los fundamentos culturales de su mandato

En la segunda parte del libro Béjar analiza lo que llama “la vía positiva a la felicidad” que presupone que la felicidad está al alcance de cualquiera dispuesto a trabajar activamente su yo personal. Ésta ha sido avalada en la modernidad por el voluntarismo de la New Thought de finales del siglo XIX, el imperativo religioso de la alegría o —ya en época más tardía— el psicologismo de Martin Seligman de la década de los años noventa del pasado siglo que, en oposición al psicoanálisis, supone que el individuo puede transformar la realidad cuando despliega una actitud positiva respecto de la misma.

La realidad no debe afectar nuestras emociones; son nuestras actitudes y emociones las que deben modelar la realidad. Flexibilidad y adaptabilidad, autenticidad y autosuficiencia son algunos de los elementos que integran el bienestar, una suerte de positivismo que trae consigo una promesa de salvación en la tierra y que aparece codificada en la literatura de autoayuda, ampliamente examinada por Eva Illouz en La salvación del alma moderna. Terapia, emociones y cultura de la autoayuda (publicado originalmente en 2010 y que no aparece, extrañamente, en la bibliografía del libro de Béjar aunque sí se referencian otros títulos de la israelí) o en la tesis doctoral de Belén Gopegui, publicada bajo el título El murmullo (2023), en la que la escritora analiza el género de la autoayuda tomándolo como si se tratara de ficción narrativa para subvertirlo introduciendo la dimensión política y de acción colectiva como alternativa al individualismo y las actitudes narcisistas a las que el género apela.

En la tercera parte del libro Béjar analiza la “vía negativa a la felicidad”, consistente en proponer el gobierno de la razón sobre las pasiones, lo que lleva aparejado un cierto tipo de renuncia de inspiración estoica que, en la tardomodernidad, es incitada por una nueva espiritualidad que toma como referencia sistemas de creencias procedentes de sociedades tradicionales para importarlos a sociedades destradicionalizadas gracias a canales de difusión que el mercado de las emociones pone a disposición de públicos muy amplios a través de técnicas como el mindfulness.

Antes de pasar a las conclusiones, Béjar habla del estrés y la depresión, las dos enfermedades que la modernidad tardía gesta a partir de la moral individualista. La individualización construye sujetos fragilizados por la incertidumbre y sin más asideros que su inclinación por continuar en la carrera hacia una felicidad paradójica. Mientras que el imperativo de la felicidad crece como culto contemporáneo, también lo hace la ansiedad de quienes experimentamos descreimiento, disidencia, pesimismo, negatividad, criticismo y fracaso. La ansiedad se vuelve autorreproche ante la intolerancia cultural con el dolor, que se sustancia en la aparición de sistemas expertos que prescriben, de manera simultánea, la psicologización y la medicalización de la vida cotidiana.

Frente a estas soluciones que Béjar examina de manera crítica, la sociabilidad, entendida como la fuente de la que bebe la resiliencia, pone el acento en la necesidad de contar con redes de apoyo, familia, amigos y, por qué no, psicoterapeutas. Precisamos de los demás, por lo que un mundo sin empatía nos condena a sufrir violencias, injusticias y soledad. Sin vínculos la pérdida de sentido puede ser completa. En esta línea, en un artículo publicado en El País Helena Béjar escribió: “El aumento actual del suicidio es propio de una sociedad de solitarios, de hombres y mujeres en una precariedad de vínculos estables y nutrientes”.

