Noche electoral Colombia 2022 - 14

América Latina
Colombia celebra el fin del uribismo

Victoria histórica del progresismo en Colombia. Con 11.281.013 votos, Gustavo Petro se convierte en el primer presidente de izquierdas del país y Francia Márquez en la primera vicepresidenta mujer y negra. El 7 de agosto comienza “una historia nueva, otra Colombia”, augura el futuro presidente.

@bertacamprubi

Cauca, Colombia
20 jun 2022 09:27

Muchos lo dudaban. Una parte del país estaba lista para salir a las calles a protestar por un hipotético fraude, negándose a repetir la historia. Es lo que podía esperar un país construido durante los últimos 50 años a base de guerra, desigualdad y narcotráfico. Pero a las 17:30h de este domingo 19 de junio, al 89% del escrutinio, los marcadores de los resultados de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales colombianas mostraban como la coalición del Pacto Histórico ganaba al candidato ultraconservador Rodolfo Hernández por una diferencia de casi un millón de votos. Ya no había manera de revertirlo. Parecía increíble, pero estaba pasando. Y empezó la celebración. 

“Euforia total como nunca en la vida”, grita Diego Chávez, sociólogo y defensor de derechos humanos desde el Movistar Arena de Bogotá, sitio donde los seguidores de Petro y Márquez se concentraron para seguir los comicios. “Está lloviendo, hace mucho frio, pero la alegría es infinita, nadamos en las lágrimas del uribismo”, asegura, inspirado. La victoria de Petro es la victoria de las luchas populares de los últimos años, pero sobre todo del Paro Nacional, el estallido social que protagonizaron las juventudes del país desde el 28 de abril de 2021 y que provocó una oleada de consciencia entre las clases populares y medias. Y es una victoria que deja finalmente atrás 20 años de gobiernos liderados, personalmente o desde el backstage, por Álvaro Uribe Vélez, “el patrón del mal”, empresario vinculado reiteradamente al narcotráfico y el paramilitarismo.

“La política del amor y el diálogo”

Pero “no es un cambio para vengarnos ni construir más odios”, asegura el economista victorioso que llama a su proyecto “política del amor”. “La oposición, sea la de Uribe, sea la de Rodolfo, sea la de quien sea, será siempre bienvenida al Palacio de Nariño para dialogar”, asegura Petro ante la multitud en la noche del domingo. Ese es el gran reto de los próximos cuatro años, no sin dificultades abismales. Dejar atrás una cultura de la muerte en la que todo se resuelve a golpe de sicario o de machete. Iniciar una transición que borre deseablemente las masacres, los desplazamientos forzados masivos y los asesinatos de defensores del territorio. Que elimine la cultura de la ignorancia y el hambre, del miedo y la violencia como mecanismos de control y dominio. 

Muchos lo dudaban. Una parte del país estaba lista para salir a las calles a protestar por un hipotético fraude, negándose a repetir la historia. Es lo que podía esperar un país construido durante los últimos 50 años a base de guerra, desigualdad y narcotráfico

Antes del presidente, ante un auditorio exaltado, hablaba con firmeza la primera vicepresidenta afrocolombiana. Y empezaba por dar las gracias a los más de 1.200 líderes sociales asesinados desde la firma de la paz. “Gracias por abrir el camino, por sembrar la semilla”, dijo emocionada. “Después de 214 años, logramos un gobierno popular, el gobierno de la gente de las manos callosas, de los nadies y las nadies de Colombia”, gritaba, refiriéndose a las élites, liberales, conservadoras y uribistas, que han gobernado y desangrado la república colombiana desde su independencia en 1808. 

La paz por fin en el horizonte

En Bogotá, el exguerrillero del M19 y la lideresa afrocolombiana han ganado con un 60% de los votos. En los departamentos más empobrecidos del país, Chocó, Putumayo, Nariño y Cauca, con un 80% de los votos. Las comunidades negras, indígenas y campesinas de estos territorios donde el estado solo llega en forma de soldados armados, hoy festejan a pesar de la ley seca. No se acaban todos sus problemas, pero llegan oportunidades. Petro propone implementar, cinco años después de su firma, los acuerdos de paz de La Habana de manera íntegra y propone también crear mesas regionales de diálogo con los actores aun armados como las disidencias de las FARC, el ELN o el Clan del Golfo. Esta puede ser la oportunidad de que la muerte deje de ser el pan de cada día de los territorios. Incluso la oportunidad de creer en promesas incumplibles como “acabar con el patriarcado en Colombia” o “erradicar el racismo estructural”, que chilló Márquez en tarima.

En Cali, la capital de las movilizaciones del Paro Nacional de mayo y junio de 2021, la fiesta tiene forma de salsa y alegría. Aunque no todos celebran. Una decena de líderes de las primeras líneas de las protestas de hace un año están encerrados en prisión desde hace dos días fruto de la operación represiva del gobierno saliente. En todo el país son cientos los jóvenes privados de la libertad, desde el fin del paro. “Quiero pedirle al fiscal general de la nación que libere a nuestra juventud”, exigía Petro. 

