Análisis
Feijóo en su laberinto: entre los errores mediáticos y su impracticable viaje al centro truncado por Vox

El presidente del PP intenta cambiar de estrategia para poder despegar en las encuestas y tratar de ganar un voto centrista que la ultraderecha marcando agenda siempre le logra frustrar. El huracán del debate público marea al líder gallego, que se entrega en bandeja a la izquierda con salidas de tono insólitas, como las de esta semana contra el islam.
Feijoo Firma Pacto de Calidad Institucional
Alberto Núñez Feijóo durante el acto de la firma del Pacto de Calidad Institucional, el 23 de enero.

“Pues si no podemos arañar más votos con el descalabro económico que tanto anunciamos y no llega, vamos a por la chavización de Sánchez y el deterioro de la democracia, a ver si cuela”. Este pensamiento, expresado con sarcasmo y de manera algo brutal, parece haber sido el que sobrevoló las mentes estrategas de Génova a comienzos de otoño.

Cuando la economía empezó a demostrar un comportamiento más robusto del que las derechas y sus brazos mediáticos presagiaban, sumado a que los vientos desde Bruselas soplaban para otras latitudes menos thatcherianas —caída de la efímera premier Liz Truss de por medio— y con el empleo al alza, pues no tono y la idea-fuerza cambiaron. Ahora la bajada de impuestos se exige pero mucho menos y la mayor alarma es que un probable tirano está echando raíces en la Moncloa, cooptando la judicatura, prostituyendo las instituciones y pactando con los enemigos de la España que teorizan.

Feijóo quiere “garantizar que sea proclamado alcalde o alcaldesa quien haya recibido el mayor número de votos y asegurar la gobernabilidad de la lista más votada”, una idea que ya impulsó el PP en 2019

La primera en esbozar sin complejos que el presidente del Gobierno era un “tirano” fue, como no podía ser de otra manera, Isabel Díaz-Ayuso. Feijóo nunca ha enmendado esas declaraciones y ella ha repetido varias veces que en 2023 todos veremos “cosas terribles” en materia democrática. El último episodio de la estrategia ha sido la presentación en Cádiz días pasados del Plan de Calidad Institucional por parte del expresidente de la Xunta. 

Ha prometido ponerlo en práctica como máximo en los primeros cien días de gestión, en caso de ganar las generales, e incluye volver a instaurar el delito de sedición, limitar el uso del Real Decreto-Ley y la periodicidad obligatoria del debate sobre el Estado de la Nación, entre otras medidas. Pero de ellas, la que más ganó atención ha sido la de hacer una reforma legal para “garantizar que sea proclamado alcalde o alcaldesa quien haya recibido el mayor número de votos y asegurar la gobernabilidad de la lista más votada”.

En modo zig-zag

El Partido Popular en 2019, cuando lo conducía el tándem Pablo Casado-Teodoro García Egea, ya había impulsado la idea que gobierne la lista más votada. En aquella oportunidad, antes de las autonómicas y municipales, disparó un debate que finalmente se zanjó con la fuerza de los hechos: gracias a los pactos de mayoría, el PP se quedó con la alcaldía de Madrid (José Luis Martínez-Almeida no ganó los comicios, sino Manuela Carmena) y Zaragoza, entre los ejemplos más destacables.

Como según varias encuestas privadas, a excepción del CIS, el PP si las elecciones generales fueran hoy, sería la papeleta más votada, la idea vuelve a sobrevolar entre algunos dirigentes de derechas y periodistas consevadores. Sin embargo, en Cádiz, Feijóo dejó claro que su propuesta es sólo para los consistorios municipales.

Su reforma sería al artículo 180 de la Ley Orgánica 5/1985 para que sea ungido el alcalde o alcaldesa que haya recibido la mayor cantidad de votos, poniendo en el congelador la capacidad de otras formaciones de alcanzar acuerdos que sumen la mitad más uno.

Antes de continuar, esta idea merece un paréntesis que será sabroso para los amantes de la ciencia política y los sistemas electorales: la propuesta de Feijóo, a contramano de lo que dice buscar —porque en definitiva es querer asegurarse más poder—, puede conllevar un conflicto democrático entre las instituciones y sus bases similar al que ocurre en algunas democracias anglosajonas por su sistema de circunscripciones uninominales. Traducido al argot más callejero: el que gana, aunque sea por un voto, se queda con todo.

Esto puede funcionar bien en algunas sociedades netamente bipartidistas como Estados Unidos, y lo hace gracias a un sistema de primarias abiertas y obligatorias muy lejano al que rige en el Estado español. Pero ya se ha visto en sitios más cercanos como el Reino Unido, cuya cultura política se ha multipartidizado en los últimos años, que puede ser un elemento conflictivo. Hay circunscripciones en las que el diputado de la Cámara de los Comunes gana el único escaño en disputa por menos del 30 por ciento. 