Con la lectura de la última obra de Helena Béjar aprendemos que no se trata de buscar la felicidad, sino de desmantelar los fundamentos culturales de su mandato, aquellos que excluyen y marginan a quienes no pueden o desean aceptarlos; aprendemos también que la sociabilidad es vital porque, sencillamente, necesitamos la fuerza que dan los otros; aprendemos que necesitamos encuentros y relaciones que soporten nuestra fragilidad y nos ayuden a seguir respirando.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Obituario
Obituario Federico Vidal Grases, el juez que destacó la diferencia entre el funcionariado de carrera y de interinaje
Vidal, fallecido el pasado domingo, fue el jurista que elevó al Tribunal de Justicia de la Unión Europea la prejudicial sobre los trabajadores públicos en abuso de temporalidad. Europa avaló su tesis, que el Tribunal Supremo se resiste a aplicar.
Obituario
Obituario Julien Terzic: apología de un cazador de neonazis
El militante anarquista y baterista de la banda Brigada Flores Magón perteneció a una generación de parisinos que se enfrentó calle por calle con la extrema derecha.
Obituario
Ensayo Un gran editor: Eric Hazan (1936-2024)
Un gran editor es alguien capaz de saber que has escrito un libro y de decírtelo, cuando ni siquiera tú mismo lo sabes.
Invitado1
18/11/2023 3:50

Independientemente de la sociedad, el liberalismo y si la abuela fuma o no fuma, esta mujer se buscó ella sola la infelicidad y la marginación social, con tremendas malas formas y buscando pleitos allá donde iba. Mi familia ha compartido rellano con ella toda su vida y es sorprendete todo lo que se lee por ahí, como si la sociedad tuviese la culpa de su desgracia, no, en este caso la culpa la tenía exclusivsmente su caracter.

0
0
gonzalogbc1989
10/9/2023 19:48

Hace unos ocho años me dió clase de Cambio Social. No era capaz de desarrollar con sentido una idea durante más de cuatro minutos. Al quinto, se iba de tema. Mira que en Somosaguas hay docentes girados, pero está señora debía haber sido incapacitada desde hace mucho. Era conocida por su desagrado hacia las lesbianas y vivía a la defensiva. Recibió multitud de quejas. Creo que prácticamente toda la clase tuvo que abandonar la asignatura porque la comunicación con ella era imposible. Supongo que llevaría mucho tiempo con un gran sufrimiento. Que descanse en paz.

1
0
Migración
Migracións Burocracia para os 'refuxiados de segunda': sete rapaces malianos ante o bloqueo do Estado ao pedir asilo
Presos da guerra, chegan a un novo territorio en procura de mellores oportunidades, pero son presos de temporalidades e trámites administrativos, minguando o seu estado anímico e deixándolles estancados nun limbo temporal que os anula como cidadáns.
Caso Carioca
Caso Carioca O caso Carioca a través dunha migrante explotada sexualmente: indemnización mínima e complot policial
O garda civil Armando aliábase con proxenetas e abusaba sexualmente de mulleres prostituídas facendo uso da súa capacidade para regularizar a súa situación.
Turismo
Organización social El turismo de masas revuelve a la España costera: un verano de movilizaciones contra la gentrificación
Las personas que viven en las zonas del Estado con los procesos de turistificación más avanzados han dicho basta. Baleares, Canarias, Cantabria, Cataluña o Valencia prometen un estío de protestas sin precedentes para reclamar un cambio de modelo.
Pueblos originarios
Pueblos originarios Cien años de la Masacre de Napalpí
El 19 de julio de 1924, las fuerzas de seguridad estatales argentinas asesinaron a más de 500 personas de los pueblos indígenas de Qom y Moqoit.
O Salto medra contigo
O Salto medra contigo Eles por diñeiro, nós por un futuro mellor: subscríbete ao Salto
Sempre que unha multinacional ou un goberno intentaron cometer un atentado medioambiental no noso territorio estivemos alí para contalo. Puidemos facelo porque a nós sostennos a nosa comunidade, pero queremos chegar máis lonxe e por iso precisámoste.
Movimientos sociales
Instituto de las Mujeres Colectivos de personas trans pierden la paciencia con Isabel García: “Debe ser cesada de inmediato”
Plataforma Trans pide medidas contra la directora del Instituto de las Mujeres tras varias informaciones esta semana que apuntan a supuestos amaños en favor de la empresa de su mujer. FELGTBI+ espera una reacción del Ministerio Igualdad.