“Euforia total como nunca en la vida”, grita Diego Chávez, sociólogo y defensor de derechos humanos desde el Movistar Arena de Bogotá, sitio donde los seguidores de Petro y Márquez se concentraron para seguir los comicios

“El principal problema que tendrá Petro es el uribismo incrustado en las instituciones, el ESMAD —Escuadrón Móvil Antidisturbios—, las fuerzas armadas, la justicia y los medios”, asegura el pensador uruguayo Raúl Zibechi. A nivel regional también ve grandes desafíos: “¿Qué va a hacer Estados Unidos que tiene ocho bases en Colombia? ¿Volverá a Ecuador donde ya tuvo la base de Manta o va a negociar con Petro?”, se pregunta. “¿O quizás ya ha negociado antes que eso no se toca?”, insinúa. Sobre su relación con el vecino ambicioso del norte, Petro solo ha señalado, en términos económicos y ambientales, que “si ellos emiten como casi en ningún otro país gases de efecto invernadero y aquí los asumimos, los absorbemos con nuestra selva amazónica, ¿por que no nos sentamos a dialogar?”.

En términos económicos el presidenciable ha dejado claro que va “a desarrollar el capitalismo en Colombia, no porque lo adoremos sino porque primero tenemos que superar la premodernidad, el feudalismo, la nueva esclavitud”. Asegura pretender pasar de una economía extractivista a una productivista. Y en esa misma línea, en términos medioambientales, el exalcalde de Bogotá también aspira alto: “América Latina tiene que entrar en el gran diálogo que le permita salvar a la humanidad. A los progresismos de América Latina les digo que podemos construir alrededor de la agricultura y las reformas agrarias”, discurso muy transformador hasta que le añade, “de la agroindustrialización, de la industria bajo las nuevas tecnologías”. “Eso si nos deja bastante preocupación”, asegura Roseli Finscue, defensora del territorio del pueblo indígena nasa, “¿esa industrialización realmente no tendrá que ver con el extractivismo? ¿Con los monocultivos? Está por ver qué propondrá en cuanto a desarrollo”, se pregunta.

Al sociólogo bogotano Felipe Martínez le preocupa otra realidad: “Puede haber una cooptación muy grande de los movimientos sociales donde los liderazgos relevantes de los territorios vayan a ser contratados como funcionarios públicos, precisamente porque necesita eso para poder hacer algo distinto”. Una pérdida de liderazgos y una distracción que pueden significar un debilitamiento importante de los movimientos sociales como ha sucedido en casos como el Movimiento Sin Tierra durante los gobiernos del Partido dos Trabalhadores en Brasil. Martínez reitera la necesidad de “la profundización de las organizaciones comunitarias más allá de las agendas institucionales, el enraizamiento en sus territorios”.

La victoria de Petro es la victoria de las luchas populares de los últimos años, pero sobre todo del Paro Nacional, el estallido social que protagonizaron las juventudes del país desde el 28 de abril de 2021 y que provocó una oleada de consciencia entre las clases populares y medias

“Los movimientos sociales deben continuar su dinámica, pero un Gobierno progresista es vital y debemos aprovecharlo, las organizaciones de base, para fortalecer nuestras dinámicas, nuestros liderazgos”, asegura Alfonso Cassiano, historiador original de San Basilio de Palenque, comunidad negra icónica por su proceso histórico de liberación de la esclavitud. “Es ahora cuando necesitamos la movilización social, cuando ya no estamos en un Estado de sitio, cuando ya no estamos en un Estado cooptado por el narcotráfico y el paramilitarismo”, se apresura a sentenciar el líder afrocolombiano.

Muchos retos e interrogantes. Como cuál será su equipo más cercano en los ministerios o cómo se sale de una economía mafiosa que va mucho más allá de los confines de Colombia, la principal proveedora de cocaína del mundo. Pero por ahora, una certeza: el uribismo queda atrás. 

Relacionadas

Colombia
Las elecciones que se ganaron un año antes
Vale la pena quedarse a vivir una temporada en la fotografía que muestra a Francia Márquez y a Gustavo Petro prestando sus manos para el sueño de una Colombia en paz.
Editorial
América Latina revuelta
En unos pocos años, América Latina ha cambiado de color. El giro a la izquierda del subcontinente contrasta con la progresiva derechización y militarización en Europa.
Colombia
Victoria histórica Gustavo Petro se convierte en el primer presidente de izquierda de Colombia
El líder del Pacto Histórico supera al empresario Rodolfo Hernández y afrontará la titánica tarea de pacificar un país entre los 20 más violentos del mundo.