En Italia, gracias a premios artificiales a las listas más votadas, la ultraderecha de Meloni-Salvini-Berlusconi ha obtenido una sobrerrepresentación de escaños de casi el 20% con respecto a su porcentaje de sufragios.

El ejemplo más cabal es Escocia: la hegemonía del soberanista Scottish National Party está enfáticamente sobrerrepresentada en el parlamento británico gracias a ese mismo sistema —la matemática es imbatible: tiene 48 de los 59 escaños, o sea el 82 por ciento, y por supuesto ese no es su resultado electoral en votos ni de lejos—. Casos similares ocurren en Canadá y en sistemas más híbridos, como los de Grecia o Italia: en este último caso, gracias a premios artificiales a las listas más votadas, la ultraderecha de Meloni-Salvini-Berlusconi ha obtenido una sobrerrepresentación de escaños de casi el 20% con respecto a su porcentaje de sufragios.

Lo que Feijóo plantea llevaría, en vez de a un sosiego democrático, a blindar el poder de barones territoriales del PP (o del PSOE o de algunos partidos soberanistas) a pesar de estar bien lejos de rozar la mitad más uno de los votos. Un ejemplo claro es la fragmentada Barcelona: con la reforma que propone Génova, el alcalde habría sido Ernest Maragall (Esquerra Republicana) con tan solo el 21,3 por ciento de los votos. No suena a calidad institucional imponer un jefe del ejecutivo municipal con el 79% de los votos adversos.

De todas formas, la idea no ha cuajado mucho, ni siquiera en la otra gran líder de la derecha española: Ayuso dijo que no la ve “mal” pero ella habló de “bloques”, una idea que la cúpula del PP, ahora comandada por Cuca Gamarra, Elías Bendodo y Esteban González Pons, rechaza. Aquí va el eje del conflicto: Feijóo debe ganar votos del conservadurismo moderado español y mejorar al menos un poco su performance en sitios donde su partido ha casi desaparecido, como Euskadi y Catalunya, y eso lo logrará en buena parte si se desmarca de la ultraderecha y hace gestos de querer gobernar en solitario.

Vox sabe que esta idea va contra ellos y así lo hizo saber su vicepresidente de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, al declarar en rueda de prensa que el bipartidismo “se ha acabado” en el Estado español y que defienden el sistema “de mayorías políticas”. El sistema que les permite ganar poder institucional y marcar la agenda pública, como ha ocurrido con el debate sobre el aborto en Castilla y León.

Un miembro del PP, con escaño en las Cortes Generales y candidato a alcalde de su ciudad, ubicada en la zona mediterránea, habla con El Salto sobre esta estrategia aunque pide discreción. Fuera de micrófono jura y perjura que, a pesar de algunas filtraciones críticas sobre la mala idea de traer a debate los pactos con Vox, “no ha generado ningún ruido interno” la propuesta de Feijóo. El dirigente asegura, citando a su municipio como ejemplo, que el 70 por ciento de los votos suelen ser por las siglas y que el 30 por ciento restante suele ser por cosas más particulares, como el contexto político o el proyecto o el candidato.

Política
Política Ayuso vuelve a la confrontación con Moncloa como método y deja su gestión a la sombra
Con la excusa del real decreto de ahorro energético, la presidenta de Madrid apuesta nuevamente al contrapunto con el Gobierno de Sánchez, una estrategia política y comunicacional calculada al milímetro que la hace crecer como figura y trascender la marca PP. Los nombres detrás del fenómeno. Feijóo, en aprietos, y la oposición madrileña, también.

Considera que la idea de Génova, que sabía que no prosperaría, ha sido para reafirmar el vínculo del partido con la Constitución y para convocar al electorado al voto útil y que la designación de Borja Sémper como nuevo portavoz es “estrategia política pura” contra Vox.

Un dato relevante: la misma fuente, de muy buena relación con Pablo Casado y ahora muy encuadrado en el liderazgo de Feijóo, enfatiza que más allá del planteamiento de la cúpula del partido, el sentimiento mayoritario de los dirigentes intermedios y territoriales del PP es pactar con Vox si es necesario. “No hay ánimo de desmarque, aunque por supuesto donde se pueda, gobernar en solitario”, añade.

Torpezas inentendibles

Si la ultraderecha y su electorado fiel que ronda el 10-15 por ciento es un problema para el nunca concretado giro al centro, empieza a demostrarse un serio problema los déficits en la comunicación del candidato Feijóo, que en tiempos de política líquida y redes sociales, se amplifica.