Últimas

Libertades
Derechos y libertades Oleada de suicidios y revueltas en las cárceles italianas
En la cárcel de Trieste, 257 personas se hacinan en un espacio previsto para 150. Allí se desencadenaba la revuelta carcelaria más intensa de una oleada que dio inició hace pocas semanas.
Palestina
Palestina La ocupación israelí de los territorios palestinos es ilegal según la Corte Internacional de Justicia
Israel viola la convención de Ginebra con su política de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. Medidas como demoler propiedades palestinas y reasignarlas a colonos israelíes no son de carácter provisional y el efecto es irreversibles.
Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)
30 aniversario del levantamiento del EZLN Los viajes de la Montaña. Arte, política y simbolismos de la lucha Zapatista
En este noveno texto de la serie, la autora nos propone una mirada a través del arte para entender la dinámica de construcción de la lucha zapatista en México y cómo se articula con las redes de resistencia europeas
Crisis climática
Cine y crisis climática Muyuna Fest, cine selvático para aprender a flotar en un mundo que se hunde
La primera muestra de cine flotante de la historia emerge sobre las aguas del barrio de Belén, en la ciudad de Iquitos (Perú) para fomentar la conservación de la Amazonía y la soberanía audiovisual de los pueblos originarios.
Fronteras
Fronteras La nueva Comisión Europea triplica su apuesta de militarización de las fronteras
La presidenta de la Comisión Europea anuncia un nuevo impulso para el Frontex y la creación de una cartera para las relaciones con los países del Mediterráneo.
Más noticias
Tecnología
Oligopolio tecnológico Un fallo de Microsoft provoca una caída internacional de servicios de transportes, bancos y emergencias
Una interrupción del servicio vinculada a la firma de ciberseguridad Crowdstrike y Windows ha paralizado la actividad de decenas de miles de empresas públicas y privadas poniendo de relieve la dependencia del oligopolio tecnológico.
Unión Europea
Unión Europea Von der Leyen es reelegida como presidenta de la Comisión Europea gracias a un acuerdo con Los Verdes
La presidenta de la Comisión Europea es reelegida con 401 votos a favor. Su discurso incluye nuevas medidas de securitización de las fronteras, entre otras la multiplicación por tres del polémico Frontex.
Arte
Cristina Peña “Mi referente es la artesanía que nos dieron nuestros antepasados”
La cerámica artesana de Casa Peña Slow Atelier no iba a escapar de la turistificación. Su taller se traslada desde Churriana (Málaga), a un nuevo espacio en Úbeda, ciudad de tradición artesana que acoge la marca, sus ideas, y a la propia artista.
Migración
Migraciones Burocracia para los ‘refugiados de segunda’: siete jóvenes malienses ante el bloqueo del Estado al pedir asilo
Presos de la guerra, llegan a un nuevo territorio en búsqueda de mejores oportunidades, pero son presos de temporalidades y trámites burocráticos, mermando su estado anímico y dejándoles estancados en un limbo temporal que los anula como ciudadanos.

Recomendadas

Personas con discapacidad
Itxi Guerra Itxi Guerra, activista anticapacitista: “Lo 'diska' muestra dónde falla el capitalismo y cómo dinamitarlo”
En 'Ruptura y reparación de la máquina', esta referente del anticapacitismo argumenta la potencialidad política de la discapacidad y da pautas para convivir en un sistema discapacitante: “Las redes entre personas nos permiten vivir con la máquina rota”
Arte
Arte Miguel Ángel, Crisanto Domínguez y la blanquitud
En julio se llevará a cabo la Biena de Esculturas en la ciudad de Resistencia. Como acto previo a la bienal, el 6 de marzo pasado se emplazó una replica del David de Miguel Ángel donde debía estar situada una estatua de los pueblos originarios.
Historia
Historia Chipre recuerda los 50 años de invasión turca
Se cumple medio siglo del ataque, seguido por la división y ocupación de la isla a manos del ejército turco. La izquierda chipriota critica el estancamiento de las negociaciones de paz y la falta de interés de Bruselas.
Infancia
Sira Rego “La palabra ‘mena’ deshumaniza al otro y nos negamos a deshumanizar a las infancias”
El Ministerio de Juventud e Infancia, creado en noviembre de 2023, tiene el reto de sacar adelante la propuesta para que se produzca la acogida de los 6.000 niños y niñas no acompañados que se encuentran en Canarias.