Destacadas

Deportes
Deportes El movimiento antiolímpico se organiza en París
Reunidos en la capital francesa a finales de mayo, activistas contra los Juegos de Londres, Río de Janeiro, Tokio, Hamburgo, París, Los Ángeles y Pirineos-Barcelona expusieron los abusos y derivas en materia de seguridad, vivienda, ecología y desperdicio de dinero público que suponen los Juegos modernos.
Carta desde Europa
Medios de destrucción
Por muy terrible que sea para el pueblo ucraniano, la guerra de Ucrania no es más que una cuestión secundaria inserta en una historia de dimensiones mucho mayores.
Laboral
Perspectiva de género El Supremo fija que las madres se beneficien de 112 días de cotización por parto también para la prejubilación
La sentencia insiste en la necesidad de aplicar la perspectiva de género y toma como guía la Ley de Igualdad. Las llamadas “cotizaciones ficticias” están contempladas para el acceso a pensiones contributivas, pero no para el subsidio previo.
Rif
Armas químicas en el Rif, olvido y justicia
Un siglo después de la barbarie cometida contra la población civil del Rif España sin reconocer su responsabilidad, lejos de cualquier política de reparación.
Extrema derecha
Desregulación ambiental Naomi Klein: Estados Unidos está en medio de un “golpe de estado judicial”
“El golpe judicial continuo que viene de este tribunal no ha terminado en absoluto”, advirtió la autora de “La doctrina del shock”.

Últimas

Violencia policial
Movimientos sociales Detienen a un vecino de Sevilla en una manifestación contra los cortes de luz
La policía detuvo ayer lunes en Sevilla a Juan G., un vecino que se manifestaba contra los recortes de la luz. Este 5 de julio se celebra una concentración que pide su liberación inmediata.
Pensamiento
El hilo invisible de Bookchin
El pensamiento de Murray Bookchin sigue siendo actual y necesario. Por eso la reedición por Capitán Swing de su obra clave, ‘Ecología de la libertad’, es una gran noticia.
Accidentes laborales
Seguridad laboral Un empresario que intentó que un trabajador sin contrato ocultara su accidente laboral grave es detenido en Alacant
El trabajador accidentado accedió a dar en el hospital la versión propuesta por su jefe de que se trataba de “un accidente doméstico” cuando este le dijo que podía tener problemas con extranjería si decía que fue en el trabajo. Hacía jornadas de más de 9 horas diarias por menos de 800 euros sin ningún tipo de prevención de riesgos laborales, lo que derivó en una caída de tres metros de altura con fractura cerebral y lesión medular.
Sanidad pública
Sanidad Pública Madrid gasta 3.000 millones de euros menos que el resto del Estado en Sanidad
Madrid es la comunidad que menos gasta en Sanidad, un 3,7% con respecto a su PIB. Además, es la penúltima que menos dinero destina por habitante, 1.340 euros. Así se indica en un nuevo informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) y el sindicato CC OO.

Recomendadas

Presupuestos Generales del Estado
Crisis económica La reforma fiscal “no puede esperar más”, dice Unidas Podemos
La única forma de “equilibrar la balanza fiscal” es haciendo que “los que más tienen paguen lo que les corresponde”, dice la secretaria general de Unidas Podemos, Ione Belarra, en una declaración en el Secretariado del partido.
Trabajo sexual
Derechos Trabajadoras sexuales ante las leyes abolicionistas: “Necesitamos derechos tanto si queremos abandonar como si queremos quedarnos”
El estigma y lo que llaman “la industria del rescate” son algunos de los problemas que señalan Séfora Jiménez, María José Barrera, Ninfa y Verónika Wolf, que reclaman superar la falsa dicotomía entre abolición o regulación de la prostitución. Temen la propuesta de ley abolicionista del PSOE, pero advierten de que ya existen mecanismos para criminalizarlas.
Memoria histórica
Fosas Comunes Las ‘costras’ de la memoria española que hurga una periodista polaca
Katarzyna Kobylarczyk publica un libro donde recoge historias de las fosas comunes de la Guerra Civil y la represión franquista. Aunque en un principio estaba pensado para público polaco, su alta calidad y profundidad de enfoque ha hecho que sea traducido a español y a ucraniano.
Leyes Mordaza
Libertades La reforma a ley Mordaza, esa promesa de campaña que el PSOE se resiste a cumplir
Esta semana ha sido el séptimo aniversario de la entrada en vigor de la ley de Seguridad Ciudadana aprobada por el PP cuando tenía mayoría absoluta. Su modificación es hasta ahora el compromiso que más está costando cumplir al Gobierno de coalición. Presión de los colectivos sociales y partidos aliados para una reforma ambiciosa que Sánchez parece no desear. Por qué representa un déficit democrático para una España del siglo XXI.
Militarismo
¿Las chicas son guerreras?
Para atraer el talento femenino a la causa otanista, sus portavoces han tirado del esencialismo de género más primitivo, basado en la idea de que las mujeres somos pacíficas por naturaleza.
Derecho a la vivienda
Vivienda Barcelona, se alquila temporalmente
Los alquileres temporales proliferan en la capital catalana y expulsan a sus vecinas de los barrios céntricos. La escasa regulación de esta modalidad contractual, que no precisa de licencia turística y genera elevados honorarios para las agencias inmobiliarias, se ha convertido en el último “agujero” legal que eleva el precio de la vivienda.