El presidente del PP lo hizo de nuevo. De forma poco comprensible para un líder de la oposición bajo la lupa mediática constante, ha  vuelto a verter conceptos que lo dejan expuesto a las críticas como si fuera un sparring de boxeo. Pero esta vez no es la nimiedad de afirmar que no se había preparado bien el discurso para confrontar con Pedro Sánchez en el Senado, como dijo mitad en broma mitad en serio en septiembre pasado, sino que este jueves dio en la tecla de un asunto muy peliagudo como es la convivencia religiosa.

Tras el asesinato de un sacristán en Algeciras a manos presuntamente de un ciudadano musulmán, Feijóo dijo en el Círculo Ecuestre de Barcelona —a sabiendas de estar siendo transmitido en vivo y grabado— lo siguiente: “El islamismo… eeeh, el terrorismo islámico es un problema de toda la sociedad europea y debemos actuar. Hay personas que matan en nombre de una religión y sin embargo nosotros, desde hace muchos siglos... no verá usted a un católico, a un cristiano, matar en nombre de su religión y sus creencias. Hay otros pueblos que tienen algunos ciudadanos que sí lo hacen”. 

La adolescencia comunicacional del líder de la derecha es cada vez más palpable y es una fosa que se cava a sí mismo

Con su acidez habitual, el portavoz parlamentario de ERC, Gabriel Rufián, afirmó en Twitter: “Feijóo tiene dos graves problemas: primero, su falta de preparación tras décadas de ultraprotección mediática. Segundo, su amenaza no es externa, es interna. Y eso le hace bajar a un fango en el que es imposible que supere a Ayuso. Lo primero es subsanable. Lo segundo probablemente, no. Veremos”.

El diputado quizás haya dado en el clavo. La oposición gallega siempre hace hincapié en el cortaviento mediático de Feijóo y sus vínculos, y ayudas en publicidad oficial, con los medios privados más fuertes de Galicia, además de las constantes denuncias de censura informativa en los medios públicos autonómicos por parte de los trabajadores. Pero el huracán mediático-político de Madrid y liderar la oposición en un Estado de 47 millones de personas son otra liga. La adolescencia comunicacional del líder de la derecha es cada vez más palpable y es una fosa que se cava a sí mismo. Mientras tanto, Sánchez se frota las manos.

Informar de un error
Es necesario tener cuenta y acceder a ella para poder hacer envíos. Regístrate. Entra na túa conta.

Relacionadas

Análisis
Análisis Del ‘PfizerGate’ al ‘PieperGate’: Von der Leyen, el enchufismo y el poder del dinero
A sesenta días de las elecciones europeas, la candidata del PPE para ser reelegida Presidenta de la Comisión Europea enfrenta dos nuevos escándalos por presunta corrupción.
Análisis
Análisis Cautela en la derrota de Erdogan
El CHP secular vence en las elecciones municipales, pero la fragmentación del islamismo está expandiendo los discursos de extrema derecha.
Análisis
Análisis Política industrial, Este u Oeste, ¿para el desarrollo o para la guerra?
La geopolítica actual ha conocido un renovado interés occidental por la política industrial como arma en la nueva Guerra Fría.
Violencia policial
Violencia institucional Iridia consigue reabrir judicialmente el caso de una muerte por pistola taser policial
Es uno de los 56 casos en los que ha litigado la entidad de derechos humanos en 2023 y en los que hay un total de 156 agentes o funcionarios encausados.
Genocidio
Rumbo a Gaza La Flotilla de la Libertad se prepara para zarpar hacia Gaza
Un carguero con 5.500 toneladas de ayuda humanitaria y tres barcos más cargados con cientos de personas, entre ellas observadores de los derechos humanos, personal médico, periodistas y políticos —incluida Ada Colau—, integrarán la Flotilla.
Cárceles
Carabanchel Tele Prisión, memoria audiovisual de una cárcel
Además de varias películas que se han acercado a la cárcel de Carabanchel, Tele Prisión fue un canal de televisión interno en el que participaron numerosos reclusos y algunos educadores de esa prisión madrileña. Emitió de 1985 a 1987.
El Salto n.74
Revista 74 Cuando los algoritmos te explotan: no te pierdas el número de primavera de la revista de El Salto
De cómo los algoritmos y la IA gestionan el trabajo de cientos de millones de personas con ritmos y condiciones del siglo XIX, y de mucho más, hablamos en nuestro número de primavera. Ya disponible para socias y en los puntos de venta habituales.
Culturas
Culturas La FILMIG reflexiona sobre hacia dónde se dirige la producción cultural migrante en el Estado español
La primera edición de la Feria Itinerante del Libro Migrante convoca a Vivi Alfonsín, Moha Gerehou, Dagmary Olívar y Silvia Ramíres para dialogar sobre la creación y participación en la cultura de las personas migrantes y racializadas.
Ocupación israelí
Ocupación israelí Más de 80 ciudades saldrán a la calle el 20 y 21 de abril para denunciar el genocidio israelí en Gaza
El movimiento de solidaridad con el pueblo palestino denuncia la complicidad del Gobierno español con la masacre al seguir comprando y vendiendo armas a Israel.

Últimas

A Catapulta
A Catapulta A Catapulta recibe o presidente da AELG, Cesáreo Sánchez
O poeta e presidente da Asociación de Escritoras e Escritores en Lingua Galega conversa con Samuel L. París no episodio 12 do programa.
Palestina
Palestina El terror de gestar, parir y maternar en una tierra devastada
La violencia reproductiva sacude más que nunca Gaza, donde las ONG están reportando un incremento alarmante del número de abortos espontáneos causados por el estrés extremo que atraviesan las madres durante la gestación.
Acoso escolar
Acoso escolar Obligan a ir a clase a una niña que denuncia acoso en un colegio concertado de Aranjuez
La Concejala de Educación ha emitido una carta que da una semana a la menor para acudir a clase, pese a contar con un diagnóstico de ansiedad y depresión.
País Vasco
Los audios del PNV El modus operandi del PNV en Mundaka: “Invita a tres personas, el resultado va a ser uno”
Hordago revela grabaciones exclusivas en las que el presidente de la Junta Municipal de la localidad de Busturialdea pide al entonces alcalde, Mikel Bilbao, que favorezca la contratación como asesor externo de un barón del partido.
País Vasco
País Vasco “En Osakidetza nos la van a dejar morir, vámonos a la privada”
Las listas de espera que reconoce el Departamento de Salud en respuesta parlamentaria no se corresponde con las citas que ofrece. Tampoco hay coincidencia con el dato público del número de médicos que compatibiliza la sanidad pública con la privada.
Más noticias
Greenwashing
Greenwashing Repsol, denunciada ante Competencia y Consumo por publicidad engañosa
Ecologistas en Acción, la Federación de Consumidores y Usuarios CECU y Greenpeace denuncian ante la CNMC y ante la Dirección General de Consumo que la petrolera realiza “declaraciones ambientales engañosas” en su comunicación pública.
El Salto Twitch
El Salto TV Los empresarios engordan la inflación y se comen tu salario
En el programa en directo de Economía Cabreada del 16 de abril analizamos los márgenes empresariales de récord, sus efectos sobre la inflación y los salarios con Natalia Arias de CCOO y Dani Yebra de Eldiario.es
Sanidad privada
Privatización Defensa adjudica a Quirón el servicio de vigilancia de la salud de su plantilla
Tras el escándalo, el principal cliente del novio de Ayuso gana el concurso para realizar exámenes de salud a la plantilla del Ministerio de Defensa, que hasta 2020 se realizaban en el Hospital público Gómez Ulla.
Arte
Arte Guerra, crisis migratoria y Unión Europea: el arte crítico de Avelino Sala en la primera Bienal de Malta
El salón español de la Bienal de Arte de Malta está ocupado por cinco creaciones del artista gijonés Avelino Sala en las que representa las similitudes entre las guerras pasadas y presentes, los estallidos sociales o la hipocresía de la ONU.

Recomendadas

Culturas
Xirou Xiao “Mi mirada artística es constructiva y, por tanto, tiene en la educación su aliada”
La compañía de performers Cangrejo Pro; la exposición ‘Zhōngguó. El País del Centro’ o la película de Arantxa Echevarría ‘Chinas’ son algunos de los proyectos en relación a la comunidad china en Madrid con la impronta de Xirou Xiao.
Violencia sexual
Clara Serra “Legislar el sexo con arreglo al deseo es la vía directa al punitivismo”
En ‘El sentido de consentir’, Clara Serra defiende que el concepto de consentimiento es precario y ambiguo. Pese a su utilidad jurídica para hacer leyes, argumenta, no puede convertirse en la receta mágica.
África
Hakim Adi, historiador “Hay mucha desinformación sobre el comunismo y su conexión con África y la diáspora”
El historiador Hakim Adi explora las conexiones entre el panafricanismo y el comunismo en una investigación que ha desarrollado en los últimos diez años y que requirió la consulta de archivos en Rusia, EE UU, Gran Bretaña y varios países de África.
Genocidio
Mkhaimar Abusada “Israel quiere quedarse en Gaza”
En esta conversación el doctor gazatí de Ciencias Políticas, Mkhaimar Abusada aborda la popularidad de Hamás en Gaza, las probabilidades de éxito israelí en la lucha por extinguir la insurgencia palestina o el futuro político del enclave.